Borrar
Fernando Alonso, durante los libres de este viernes. Massimo Pinca (Reuters)
Ferrari deja esperanzas con Leclerc y Alonso se pica con Hamilton
GP de Emilia-Romaña

Ferrari deja esperanzas con Leclerc y Alonso se pica con Hamilton

Frente a un Verstappen incómodo y fallón, el monegasco dominó con autoridad en la primera jornada de libres en Imola

David Sánchez de Castro

Madrid

Viernes, 17 de mayo 2024, 19:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La labor de predecir el resultado de este fin de semana se ha complicado más después de los primeros libres en Imola. Pocos creen que ese tercer puesto de Yuki Tsunoda con el Visa APP RB (el antiguo AlphaTauri) sea real, por lo que hay muchas dudas de que la superioridad mostrada por Ferrari también sea real. Y es que Charles Leclerc fue el que menos falló en la jornada del viernes, con un dominio razonablemente amplio tanto en los primeros como en los segundos libres.

Fue un día con novedades para todos, empezando por Pirelli que llevó los compuestos más blandos de su gama, lo que puede venir bien siempre que la temperatura no lo convierta en una pesadilla para los pilotos y su rendimiento. También para los equipos, que estrenaron numerosas novedades técnicas como gran avance técnico de cara a esta primera aprte de la temporada.

Fue aquí donde hubo más dudas, especialmente por las condiciones del circuito de Imola. A diferencia de los otros, la introducción de la grava en los límites de pista castigó notablemente a quienes se colaron. Y no fueron pocos: incluso Max Verstappen, que no tuvo un día especialmente brillante, comprobó lo incómodo que era para él y para su Red Bull salirse de pista. En la estrecha y sinuosa pista italiana, muchos acabaron con sus opciones por la parte exterior del asfalto.

Los que menos fallaron fueron los hombres de Ferrari, especialmente un Leclerc que busca reivindicarse después del dubitativo inicio de campaña. El monegasco, líder en las dos tandas de libres, demostró que las nuevas piezas introducidas por Ferrari apuntan a recortar la diferencia con Red Bull. Especialmente teniendo en cuenta que, por primera vez esta temporada, ninguno de los dos coches estuvo en el 'top 3'. De Sergio Pérez no sorprende, porque no se espera nada de él, pero sí de Verstappen, que estuvo incómodo y bastante fallón durante todo el día.

El neerlandés, que este fin de semana compaginará su profesión como piloto real con su afición como piloto de videoconsola (o de simulador, como presumen los 'gamers' que se creen corredores) en las 24 horas de Nürburgring, no tuvo su día. Tal era su superioridad hasta ahora que pensaba que no iba a necesitar mayor concentración. Y quizá sí tenga que apartar de su cabeza lo que vaya a hacer en la comodidad de su habitación con el volante de juguete para centrarse en lo que le da de comer y le ha convertido en leyenda, ya que en ningún momento se le ha visto con la actitud que en otras carreras. El Red Bull se paseó un par de veces por la tierra, no tuvo la punta habitual… La labor de los técnicos será evitar que lo visto este viernes se repita el sábado, ya que la dificultad para adelantar hará más complicado que se produzcan cambios en la carrera del domingo.

Hamilton «piensa que va solo en la pista»

Más allá de los resultados, los libres de este viernes dejaron claro que el error en Imola se paga. El propio Leclerc y Sergio Pérez fueron investigados por estorbarse en plena sesión, lo que incluso les puso en riesgo de sanción. En este sentido puede haber más de uno que puede marrar el resultado por completo, como demostró no solo Verstappen o Pierre Gasly, sino también un Carlos Sainz que pese a la superioridad de su compañero no acabó de estar en el mismo nivel. Sexto al final de la jornada, el madrileño se quedó con un ligero sabor amargo al final de la jornada.

Pero la polémica tuvo a Lewis Hamilton como su gran protagonista. El heptacampeón, que el año que viene será ídolo local tras su fichaje por Ferrari, estorbó de manera clara a Verstappen, que no dudó en recriminárselo de manera contundente y con gestos muy notables, y a Fernando Alonso. Los otros dos campeones del mundo demostraron que el palmarés no es suficiente como para tenerle miedo a un Hamilton que no vive sus mejores días, ni mucho menos.

El pique de Alonso con Hamilton fue tal que no dudó en estallar contra él por la radio. «Se piensa que va solo en la pista», se lamentó el español. No es la primera vez, ni posiblemente la última, en la que los viejos enemigos se encuentran en pleno circuito con ansia por ganar una plaza y, además, demostrar que aún tienen redaños, pese a su edad, para disputarse incluso las posiciones en los libres.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios