Borrar
Sainz, dispuesto a dar un golpe en la mesa frente a Alonso
GP de Mónaco

Sainz, dispuesto a dar un golpe en la mesa frente a Alonso

El de Ferrari se presenta como uno de los más firmes candidatos en Mónaco y el asturiano acaba cuarto en la primera jornada de entrenamientos

David Sánchez de Castro

Viernes, 26 de mayo 2023, 21:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Qué bonito fue para muchos aficionados españoles ver a los suyos en lo más alto de la tabla de tiempos en un Gran Premio como el de Mónaco. Tanto por la mañana como por la tarde de este viernes, Carlos Sainz y Fernando Alonso han sido protagonistas y hasta los últimos instantes desde un punto de vista positivo. No hubo motivo más que para la alegría desde el punto de vista español, ya que en los primeros libres coparon las dos primeras posiciones.

Las redes, como dice el tópico, ardían al ver a Carlos Sainz al frente de la tabla de tiempos, con Fernando Alonso segundo. Motivos había para sonreír de un punto de vista sardónico, porque la afición nacional se mostraba dividida. Si este resultado se repite este sábado y, especialmente, el domingo podría darse una situación un tanto incómoda: la 2ª victoria de Sainz evitaría la 33ª de Alonso. No todos quieren eso, al menos no este fin de semana.

Está claro que la ascendencia del veterano asturiano sobre la afición es mucho mayor, pero por merecimientos no hay que descartar al de Ferrari. La Scuderia está necesitada de buenos resultados, y Sainz, que logró su primer podio vestido de rojo en estas calles, también necesita una alegría en una de las temporadas en las que está siendo más criticado. La labor del madrileño frente a la de su compañero no está siendo mucho peor, pero la corriente de opinión y el relato en torno al español no le acompaña. Tanto es así que cuando se aupó al primer puesto de los primeros libres, empezó a surgir la duda de cómo reaccionaría la afición si, por culpa de esa eventual victoria, se quedaría Alonso sin la ansiada 33.

Pero peor fue verle contra el muro después. Al final de los segundos libres, justo cuando acababa de ser superado su crono por el de Verstappen y Leclerc, Sainz se estrelló en la segunda parte de la piscina, y obligó a que sus mecánicos tuvieran trabajo extra. No era el plan previsto, ya que después de un día con buenas sensaciones, se le metía ese amargor del golpe. Mónaco y sus muros no perdonan y no podrá fallar en lo que queda de fin de semana si quiere estar donde, por puro rendimiento, merece.

Alonso sigue confiando

Lejos de llamar a la calma, Fernando Alonso no deja de sonreír. El asturiano es consciente de que en Mónaco puede llegar esa ansiada 33, y aunque no llegó a estar primero en ningún momento de manera constante, sí sabe que los retoques del Aston Martin para adaptarse a este circuito pueden darle una alegría.

La labor de Alonso será la de no fallar y, además, superar a los siempre controvertidos Red Bull. Tanto Max Verstappen como Sergio Pérez afirmaban no sentirse cómodos este viernes, aunque no es nada nuevo: ellos usan los libres para adaptarse a las evoluciones que no solo van para ese fin de semana, sino también más adelante.

En este sentido, Alonso y Stroll (que se quedó algo lejos del español, como de costumbre) están satisfechos por el buen viernes. «Era importante encontrar un ritmo temprano este fin de semana y evitar cualquier problema. En ambas sesiones el coche se ha sentido bien y es fácil de pilotar, lo que ayuda en este circuito. Habrá muchos altibajos para todos este año, por lo que debemos estar listos para cumplir todos los fines de semana. Algunos fines de semana de carrera seremos más rápidos que nuestros rivales y otros puede que sea diferente, pero estoy deseando que llegue la sesión de clasificación», avanzaba.

Y es que Alonso es consciente de que en la 23 estará cocinándose la 33. La pole da en buena medida prácticamente la victoria, y aunque hay que remontarse aún un año más para ver la última primera posición en una parrilla de Alonso frente a su última victoria (fue en 2012), el asturiano confía.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios