Borrar
Vista del paupérrimo estado de los cultivos de cereales. Asaja
La sequía y el calor acaban con los cultivos de cereales en Alicante
Agricultura

La sequía y el calor acaban con los cultivos de cereales en Alicante

Se prevén pérdidas del 90% debido al terreno árido y la falta de lluvias | En tan solo dos años la superficie cultivada ha pasado de 6.800 a 1.355 hectáreas

Martes, 9 de abril 2024, 14:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La sequía y las elevadas temperaturas han condenado otro año más al sector del cereal en Alicante, que registrará pérdidas del 90% en sus cultivos. Así lo aseguran desde la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de la provincia, que lamenta la situación que atraviesa este sector, que en tan solo dos años ha pasado de tener una superficie cultivada de 6.800 hectáreas a tan solo 1.355 de la anterior campaña.

«Nos encontramos en una situación caótica», lamenta el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu, quien avisa de que «los cereales se están cultivando a pérdidas y sabiendo que no van a salir adelante». Y es que por segundo año consecutivo, la provincia espera pérdidas de casi la totalidad en el sector del cereal.

«Tendremos una cosecha casi inexistente porque no ha llovido nada», revela el responsable de la sectorial, Ricardo Ferri, quien incluso avisa de que este año la campaña será peor que la anterior, ya que el año pasado las matas ya habían enraizado, aunque se acabaron quemando por el calor, pero este año, ni siquiera lo han podido hacer. El terreno se encuentra extremadamente árido y la planta no ha terminado de agarrarse al suelo.

Se espera que los cultivos de zonas como l'Alcoià, Castalla, Onil, el Alto Vinalopó y la Vall de Albadia sean los más afectados. Desde Asaja denuncian además que los seguros agrarios «no cubren ni un 40% de las cosechas y las indemnizaciones no son suficientes para cubrir los gastos del agricultor».

«El abandono de cultivos de cereal conlleva graves consecuencias entre las que destacan la pérdida del nivel adquisitivo y económico de la provincia, la destrucción de cientos de puestos de trabajo y la pérdida de la soberanía nacional por el desabastecimiento de cereal local en Alicante», expresan desde Asaja.

Sin lluvias y sin cultivos

La falta de lluvias ha terminado por condenar a muchos cultivos. La provincia se encuentra en un «desastroso» déficit hídrico y la falta de lluvias desde febrero hace presagiar lo peor para las cosechas. Desde Asaja recalcan que en las zonas con mayor tendencia de precipitación no se han alcanzado los 30 litros por metro cuadrado y en las zonas más secas se han quedado en apenas 10 litros.

VIsta de como deberían estar los cultivos en un campo que ha conseguido regar con agua de un pozo.
VIsta de como deberían estar los cultivos en un campo que ha conseguido regar con agua de un pozo. Asaja

Unos datos que califican como «alarmantes», ya que para que el terreno pueda ser cultivado tendrían que haber caído al menos 50 litros por metro cuadrado. Ello ha provocado que los campos de cereal tengan semillas que ni siquiera han enraizado.

Con este precedente, los agricultores de cereal alicantinos continúan sembrando avena, maíz, cebada, trigo y henos «a sabiendas de que se encuentran trabajando a pérdidas y que la cosecha será inexistente», expresan desde la sectorial de Asaja, que critica «la mala adaptación de la PAC, que obliga a los productores a cultivar cosechas condenadas al fracaso pero que deben seguir haciéndolo para recibir el derecho de las ayudas de la PAC».

A principios del mes de mayo se preparan los terrenos para el girasol, sin embargo, los cerealistas advierten que ante la ausencia de lluvias durante el próximo mes, la previsión para este cultivo seguirá la misma tendencia desastrosa que el resto de los herbáceos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios