Borrar
El príncipe Enrique, duque de Sussex, el sábado pasado antes de acudir al acto de coronación de su padre en Londres. Reuters
Duelo entre el duque de Sussex y el exeditor del Mirror sobre la privacidad

Duelo entre el duque de Sussex y el exeditor del Mirror sobre la privacidad

El príncipe Enrique se enfrenta a su más feroz crítico en el pleito sobre las acciones ilegales de los tabloides británicos que se entrometen en su vida

Lourdes Gómez

Londres

Jueves, 11 de mayo 2023, 23:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los testimonios públicos de testigos y presuntas víctimas de las llamadas «artes oscuras» desplegadas en las redacciones de los periódicos del grupo Mirror (MGN) no comenzarán hasta la semana próxima, pero el eco de los alegatos pronunciados hasta ahora en el juicio que se celebra en el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales está levantando ampollas. El duque de Sussex abandera la querella civil por intrusión en su privacidad que le ha enfrentado directamente contra Piers Morgan, exdirector del Daily Mirror, actual presentador estrella del canal digital Talk Tv y acérrimo crítico del hijo menor del rey Carlos III y la princesa Diana desde su huida a Norteamérica.

«No voy a dejar que el príncipe Enrique me dé lecciones sobre invasión de privacidad», soltó el veterano periodista al ser cuestionado sobre las irregularidades y presuntas conductas penales adoptadas bajo su mando por el popular tabloide. Morgan dirigió el Mirror entre 1995 y 2006, cuando fue forzado a dimitir tras dar luz verde a la publicación de unas fotografías de tropas británicas en Irak que resultaron ser falsas.

Manejaba el timón del periódico los años en que Enrique comenzaba a estar bajo la lupa de los medios en una campaña de intensa y constante intrusión que continuó hasta 2011, según el duque denuncia en sus querellas contra las empresas editoras del Mail y de The Sun, además del Mirror.

El abogado de los demandantes, David Sherborne, centró este jueves su segunda sesión de alegatos en el papel de directores, redactores jefes, asesores legales y altos ejecutivos en la red de escuchas telefónicas, espionaje y otras vías ilegales de captación de datos personales de celebridades e individuos de especial interés para las cabeceras del Mirror.

Durante la vista hizo referencia a un artículo de 1999 sobre una deuda de 2.5 millones de libras y un descubierto de 220.000 que el príncipe Michael de Kent, primo carnal de la reina Isabel, había contraído con el banco privado Coutts. «El señor Morgan y los abogados de MGN … sabían muy bien que esa información se había obtenido ilegalmente y, es más, que se había violado la ley penal», sostiene el letrado.

Una práctica «habitual y extensa»

Fue un ejemplo, entre otros, que el representante legal del duque y otros tres querellantes desarrolló ante el juez para demostrar la complicidad de Morgan en la «habitual y extensa» práctica de obtener información privada con métodos ilegales. La empresa funcionaba con una amplia red de detectives y agencias privadas que operaban con especialistas en acceder a informes médicos, bancarios o telefónicos de terceras personas, en instalar sistemas de escucha y detección de movimiento en viviendas y automóviles, entre otras acciones fraudulentas.

MGN pagó 9.7 millones de libras (más de 11 millones de euros al cambio actual) entre 1996 y 2011 a detectives involucrados en actividades ilícitas, de acuerdo con la denuncia. La gerencia e incluso los miembros de la junta de administración del grupo debían estar al corriente de un gasto tan elevado en una época de ahorro en los medios, según remarcó Sherborne.

Sin embargo, Morgan niega tener conocimiento de que se publicaron artículos con fuentes de procedencia tibia o ilegal cuando dirigía el Mirror. Pero exmiembros de la redacción aseguran que entonces se jactaba de haber escuchado un mensaje de voz de Paul McCartney y que conocía el truco para interferir buzones de voz.

«Nunca he pirateado un teléfono. No sabría cómo hacerlo», declaró esta semana a la cadena BBC. MGN no ha incluido a Morgan en la lista provisional de testigos que llamará a declarar en las próximas semanas. Enrique sí se ha prestado a testificar bajo juramento y se anticipa que su intervención se prolongue durante tres jornadas consecutivas de junio.

Mientras, el notorio presentador de televisión acusa al duque de violar «cínicamente la privacidad de la familia real» a cambio de «un vasto beneficio comercial y de mentir al respecto». «El príncipe Enrique es quien debería disculparse», zanjó ante la cámara de ITV.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios