Borrar
La vicepresidenta de la Diputación, Ana Serna; el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu; el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, y el presidente de Asaja, Pedro Barato.

Ver 46 fotos

La vicepresidenta de la Diputación, Ana Serna; el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu; el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, y el presidente de Asaja, Pedro Barato. T.A.

Asaja reclama menos burocracia y más facilidades para el relevo en el campo alicantino

Más de 300 personas debaten sobre el futuro de la agricultura en la provincia

Jueves, 16 de mayo 2024, 18:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El campo alicantino se encuentra rodeado, la huerta de Europa se enfrenta día a día a numerosos problemas que convierten el sector primario en poco menos que una ruina. El alto coste de los tratamientos fitosanitarios obligados por la legislación europea, los bajos precios en origen por la competencia de terceros países y la falta de infraestructuras hídricas cercan una actividad tradicional y emblemática de la provincia.

A todos estos inconvenientes, se suma uno muy particular: el relevo generacional. Al costoso trabajo del campo se añade la falta de rentabilidad de las explotaciones por todos los problemas antes citados, por lo que los jóvenes no ven atractivo en continuar la faena de los padres y los abuelos.

De hecho, prácticamente, el sentimental es de los pocos argumentos que animan a los jóvenes agricultores a quedarse en el campo: «Dejarlo es muy traumático, abandonar las tierras de tu familia, los paisajes de tu pueblo es muy duro», explica Vicent Domingues, agricultor de Pego.

Vicent mantiene sus cultivos tradicionales de naranjas, a los que en los útlimos años ha añadido el aguacate, por el alto precio que consigue en mercado. «La única oportunidad es diversificar», ahonda, pero también innovar. Si hace unos años fueron el brócoli o el caqui, ahora es el nuevo 'oro verde' el que se ha introducido en Alicante en busca de cultivos provechosos que den valor al campo.

Unas producciones que, además, aguanten un clima que está cambiando en Alicante, con épocas de calor cada vez más prolongadas y escasez de agua. Después de siglos de investigación y ciencia, los hombres del campo no cambian: «Seguimos dependiendo del cielo», afirma Vicent.

Los problemas

La falta de precipitaciones, pero también de infraestructuras hídricas para repartirlas en los bancales; la engorrosa burocracia; y el incumplimiento de la Ley de Cadena Alimentaria, con contrato en origen que después no se cumplen. Sobre todo ello ha tratado la II Jornada Mujer+Joven organizada este jueves por Asaja Alicante en Ciudad de la Luz.

Cerca de 300 personas han acudido a una reunión de primer nivel, desde el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón; al de la Diputación, Toni Pérez. También el presidente de Asaja a nivel nacional, Pedro Barato, ha compartido esta jornada de reflexión sobre el campo alicantino.

Los agricultores no buscan problemas, quieren soluciones. «En primer lugar, aumentar el presupuesto y los importes de las ayudas, pues son insuficientes para obtener una explotación agraria rentable», ha expresado el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu.

Los agricultores reclaman a Europa una política medioambiental «coherente»

El presidente de Asaja a nivel nacional, Pedro Barato, ha reclamado una «política ambiental coherente» para la nueva legislatura del Parlamento Europeo, con «menos restricciones y prohibiciones» a los productores. «Estamos jugando con la política alimentaria de Europa», ha afirmado Barato, y «podemos perder la soberanía» frente a terceros países. Entiende que la futura legislación «debe hacerse contando con el campo, no como en esta legislatura», donde se ha aplicado «mucha ideología» en las llamadas 'políticas verdes'.

Según los técnicos de la organización agraria, si las ayudas son bajas no consiguen ningún alcance y terminan «pecando de irrisorias». Por otro lado, reducir las obligaciones, «ya que supone un sinsentido la desproporcionalidad de las obligaciones en proporción a las pocas facilidades». A su vez, piden la reducción de carga burocrática.

«Los jóvenes necesitan motivos para querer unirse al sector agrario y las administraciones tienen la obligación de garantizárselo, con el fin común de alcanzar el relevo generacional y disminuir la edad media de la población agraria de la provincia de Alicante«, ha indicado Andreu.

El presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, ha respondido a estas inquietudes. El jefe del Consell ha destacado la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones que «facilita el relevo generacional en el campo» o la próxima regulación de las estructuras agrarias para «ser más competitivos». Igualmente, ha señalado que «se ha iniciado el camino de una política de impuestos cero al campo para la transmisión patrimonial de los terrenos agrícolas».

Por su parte, el presidente de la Diputación de Alicante, Toni Pérez, ha recordado a los presentes que «todos sufrimos en la pandemia, pero si hay un sector que estuvo ahí por encima de la altura que se podía exigir, fue ese sector tan importante, el sector del campo. No faltó el alimento fresco de muchísima calidad, y continuamos en deuda con vosotros«.

Pero los jóvenes también deben poner de su parte. Innovación y la búsqueda nuevos nichos de mercado son fundamentales lograr la ansiada rentabilidad del campo alicantino. Es el ejemplo de Hugo Quintanilla, presidente de Asaja Joven de Alicante. Con un centenar de hectáreas de olivos, se dedica a la producción de aceite 'gourmet', una posibilidad que ofrece la rica agricultura de la provincia, que produce algunos de los productos más apreciados de la huerta a nivel internacional.

Con estas conclusiones ha acabado una intensa jornada de trabajo. A partir de ahora, el trabajo espera para conquistar el futuro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios