Borrar
Haaland celebra un gol a pase de De Bruyne ante el Tottenham Reuters
Un doblete de Haaland pone la Premier en bandeja al City de Guardiola
Premier League

Un doblete de Haaland pone la Premier en bandeja al City de Guardiola

El ariete noruego marcó dos tantos ante el Tottenham para arrebatar el liderato al Arsenal y dejar casi sentenciado el campeonato inglés

Daniel Panero

Martes, 14 de mayo 2024, 22:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Manchester City dio un paso de gigante este martes en su lucha por revalidar la Premier League. El conjunto que dirige Pep Guardiola se impuso al Tottenham a domicilio por 0-2 gracias a un doblete de Haaland y dependerá de sí mismo en la última jornada para ser campeón. Un triunfo en casa contra el West Ham, que no se jugará nada, sería suficiente para lograr el cuarto título seguido, una hazaña nunca antes conseguida en Inglaterra.

Pocos retos le quedan a Guardiola después de 15 años arrasando por los banquillos de Europa, pero este martes tenía una cuenta pendiente. El de Sampedor nunca había ganado en el Tottenham Hotspur Stadium en liga y, lo que parece más extraño, nunca había hecho un solo gol. Esa maldición estaba una vez más en el ambiente. Y es que el City se jugaba media Premier y lo hacía, como no podía ser de otra manera, con toda la artillería. Pep puso ese once que sus aficionados ya recitan de memoria, con cuatro defensas, Kovacic y Rodrigo de anclas y jugones a diestro y siniestro en el ataque. Todos, eso sí, al servicio de un plan común; el de asfixiar al rival.

Tottenham

Vicario; Pedro Porro, Cristian Romero, Dragusin, Van De Ven; Hojbjerg, Pape Sarr (Lo Celso, min. 85), Bentancur (Kulusevski, min. 55); Maddison (Moore, min. 93), Johnson y Heung-Min Son

0

-

2

Manchester City

City: Ederson (Stefan Ortega, min. 69); Walker, Akanji, Ruben Dias, Gvardiol; Rodrigo, Kovacic, Foden, Bernardo, De Bruyne (Doku, min. 69); Haaland (Julián Álvarez, min. 95).

  • Goles 0-1: min.51. Haaland. 0-2: min.91. Haaland, de penalti.

  • Árbitro Chris Kavanagh. Amonestó a Bentancur, Sarr, Romero, Kovacic, Foden y Bernardo Silva.

  • Incidencias Partido disputado en el Tottenham Hotspur Stadium ante 62.850 espectadores.

Y es que el City salió dispuesto a avasallar al Tottenham. Los de Pep presionaron en campo contrario, generaron pérdidas en el rival y avisaron con dos llegadas que abortó Vicario, muy acertado. Fue un primer acto jugado en el alambre en el que los locales asumieron riesgos con una defensa adelantada que era un peligro permanente y en la que los visitantes dejaban espacios si no encontraban fruto en esa presión adelantada. El escenario provocó un pequeño ida y vuelta en el que el City por momentos perdió el control. Así llegaron dos avisos sin acierto de los de Postecoglou y dos más de los 'skyblue', que se fueron al descanso perdonando una ocasión clamorosa de Bernardo Silva que sacó bajo palos Dragusin.

Tras la reanudación, el partido amenazaba con romperse. No en vano, a ninguno le valía el empate y Aston Villa y Arsenal se frotaban las manos ante la igualdad reinante. Lo sabían Emery y Arteta enfrente del televisor, pero también Postecoglou y Guardiola, que se desgañitaban desde la banda con el intercambio de golpes. Vicario evitó que De Bruyne marcara con un disparo a la media vuelta, pero poco pudo hacer cuando el belga puso un balón medido a la zona del 9, a la zona de Haaland. El noruego había sido una isla, un cyborg extraño en mitad del choque, pero ahí estaba, listo para empujar el balón a la red y coger un asa del trofeo de la Premier League.

A partir de ahí, el City trató de bajar las revoluciones al partido. Pocos equipos hay como los 'cityzens' para llevar esa misión a cabo. Se juntaron Rodrigo, Bernardo Silva, Foden y compañía y los minutos empezaron a correr a toda velocidad para el Tottenham, que veía como se le escapaba la plaza de Liga de Campeones en favor del Aston Villa. Los de Postecoglou lo intentaron en la recta final, pero Stefan Ortega, que entró por un golpe de Ederson, evitó un gol a Son en un mano a mano que pudo cambiar la historia de esta Premier. Haaland, de penalti, redondeó en los instantes finales una victoria que sabe a gloria a los de Pep, que serán campeones si ganan en casa en la última jornada ante un West Ham, que no se jugará nada. Guardiola ya acaricia su cuarto título consecutivo, algo que nadie ha conseguido jamás en Inglaterra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios