Borrar
Limones calificados como destríos. T. A.
El desplome de los precios de cítricos en el campo agrava el abandono de cultivos alicantinos
Agricultura

El desplome de los precios de cítricos en el campo agrava el abandono de cultivos alicantinos

El limón Fino de la Vega Baja ha llegado a rozar los diez céntimos por kilogramo, cuando estaba en 35 | Los precios de la naranja son la mitad de los registrados a comienzos de la campaña

Viernes, 29 de marzo 2024, 07:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Está siendo un año complicado para los cítricos alicantinos. La sequía ha incidido en la floración y en el cuajado de sus frutos y las elevadas temperaturas provocaron que se acelerase la campaña. Según la Conselleria de Agricultura, se esperan 2,79 millones de toneladas de estos frutos en la Comunitat, un 3,8% menos que la campaña anterior y casi 600.000 toneladas menos que la media de la última década.

Una situación a la que se le suma el desplome de los precios en origen, una situación que está obligando a muchos agricultores a abandonar sus cultivos, ya que no les sale a cuenta recoger estos frutos para venderlos por unos precios mínimos.

La situación más crítica la experimenta el limón de la modalidad Fino, una fruta clave para la Vega Baja, una comarca donde se cultiva gran parte de la producción nacional. De hecho el 40% de todos los limones de España se producen en esta comarca y el sector representa el 50% de toda la renta agraria de la provincia, según la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Alicante.

Pues bien, es este fruto el que está viviendo sus peores momentos en la campaña actual. Según el último informe de Agricultura sobre el balance de cítricos, el precio de la variedad Fino se sitúa en torno a los 10 céntimos por kilogramo, un precio irrisorio, puesto que a principios de campaña, allá por noviembre, estaba en torno a los 0,35 euros por kilo, unos 25 céntimos más que el precio actual.

0,12 €/kg

es el precio al que ha caído el limón fino en origen

La situación es tan crítica que son muchos los agricultores que han optado por abandonar los cultivos de limones, ya que los costes de producción son mayores a lo que les pagan por ellos. «Ni siquiera podemos cortarlos del árbol pues nos supone un coste imposible de asumir», denuncia el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu.

Los bajos precios, sumados al problema de los destríos, han condenado a una campaña «ruinosa» a los productores del limón, quienes han mostrado su indignación estos últimos meses porque, según aseguran, les han comprado a coste cero limones calificados como destrío, llegando estos a venderse luego en fresco.

Naranjas y mandarinas

La situación de naranjas y mandarinas tampoco resulta muy diferente a la experimentada por el limón. La variedad clemenvilla en Alicante lleva desde principios de año a la baja y el precio en campo, de 0,25 euros por kilogramo, se corresponde a la mitad del alcanzado entre noviembre y diciembre. De hecho, desde Agricultura confirman que «los precios de las últimas semanas de esta campaña se han situado por debajo de las dos campañas anteriores».

Otras variedades, como la ortanique, experimentan también una caída pronunciada de sus precios en febrero y llegan hasta los 0,16 euros por kilogramo, cuando a principios de noviembre suponían más del doble. Valores «claramente inferiores respecto a la campaña 22/23», detallan desde la conselleria.

El único 'superviviente' de esta caída de los precios en origen ha sido la naranja navel lane-late, cuyo coste en Alicante roza los 0,4 euros por kilogramo, cercana al máximo alcanzado en diciembre y por encima de la campaña de hace dos años.

Crónica de una ruina

Y es que la campaña de cíticos de este año ha sido calificada por Asaja como «ruinosa». La entidad ha denunciado en repetidas ocasiones el incremento de la entrada de fruta de terceros países, sobre todo de Turquía, mediante «acuerdos comerciales que están castigando nuestras explotaciones». Todo ello con un incremento de las importaciones del limón a la UE en un 22% en el último lustro, mientras que el comercio exterior nacional se ha reducido en un 12%.

Según los últimos datos del Ministerio de Industria y Comercio, el valor de los envíos en la Comunitat de las variedades citrícolas en los primeros cuatro meses de campaña sumó alrededor de 827.339 toneladas de cítricos en exportación, unas cantidades un 4% inferiores a las de la campaña pasada y un 20% menores a las de hace dos.

Crecen las importaciones de Marruecos y Turquía en la UE en los cuatro meses de campaña de cítricos

Datos que chocan con las importaciones, especialmente de Turquía y Marruecos, que crecen en 32.792 y 15.672 toneladas, respectivamente, mientras que Sudáfrica, aunque se reduce, se mantiene como el 60% del total de las compras.

A ello se le suman «las prácticas desleales« que denuncian desde Asaja y el problema de los destríos, que se llevan limones «a coste cero y que se han vendido en fresco», una práctica prohibida por la Ley de la Cadena Alimentaria.

«Teníamos una buena cosecha, pero las distintas granizadas, y la plaga de la pulvinaria nos las han dañado, lo que nos lleva a una situación de mercado compleja, a la que se han unido problemáticas como el incremento del coste del agua por la desalación, la subida del SMI y una Ley de la Cadena Alimentaria que se ha quedado en papel mojado para las frutas en fresco, que ha terminado por arruinar a los agricultores de limón de la Vega Baja», sentencia Andreu.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios