Borrar
UNICEF
Cada dos minutos muere una mujer embarazada

Cada dos minutos muere una mujer embarazada

La ONU advierte que en un solo año han fallecido 287.000 mujeres, con tasas que aumentan en países como Estados Unidos o Finlandia. En España la tasa de mortalidad ha disminuido un 33% en los últimos años

Jueves, 23 de febrero 2023, 00:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cada dos minutos muere una mujer por causas relacionadas con su embarazo o durante el parto, asegura Naciones Unidas en su nuevo informe ' Tendencias en la mortalidad materna'. Con un rastreo de casos en el terreno en todas las regiones del mundo, se contabiliza que unas 287.000 mujeres murieron sólo en el año 2020. Los problemas más frecuentes, que pueden complicar la situación de la embarazada, suceden en los sistemas de atención primaria con atención deficiente y con personal sanitario sin formación adecuada. «Aproximadamente un tercio de las mujeres no tienen ni siquiera cuatro de los ocho controles prenatales recomendados ni reciben la atención posnatal esencial», acusa el organismo internacional, que se apoya en sus agencias como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. «Unas 270 millones de mujeres carecen de acceso a servicios modernos de planificación familiar», indica.

Con un déficit de unas 900.000 parteras en el mundo, durante el embarazo ellas mueren por un sangrado severo, la presión arterial alta, infecciones relacionadas con el embarazo, mala praxis en abortos provocados o espontáneos, complicaciones con enfermedades crónicas como el sida o la malaria, una mala asistencia durante el parto o cuestiones posnatales que son «en gran parte prevenibles y tratables».

Esta alta tasa de muerte de mujeres no sólo a países en desarrollo. Estados Unidos, por ejemplo, tuvo un aumento en el ratio de mortalidad del 77% y Finlandia del 12% (de siete a ocho mujeres). Otros países europeos que no mantuvieron a raya la mortalidad de mujeres embarazadas fueron Grecia y Chipre que duplicaron su ratio y Hungría (3%, con 15 fallecidas). España, por su parte, ha bajado un 33% su mortalidad desde 2000, de cinco a tres, hasta 2020.

Aunque las cifras han caído desde las 309.000 de 2016, los Estados que todavía tienen una gran mortalidad durante el parto o por complicaciones del embarazo tienen comportamientos disímiles. Algunos han bajado de forma importante el porcentaje y otros no han mejorado. Por regiones, la ONU señala que en Europa, América del Norte, América Latina y el Caribe se ha retrocedido, mientras que Oceanía y el sur de Asia han avanzado en la protección de las embarazadas. La mortalidad materna ha aumentado también en Canadá un 17%, Brasil (5%), Belice (51%), República Dominicana (36%), México (6%) y Vietnam (28%). Pero el récord se lo lleva Venezuela, con un aumento del 182% en el ratio de mortalidad.

Desigualdad

«Afectados por los conflictos» o en las «zonas más pobres del mundo», los países donde suceden más muertes en el último año de la medición (2020) son Sudán del Sur, con 1223; Chad y Nigeria con más de 1.000 fallecidas cada uno; y Somalia y Afganistán (620). Con más de 500 están Kenia, Congo, Lesoto, Benin y Liberia; con más de 400 siguen Mali, Costa de Marfil, Mauritania, Burundi, Camerún y Sierra Leona; y luego, con más de 300, Eritrea, Madagascar o Malawi (381). En resumen, dos de cada tres decesos fueron en el África Subsahariana. Cuando se «enfrenta a graves crisis humanitarias, la mortalidad materna las tasas fueron más del doble del promedio mundial, de 551 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, en comparación con las 223 a nivel mundial».

«El embarazo debería ser un momento de inmensa esperanza y una experiencia positiva para todas las mujeres, pero trágicamente sigue siendo una experiencia peligrosa para millones que carecen de acceso a una atención médica respetuosa y de alta calidad», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en la presentación del informe. «Estas nuevas estadísticas revelan la necesidad urgente de garantizar que todas las mujeres tengan acceso a servicios de salud antes, durante y después del parto».

Otro punto que advierten los expertos de la ONU es que las mujeres deben tener el derecho de ejercer el control sobre su salud reproductiva, y poder decidir si tienen hijos y cuándo. La salud de la mujer y sus familias está relacionada con una planificación con la que «espaciar la procreación», salvando los obstáculos relacionados con los ingresos, la educación, la raza o la religión.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios