Borrar
La presidenta de Avecal, Marian Cano, durante la presentación del informe. Avecal
El calor hunde las ventas de la temporada de invierno del calzado

El calor hunde las ventas de la temporada de invierno del calzado

La presidenta de Avecal, Marian Cano, lamenta que las condiciones climatológicas hayan hecho que la campaña «no se venda bien» | La industria zapatera afronta un primer semestre «complicado» y tiene esperanzas de remontar con los pedidos de primavera-verano

Jueves, 25 de abril 2024, 10:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El cambio climático también afecta a las empresas. El excesivo calor de los últimos meses y una climatología suave, no solo en Alicante sino en muchas partes de España y Europa, ha perjudicado a una de las industrias referentes en Alicante: el calzado.

La actividad zapatera atraviesa un importante bache desde mediados del pasado año. El primer semestre de 2023 no resultó tan mal como se esperaba; sin embargo, en la segunda mitad del año se desplomaron las exportaciones del sector que más dinero factura con el comercio exterior en la Comunitat y la provincia. Estas cayeron un 10% en Alicante, según destacan desde la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal).

Su presidenta, Marian Cano, ha repasado el «convulso momento» que atraviesa el mundo y cómo afecta a las empresas zapateras. A las guerras y las crisis que se suceden hay que sumar una nueva, la climatológica. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) entre octubre y diciembre se han acumulado «episodios anómalos cálidos que cada vez son más frecuentes e intensos». El 2023 e inicio del 2024 es «un buen ejemplo, se puede decir que no ha hecho invierno y se identifican hasta nueve episodios de temperaturas muy altas fuera de temporada».

Este problema ha afectado directamente al sector del calzado, que ha visto como se han hundido sus ventas en la campaña de invierno. «Ha afectado la climatología y un invierno inexistente», explica Cano, quien insiste en que «no se ha vendido bien».

Por el momento, el sector trabaja «en la siguiente colección de invierno», que arrancará en agosto en los países del norte de Europa, y llegará un poco más tarde a España. Sin embargo, con cada vez más periodos cálidos, las ventas «disminuyen». A pesar del varapalo de estos últimos meses el sector se muestra «positivo» y desde Avecal insisten en que prefieren pensar de esta manera. Su presidenta confía en que la temporada «primavera-invierno funcionará bien».

La climatología ya afecta a las empresas e industrias estacionales, como el calzado, que no se ven beneficiadas para nada por el continuo calor. De hecho, hasta hace unas semanas se registraron en Alicante temperaturas propias de un 10 de junio normal, según informó la Aemet.

Desde la agencia insisten en que «hay una clara conexión de estos anómalos episodios que hemos tenido los últimos meses y años con el cambio climático inducido por el hombre» e insisten en que no es tanto «la intensidad sino la gran frecuencia de episodios de estas características».

Problemas del sector

El climatológico solo es un problema más de la lista que atosiga al sector. La industria zapatera se enfrenta a un retroceso del consumo en Europa y las empresas, que tienen una importante base de sus ingresos en el comercio internacional, han visto como se ha resentido su facturación.

«Las rentas disponibles de las familias se han visto reducidas por la inflación», explica Cano, quien lamenta que la moda ya no es un hábito de consumo preferente. «El sector se resiente por el cambio de hábitos de consumo y sectores preferentes, el ocio ha pasado a la moda», insiste.

«Las rentas disponibles de las familias se han visto reducidas por la inflación»

Marian Cano

Presidenta de Avecal

La presidenta de Avecal destaca que «a nivel global estamos en un momento muy convulso» y nombra algunas de las crisis a las que se enfrenta el sector, como por ejemplo las guerras en Ucrania u Oriente Medio. En este sentido Cano llama a «intentar buscar otras áreas económicas», aunque todas presentan sus dificultades, como el caso de Estados Unidos, donde el sector vende bien pero que tiene unas elecciones a la vuelta de la esquina. Una situación global que perjudica a una industria clave para la economía alicantina y que espera en 2024 remontar este bache.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios