Borrar
Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la Comisaría Norte de Alicante. P.N
La causa palestina, origen de una extorsión en Alicante

La causa palestina, origen de una extorsión en Alicante

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 49 años que amenazaba a sus víctimas si no le pagaban grandes sumas de dinero

Miércoles, 3 de abril 2024, 10:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Extorsionaba a sus víctimas solicitando pagos de dinero que iban desde los 2.000 hasta los 15.000 euros para colaborar, supuestamente, con la causa palestina, cuando en realidad era para su lucro personal. Así actuaba un palestino de 49 años detenido en Alicante. Además de ello, habría obtenido presuntamente colaboraciones de donativos de clientes de estos establecimientos a los que abordaba en la puerta, según informa la Policía Nacional.

La investigación comenzó cuando la Policía Nacional recibió una denuncia del propietario de una carnicería tipo 'hallal', destinada a la venta de productos cárnicos a ciudadanos musulmanes, quien se quejaba del constante acoso al que le tenía sometido el sospechoso.

En su denuncia relataba que un ciudadano de origen palestino había estado frecuentando su establecimiento haciendo propaganda para ayudar a su pueblo, pidiéndole para la supuesta causa grandes sumas de dinero.

Tras varios conatos de conseguir su fin, el acosador comenzó a verter amenazas contra el empresario, basadas principalmente en arruinar la reputación de su negocio empezando por difamarle con correos que enviaría a sus jefes y proveedores implicándole en delitos que no había cometido, según informa la Policía.

De hecho, el arrestado generalmente reforzaba sus amenazas diciéndole que no tenía miedo a nadie puesto que su condición de asilado político le amparaba, así como que la Policía no le podía detener, sobre todo cuando se presentaba en el local de la víctima y trataba de provocarle con insultos y amenazas.

Así pues, al no atender la víctima sus exigencias y no responder a las provocaciones, el extorsionador envió un correo electrónico a la empresa para la que trabajaba el afectado difamándole, intentando menoscabar su imagen personal y profesional, por lo que terminó por denunciar tales hechos, en vista de que las exigencias y la agresvidiad en las amenazas aumentaban.

Sin embargo, esta no fue la única víctima del extorsionador palestino, puesto que el regente de otra carnicería hallal denunció también hechos similares en la comisaría. En este caso incluso el arrestado intentó que otro individuo introdujese droga en la carnicería para perjudicarlo, con la fortuna para el afectado de que esta persona era amigo suyo y no sólo no atendió tal requerimiento del detenido, sino que le informó de ello.

La nueva víctima también denunció que el individuo a veces se pone a la salida de las mezquitas y con el mismo pretexto pide a los asistentes al rezo dinero para ayudar al pueblo palestino, y tenía éxito. Según el denunciante, el apresado era «una persona elocuente, convincente en su discurso, que se expresaba muy bien y que daba una imagen de buen musulmán, por lo que mucha gente accedía a sus peticiones, incluso clientes de su propia carnicería».

Y como en el caso anterior, las amenazas se volvían cada vez más insistentes, imperativas y agresivas, temiendo la víctima por su integridad y la de sus familiares y negocio. Así fue cómo el Grupo I de Crimen Organizado de la Udyco de la Comisaría Provincial de Alicante comenzó a indagar sobre la persona del detenido, descubriendo que incluso organizaba 'comidas benéficas' con las que pretendía recaudar dinero para el pueblo palestino.

Las pesquisas policiales revelaron también que había más víctimas del extorsionador, obteniendo claros indicios que probaban los hechos denunciados por todas las víctimas, una de las cuales fue denunciada por el acosador y coaccionado posteriormente para que le pagase si quería que le quitase la denuncia, siempre con un lenguaje agresivo y bajo la falsa creencia de que era intocable por su condición de «asilado palestino».

Así las cosas, el grupo investigador llevó a cabo las gestiones necesarias tendentes a la localización de este individuo. Los agentes le cazaron mientras conducía un vehículo que carecía de permisos en vigor, ni trámites para su expedición. Por ello, al ser detenido, el apresado fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Alicante acusado de los delitos de extorsión, amenazas graves y delito contra la seguridad del tráfico.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios