Borrar
Destrío de limones en una plantación de la Vega Baja T.A
Los destríos en las cosechas de cítricos eco en Alicante ponen contra las cuerdas al sector
Agricultura

Los destríos en las cosechas de cítricos eco en Alicante ponen contra las cuerdas al sector

Los agricultores critican la gran cantidad de cítricos que se tiran por «daños estéticos que no afectan al producto» | Algunos productores aseguran que les han quitado el 40% de la cosecha

Sábado, 17 de junio 2023, 06:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Ecologismo de escaparate». Así califican agricultores del sur de la provincia la situación que atraviesan los cítricos bio. ¿La razón? Los destríos, de hasta el 40%, que se están produciendo en muchos cultivos de limones por «imperfecciones estéticas que no afectan a la calidad del producto».

«Se están tirando muchos productos al destrío por pequeñas manchas», explica el presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de la Provincia de Alicante, José Vicente Andreu, quien califica esta situación como «una ruina para el agricultor porque se deprecia mucho el producto y las pérdidas las tiene que asumir el productor».

Dese Asaja critican la «dureza» con la que se seleccionan los productos bio en el campo. «Hace unos años se permitían que los cítricos presentasen algunas imperfecciones como arañazos o marcas de plaga», expone Andreu, quien remarca que esto «no afecta a su calidad como producto de alimentación».

Desde Asaja lamentan que se haya convertido este producto en gourmet y que se exija un nivel estético tan algo. «Se pide la perfección, pero las cosas perfectas no existen en el campo», destaca el presidente de la asociación agraria. Andreu lamenta que «nos hagan comer por los ojos» y explica que si se admitiese más producto «los precios en supermercados serían más bajos».

Ley de la Cadena Alimentaria

Desde Asaja critican que con los destríos se están realizando prácticas comerciales «prohibidas por la Ley de la Cadena Alimentaria, como la destrucción de valor». Lamentan que los productores sigan la ley de desperdicio alimentario pero los grandes operadores no y sigan sin admitir mucho producto bueno.

Agricultores de la Vega Baja recuerdan que un producto ecológico «no puede salir perfecto», ya que se expone a muchos factores al tener una producción mucho más natura, y, por tanto, más cara que los cultivos tradicionales. El sector lamenta que haya que «gastar todos estos recursos para producir y que te tiren tanta cantidad».

En esta línea, los agricultores se muestran contrarios a seguir comercializando bajo la etiqueta bio, ya que «la producción ni es rentable ni es obtenible en estas condiciones». A ello hay que sumar la merma que se produce en este tipo de cultivos, «que siempre es mayor a la de los convencionales».

Destríos que se venden en supermercados

Asaja denuncia que estos destríos, que supuestamente van a la industria cítrica, acaban vendiéndose como productos de segunda o en el mercado internacional. La asociación agraria lo califica como «abuso» por parte de los grandes operadores

Los destríos, que deberían de ser del 3 al 5% del mercado están llegando hasta el 40 y 50%, según exponen agricultores del sur de la provincia, que además denuncian que los grandes operadores «se llevan el producto que no les gusta sin pagarte naday luego ese limón está en supermercados y mercados de segunda».

Limones con imperfecciones estéticas T.A

Plagas y mermas

Para más complicación, el sector afronta una plaga de pulvinaria, un insecto que está afectando a la producción del limón ecológico en la provincia. Los agricultores afirman que ha aumentado «la merma y el destrío» ya que se han producido más imperfecciones estéticas y los cultivos, al no estar protegidos por productos químicos, se enfrentan a estos problemas.

Los agricultores lamentan la situación y aseguran que «el productor no tiene nada que decir» y tildan de catástrofe la situación que atraviesa el cítrico ecológico. Muchos ya se plantean salir del etiquetado bio si esto sigue así y denuncian que se está fomentando «un ecologismo de escaparate», que no ayuda al productor local y que pone las cosas «imposibles».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios