Cartel de la conferencia sobre la discriminación del español. / docentes libertad lingüística

«El proyecto de inmersión lingüística del Consell guarda relación directa con el nacionalismo»

El portavoz de la plataforma de Alicante Docentes por la Libertad Lingüística, José Antonio Giménez, presenta este miércoles en Orihuela la conferencia 'Discriminación del español en el sistema educativo' para tratar temas como el «adoctrinamiento»

Susana Almenar
SUSANA ALMENAR Alicante

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) estima que «todas las personas tienen derecho a aprender en su lengua materna». Además, la considera «un medio importante para mejorar los resultados del aprendizaje, el rendimiento escolar y el desarrollo socioemocional». Es decir, que valora el uso de la lengua materna en las aulas como la mejor opción para estudiar e interiorizar conceptos.

Así lo entiende el portavoz de la plataforma Docentes por la Libertad Lingüística, José Antonio Giménez, quien asegura que «todos tenemos derechos lingüísticos y uno de ellos es el derecho a la educación en lengua materna». En este contexto, explica que «el proyecto de inmersión lingüística» que se está llevando a cabo en la Comunitat Valenciana, y mediante el cuál se establece que los centros educativos deben impartir un porcentaje de asignaturas en valenciano, «guarda una relación directa con el nacionalismo».

En este sentido, el docente afirma que desde el Consell se está llevando a cabo un «proyecto nacionalista que busca una sociedad monolingüe donde el español viva excluido de todos los lugares». De acuerdo con su punto de vista, este proceso se inicia en las escuelas con una labor de «adoctrinamiento». «Veo muchas conexiones entre nacionalismo y educación», afirma, ya que «el nacionalismo busca aspectos diferenciales como la lengua» para integrarse en la sociedad.

Así, José Antonio Giménez defiende que el objetivo último de la «inmersión lingüística» es que «ninguna materia sea impartida en español». Además, afirma que este proyecto se está desarrollando «siguiendo el modelo catalán». Y en ese contexto, recalca que «la sociedad nacionalista da a entender que el único idioma oficial es el catalán o el valenciano», dependiendo de la comunidad, y que ello lleva a que «en muchos casos» una parte de «los calalanes o los valencianos se sientan extraños en su propio país».

Desde su posición de historiador y de origen catalán, el docente también asegura que «el adoctrinamiento escolar se ha convertido en una fábrica de producir independentistas a costa de falsear y deformar la realidad», y que la consecuencia es que los alumnos «no se sienten españoles».

Igualmente, cree que en la Comunitat Valenciana «el adoctrinamiento se está produciendo de una forma mucho más sutil». «Los nacionalistas van dando pasos lentos para no provocar recelos, pero saben hacia dónde van», defiente José Antonio. Pone de ejemplo la Vega Baja, zona del sur de Alicante «naturalmente castellanohablante», donde «en los institutos se envían todas las comunicaciones en valenciano».

Asegura que «los nacionalistas (en referencia al Consell y el PSOE nacional) siempre se victimizan diciendo que el catalán y el valenciano están en las últimas y que hay que protegerlos» para «imponer la lengua». Y aunque tiene claro que «no significa que esas lenguas tengan que tengan que ser totalmente menospreciadas».

Explica que desde la plataforma Docentes por la Libertad Lingüística consideran que «no puede ser que una de nuestras riquezas, la diversidad lingüística, sea un instrumento para para denigrar las condiciones del español». Y para tratar este tema, y algunos más, Giménez llevará a cabo la ponencia 'España, una situación lingüística insólita' este miércoles en la biblioteca pública Fernando de Loazes de Orihuela a las 19 horas.