Borrar
Panorámica de Alicante con la prisión de Foncalent en primer término. Tere Compañy
Un altercado en Foncalent acaba con una celda incendiada y tres heridos

Un altercado en Foncalent acaba con una celda incendiada y tres heridos

Un preso del módulo de aislamiento se habría atrincherado y prendido fuego al colchón | El sistema de alarma de incendios no funcionó | Dos internos y un funcionario han tenido que ser atendidos por inhalación de humos

Domingo, 25 de febrero 2024, 19:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Todo ha quedado en un susto pero podría haberse convertido en un incidente grave con facilidad. Durante la mañana del domingo, en el departamento de Aislamiento del Centro Penitenciario de Alicante Cumplimento en Foncalent un preso ha prendido fuego a su celda, provocando un incendio que ha acabado con tres personas -dos internos y un funcionario- atendidos por inhalación de humos en la enfermería de la cárcel.

El preso se encontraba en el módulo destinado a los reclusos más conflictivos de la cárcel tras protagonizar el pasado miércoles una pelea tumultuaria entre dos facciones enfrentadas que acabó con cinco internos aislados. Desde ese momento él y los otros presos no pararon de lanzarse amenazas a través de las puertas de las celdas.

Este domingo, sin embargo, el interno decidió tratar de forzar que le sacaran al patio para presuntamente cumplir sus amenazas. En este módulo los presos salen por turnos separados y no había coincidido en estos días con los otros 'cabecillas' de la trifulca del miércoles.

Es por ello por lo que el interno se atrincheró en su celda, prendiendo fuego a un colchón y a varios utensilios, lo que provocó una gran humareda. Y es que, aunque los colchones son ignífugos y no prenden con llamas grandes si que provocan una fuerte humareda negra que es tóxica.

Debido al incendio el resto de presos fueron desalojados hacia zonas de seguridad, tarea dificultada por las incompatibilidades entre ellos debidas al enfrentamiento que tuvieron la semana pasada varios de ellos.

El sistema de alarma de incendios no ha funcionado

El sindicato de los funcionarios de prisiones Tu abandono me puede matar (Tampm) ha denunciado que durante el incidente el sistema de alarma de incendios no funcionó y no se accionaron de forma automática los extractores. Este fallo «supuso poner en grave riesgo la integridad tanto de los trabajadores como de las personas privadas de libertad», han explicado en un comunicado.

De hecho, dos internos necesitaron atención en la Enfermería del centro y un funcionario tuvo que acudir para ser atendido en urgencias hospitalarias. «La rápida y profesional intervención de los trabajadores de servicio evitaron males mayores», han remarcado.

Los funcionarios achacan este fallo a la antigüedad de las instalaciones y el mal estado de los sistemas de alarmas anti-incendios implantados, por lo que reclaman «la urgente necesidad de invertir en las infraestructuras del centro, la mayoría de ellas prácticamente abandonadas durante años», una labor en la que insisten que han puesto especial énfasis como sindicato.

Según los funcionarios el no funcionamiento de las alarmas no es la primera vez que sucede y el sindicato ha anunciado que exigirá responsabilidades por ello. «Mejorar los espacios de trabajo y los medios a disposición de la plantilla no solo incrementa su dignidad sino que hace que sus funciones se desarrollen de una manera más eficaz», han insistido.

Falta de personal

El síndicato también ha denunciado la falta de puestos de funcionariado de prisiones en el Centro de Foncalent. En este sentido han explicado que el departamento de aislamiento está concebido para dos funcionarios aunque «la escasez de plantilla hace que a diario sólo se haga cargo del mismo un empleado del centro. Este hecho provoca un déficit de seguridad que arrastra la prisión desde hace años y que hemos denunciado en numerosas ocasiones».

Así mismo denuncian que en los últimos años se han ampliado los servicios prestados por el Centro con la apertura de un Centro de Inserción Social, una Unidad de Madres y un Servicio de Gestión de Penas, sin que esto haya supuesto un aumento de la plantilla. «Los hechos ocurridos la mañana del domingo reafirman la posición sindical de solicitar más plantilla, ya que lo contrario pone en riesgo la salud de las personas destinadas en la prisión», han insistido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios