Borrar
El comienzo del enfrentamiento entre Luis Suárez y Miguel Borja AFP
La violencia en las gradas empaña la clasificación de Colombia a la final de la Copa América

La violencia en las gradas empaña la clasificación de Colombia a la final de la Copa América

Ronald Araujo y José María Giménez, jugadores de Uruguay, saltaron a la tribuna a defender a sus familiares tras la victoria gracias a un gol de Jefferson Lerma

Pedro Rodríguez

Madrid

Jueves, 11 de julio 2024, 12:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La selección de Colombia se plantó en la final de la Copa América tras vencer 1-0 a Uruguay con un gol decisivo de Jefferson Lerma en un encuentro de enorme intensidad que culminó en una monumental trifulca en la grada. La pasada madrugada, la Copa América vivió uno de los episodios más vergonzosos de su historia. Al término del partido, varios jugadores uruguayos saltaron a la grada para defender a sus familiares que estaban siendo atacados por hinchas colombianos. Las imágenes del incidente han dado la vuelta al mundo, poniendo en jaque la organización del torneo sudamericano.

La trifulca comenzó en el campo al finalizar el partido, con una pelea entre Luis Suárez y Miguel Borja que se trasladó a la grada entre hinchas de los dos países. Los jugadores uruguayos, incluidos Darwin Núñez, Ronald Araujo, José María Giménez y Facundo Pellistri, saltaron a la grada para proteger a sus familiares. Todos ellos se convirtieron en uno más en la grada, dispuestos a neutralizar a los hinchas cafeteros que previamente habían «escupido e insultado» a sus familias, como relataron tras la conclusión del choque. Núñez fue el primero en intervenir, lanzando puñetazos contra cualquiera que se interpusiera en su camino. El conflicto duró varios minutos mientras los esfuerzos de la policía eran inútiles para separar a los implicados.

El padre de un jugador uruguayo relató cómo se desarrolló la situación: «Desde que entramos al estadio nos empezaron a insultar y tirar agua, no entendíamos por qué». La situación se descontroló al término del partido, cuando los aficionados colombianos comenzaron a agredir verbal y físicamente a los familiares de los futbolistas celestes.

Fede Valverde protegió a su familia

José María Giménez, uno de los jugadores implicados, expresó su indignación tras el encuentro: «Es un desastre, nuestras familias estaban en peligro, no había ni un policía. Déjame decirte una cosa: que por favor tengan cuidado porque un sector de Colombia le hizo una avalancha a todas nuestras familias y no nos dejan hablar en el micrófono. Esto es un desastre. Un desastre todo, no había un solo policía, cayeron a la media hora. Un desastre y nosotros ahí dando la cara por los nuestros».

La situación en las gradas deslució lo que debió ser una celebración deportiva. Ignacio Alonso, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, defendió a los jugadores uruguayos, argumentando que solo intentaban proteger a sus familias. «Hubo una reacción natural, instintiva, de padre, de esposo, de hermano, de hijo que al ver a su familia en un momento muy complicado», explicó Alonso.

La Conmebol «condenó enérgicamente» en un comunicado «los actos de violencia en el fútbol», aunque evitó referirse directamente a la pelea entre jugadores uruguayos e hinchas colombianos tras la semifinal de la Copa América entre ambas selecciones. «No hay lugar para la intolerancia y la violencia dentro y fuera de la cancha», afirmó la Conmebol. Marcelo Bielsa también lamentó los incidentes, calificándolos de «verdaderamente lamentables». Fede Valverde, visiblemente emocionado, corrió después del partido a buscar a su mujer y a su hijo mayor para protegerlos de todos los incidentes.

Colombia se enfrentará a Argentina

En cuanto al partido, Colombia venció a Uruguay 1-0 con un gol de Jefferson Lerma, asegurando su lugar en la final contra Argentina. La selección colombiana, que no pierde desde hace 28 partidos, superó a Uruguay a pesar de jugar con diez hombres durante gran parte del encuentro. Tras la expulsión de Daniel Muñoz, tuvo varias ocasiones claras.

El encuentro en el Bank of America de Charlotte fue intenso desde el principio. Colombia dominó la posesión del balón, pero fue Uruguay quien generó las mejores oportunidades de gol en el primer tiempo. Darwin Núñez, del Liverpool, tuvo tres claras oportunidades de marcar, pero no logró concretarlas.

Colombia aprovechó una de sus pocas oportunidades con un cabezazo impecable de Lerma tras un centro de James Rodríguez. La expulsión de Muñoz complicó aún más el partido para Colombia, pero lograron resistir los ataques uruguayos con una defensa sólida y las intervenciones clave del portero Camilo Vargas.

Marcelo Bielsa, técnico de Uruguay, realizó cambios estratégicos en la segunda mitad, incluyendo la entrada de Luis Suárez, quien estuvo cerca de marcar pero fue detenido por el poste. Por su parte, Néstor Lorenzo, entrenador de Colombia, ajustó su equipo para proteger el resultado, incluyendo la sustitución de James Rodríguez para evitar su expulsión.

Ahora, mientras Colombia se prepara para enfrentarse a Argentina en la final de la Copa América, la atención se centra no solo en el desempeño deportivo, sino también en las medidas de seguridad que se implementarán para evitar futuros incidentes. La final promete ser un choque de altos vuelos, con una Colombia en racha midiéndose a la poderosa Argentina de Messi, que busca conseguir su decimosexta Copa América y su cuarto título consecutivo tras la Copa América de 2021, la Finalísima de 2022 y el Mundial de 2023. Por su parte, Colombia busca su segunda Copa América, tras la obtenida en 2001.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios