Borrar
Fachada del estadio Rico Pérez, que este verano cumple 50 años. SHOOTORI
El Rico Pérez cumple medio siglo ávido de reformas

El Rico Pérez cumple medio siglo ávido de reformas

El estadio mundialista celebra este verano los 50 años en manos del IVF, con el Hércules como arrendatario y mucho trabajo pendiente

Lucas V. Belmar

Alicante

Domingo, 9 de junio 2024, 08:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este 2024 quedará para el recuerdo de los herculanos como el año en que se pudo volver a celebrar algo en Luceros tras una larga travesía por el fútbol no profesional. Pero este verano también se cumple una efeméride más que destacable: el Rico Pérez cumple medio siglo. Inaugurado oficialmente el 3 de agosto de 1974 con un amistoso entre el Hércules y el Barcelona, el estadio, sede del Mundial de 1982, celebra su 50 cumpleaños en la batalla permanente entre el Instituto Valenciano de Finanzas (el banco del Consell) y el propio Hércules.

El club blanquiazul figura actualmente como arrendatario y el pasado mes de febrero un juez le dio la razón en el litigio con el IVF por el Rico Pérez, por lo que seguirá usando el estadio hasta 2032 en las mismas condiciones que hasta ahora: pagando el 7% de sus ingresos por campaña, algo que el banco del Consell quería modificar a toda costa.

Fue en 2007 cuando el Ayuntamiento de Alicante vendió a Aligestión el Rico Pérez y esta sociedad, controlada por Enrique Ortiz, cedió su uso al Hércules por 25 años en unas condiciones que el IVF consideraba y considera desproporcionadas y beneficiosas para el club. De esta, manera, tras el fallo judicial, hasta 2032 seguirá el Hércules como inquilino de una instalación que requiere actuaciones urgentes en cuanto a su salubridad.

Sergio Fabra, ingeniero de caminos y presidente de la Asociación Herculanos, descarta daños graves estructurales a simple vista, pero sí pone de manifiesto las «vergonzosas condiciones» en las que se encuentra el estadio. «Estructuralmente no le veo muchas deficiencias, pero es cierto que lo que se ve en el Rico Pérez yo creo que no se ve en ningún estadio de España hoy en día, empezando por tener en la grada una higuera a la que ya hasta le hemos cogido cariño», bromea Fabra.

«No ha ocurrido ninguna desgracia, ni hay que lamentar daños personales, pero podía haber pasado perfectamente. Hace poco se cayó una valla que rompió el cristal de un coche y también se produjo un cortocircuito cuyas chispas eran más que evidentes. Ante el Lleida también se cayó un murete de la zona de Tribuna Alta y son signos claros de deterioro de una instalación que lleva 50 años dejada de la mano de dios», afirma el presidente de la Asociación Herculanos.

«El tema que más preocupa y avergüenza a todos es el de la salubridad. Entre el IVF y el club se pasan la pelota y al final la casa la dejan sin barrer. Es increíble que hoy en día para acceder a un estadio tengas que atravesar excrementos, colchones, basura, lavadoras o neveras abandonadas. Se formó un avispero en una grada y todas estas cosas van a seguir pasando si siguen sin hacer nada. Ahora parece que el Consejo Social pretende que el club se tome en serio el tema de la limpieza, pero hasta que no lo veamos...», insiste el ingeniero.

Sábanas tendidas en una de las puertas de entrada al Rico Pérez.
Sábanas tendidas en una de las puertas de entrada al Rico Pérez. SHOOTORI

Por su parte, Eduardo Rodríguez, máximo goleador de la historia del Hércules y concejal socialista, lamenta que el proyecto del Alicante Arena de Ximo Puig no viera la luz. «Se invirtieron 300.000 euros para reparar barandillas y otros desperfectos, pero el nuevo gobierno de (Carlos) Mazón ha dejado en suspenso los 200.000 que faltan. Nosotros lo llevamos a pleno, pero (Toni) Gallego respondió que no iban a hacer nada mientras que el Hércules siguiera allí como inquilino (hasta 2032)», explica Rodríguez.

«Es evidente que el Rico Pérez necesita un plan de actuación y una serie de reformas porque 50 años son muchos y no se puede seguir dilatando la situación. Hasta ahora no ha habido que lamentar daños personales, pero el cortocircuito o la caída de la torre de focos de 2017 son señales claras de deterioro que seguramente vayan a más. También hay que poner una solución definitiva al hecho de que en los alrededores del estadio duerman sin techo. No vale solo con que antes de los partidos importantes se vayan momentáneamente y que luego regresen cuando ya no estén los focos», considera el exherculano y actual concejal socialista.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios