Borrar
Imagen que Alejandro Soler ha colgado en su X (Twitter) conversando con la ministra Diana Morant. T.A,
El silencio de Diana Morant alarga la sucesión de un Ximo Puig desenfocado

El silencio de Diana Morant alarga la sucesión de un Ximo Puig desenfocado

El aún secretario general del PSPV justifica la decisión de volver a aplazar la ejecutiva porque «lo importante es que conseguimos un acuerdo y una situación de máximo consenso»

Sábado, 13 de enero 2024, 05:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los silencios tienen su valor en política y el de ayer de la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ante los medios de comunicación fue potencialmente ilustrativo del momento que vive el PSPV. La socialista tiró de manual para decir que no había novedades sobre la situación en su partido y su decisión de presentarse a la secretaría general de la formación de izquierdas.

Por la tarde, el partido hacía pública la suspensión de la ejecutiva prevista para el lunes 15 de enero. Era el segundo aplazamiento desde que se pusiera fecha al relevo de Ximo Puig al frente del partido. Por la noche, el 'expresident' reconoció que el «calendario siempre tiene que estar adecuado a las mejores soluciones. En este momento ha parecido oportuno y favorable aplazarlo, lo importante es que conseguimos un acuerdo y una situación de máximo consenso».

La agenda, en realidad, tenía un nombre: Alejandro Soler. El diputado nacional y actual secretario general provincial de Alicante estuvo charlando con Diana Morant en el evento de la Euipo. Él mismo subió una foto de ambos en su perfil de X (antes Twitter). El desconcierto tocaba por segunda vez a la puerta de un Comité llamado a fijar el proceso de sucesión y la nueva hoja de ruta del principal partido de la oposición en la Comunitat Valenciana.

Puig, desde Els Ports, intentaba dar normalidad a una situación que evidencia la falta de acuerdo y de cierre de filas que se quería ante un PP que crece y que lo sitúa a cada momento más lejos de los focos y por lo tanto, del poder ejecutivo dentro de su partido.

Diana Morant, quien se ha mostrado una y otra vez a disposición de su partido, sabe y conoce de los problemas de llegar a un puesto de esta relevancia sin tener paz o acuerdos internos férreos. La gandiense sonreía ante las preguntas de su más que previsible presentación a la secretaría general.

Ayer, en Alicante, todo eran silencios cuando se abordaba el tema. Lo era ante la atenta mirada de la actual vicesecretaria de organización Pilar Bernabé y de una de los brazos derechos de Soler, Patricia Blanquer.

Morant tampoco quiso hablar de fechas y a las pruebas hay que remitirse. La ministra ha realizado en esta primera quincena del mes cuatro visitas oficiales a la provincia de Alicante. Todo un despliegue de intenciones.

Puig ante su relevo

Desde Castellón, el ex presidente de la Generalitat no eludió las justificaciones ante la cancelación de la cita de su partido. «El PSPV-PSOE tiene una enorme responsabilidad: volver a dar esperanza a la ciudadania con un cambio progresista que es lo que necesita la Comunitat Valenciana. Eso es lo que nos tiene que convocar ahora pensar de que manera el PSPV-PSOE es más competitivo para el 2027», dijo.

Puig, que quiere dejar un partido en buena dirección, «todo el trabajo que se pueda hacer para cohesionar es positivo, no podemos ser esclavos del calendario. Tenemos que buscar la mejor solución y aprender de los errores del paso».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios