Borrar
Cerezo en un cultivo. GVA
Agricultura da los primeros pasos para rescatar la cereza de la montaña de Alicante
Agricultura

Agricultura da los primeros pasos para rescatar la cereza de la montaña de Alicante

Desde la conselleria han abierto una consulta pública para elaborar una línea de ayudas a estos cultivos tan afectados por las adversidades climáticas

Lunes, 15 de enero 2024, 12:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El cuarto año en blanco de la cereza alicantina hace peligrar su supervivencia. Las bajas indemnizaciones por las cosechas destruídas por las inclemencias climáticas están obligando a muchos agricultores a renunciar a estos cultivos y a abandonarlos.

Una situación que viene tiempo denunciando la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de la provincia de Alicante, quienes pidieron a la Generalitat un plan de choque para ayudar a los agricultores a sacar adelante este mítico cultivo de la montaña de Alicante.

Ha sido este lunes cuando la Conselleria de Agricultura ha abierto un plazo para consulta pública relacinado con este fruto. Desde la Generalitat han lanzado este canal de comunicación para conocer las inquietudes del sector y así elaborar unas ayudas más ajustadas a la realidad.

Las futuras subvenciones buscan paliar «la falta de producción de las explotaciones dedicadas a cultivo de la cereza de toda la Comunitat». Desde Agricultura explican que las adversidades «climáticas y ambientales o los incendios» han sido una gran problemática en los últimos años y «suponen una grave pérdida económica para las empresas agrícolas productoras de cereza».

De esta manera, el conseller, José Luis Aguirre, ha insistido en esta consulta. Aguirre ha recordado que «en las últimas campañas la producción se ha visto seriamente mermada». El responsable del área asegura que «esto ha motivado que las explotaciones agrícolas estén sufriendo una importante descapitalización que impide abordar las tareas básicas de mantenimiento y mejora, lo que compromete la continuidad del cultivo y supone un serio riesgo de abandono definitivo».

Y es que las continuas pérdidas y la fragilidad económica de un cultivo que no levanta cabeza está dificultando la contratación de un seguro agrario que desde Asaja denunciaron que no era eficiente ni asequible. «Muchas superficies de cerezo carecen de cobertura, exponiéndose con mayor intensidad la vulnerabilidad de las explotaciones».

Los problemas del clima

El principal problema de los cultivos de cereza ha sido el clima. El elevado calor ha complicado la floración y las repentinas granizadas destruyeron la gran parte de la cosecha en las zonas de la montaña alicantina, haciendo que muchos agricultores no pudieran recoger nada.

«Las altas temperaturas que puedan registrarse al final de la floración provocan un deficiente cuajado de la fruta», explica el conseller, quien asegura que al estar seguida de «fuertes lluvias» en plena campaña de recolección, «dejan un balance de pérdidas importante y una producción final muy por debajo a la de una campaña normal».

Las pérdidas de la IGP Montaña de Alicante ascienden hasta los 25 millones de euros

El valor de la cereza de la montaña de Alicante va mucho más allá del propio fruto, son un motor de empleo en zonas alejadas de los grandes núcleos urbanos, fijando población en el entorno rural, además de aportar una singularidad paisajística sin igual.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios