Borrar
Jornada 36

Rodrygo resuelve en el desagravio a Vinicius

Un golazo del extremo de Osasco fulmina al Rayo y da aire al Real Madrid en un partido marcado por el conmovedor tributo del recinto de Chamartín a su buque insignia

Óscar Bellot

Madrid

Miércoles, 24 de mayo 2023, 01:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Real Madrid tomó aire tras una de las semanas más aciagas de las que tiene memoria dentro y fuera del césped. Un gol de Benzema en la primera parte y otro de Rodrygo en el vertiginoso ocaso de un pleito hasta entonces pacífico devolvieron a la senda de la victoria a un equipo que sufrió un vendaval futbolístico asumible el pasado miércoles en el Etihad, pero que padeció un intolerable episodio racista por parte de unos cuantos descerebrados cuatro días después en Mestalla.

El Rayo, punzante especialmente en el primer tercio del choque, pisó el Santiago Bernabéu con la misma determinación y falta de complejos que le sirvieron para rascar puntos esta temporada en otras dos plazas grandes como el Camp Nou y el Metropolitano, pero acabó yéndose de Chamartín sin premio por undécima visita consecutiva al término de un enfrentamiento que estuvo enmarcado por el conmovedor acto de desagravio que realizó el Santiago Bernabéu con Vinicius, tras el calvario que experimentó el brasileño el domingo en Valencia.

Eximido por el Comité de Competición de sanción después de ver la roja en Mestalla pero baja por molestias en la rodilla izquierda, el extremo contempló, sentado a la derecha de Florentino Pérez en el palco, cómo la parroquia blanca se volcaba para respaldar a una estrella cuya corajuda cruzada debe provocar una catarsis en el fútbol y en la sociedad española. «Los amo. Gracias, gracias y gracias», correspondería luego Vinicius en sus redes sociales.

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Alaba, Nacho, Rüdiger (Tchouaméni, min. 83), Camavinga, Modric (Asensio, min. 71), Kroos, Valverde (Ceballos, min. 63), Benzema y Rodrygo.

2

-

1

Rayo Vallecano

Dimitrievski, Balliu, Lejeune, Catena, Fran García, Óscar Valentín, Comesaña (Trejo, min. 63), Isi (Chavarría, min. 63), Unai López (Falcao, min. 83), Álvaro García (Salvi Sánchez, min. 83) y Camello (Raúl de Tomás, min. 69).

  • Goles: 1-0: min. 31, Benzema. 1-1: min. 83, Raúl de Tomás. 2-1: min. 89, Rodrygo.

  • Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Álvaro García, Unai López, Comesaña y Carvajal.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 36ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante 45.811 espectadores.

La plantilla al completo del Real Madrid, incluyendo al propio Vinicius vestido de calle, saltó al césped con camisetas en la que lucían el dorsal '20' y el nombre del fluminense a la espalda, mientras arreciaban los aplausos del respetable a un futbolista que agradeció la cerrada ovación saludando desde el centro del campo. En el Fondo Sur, una enorme pancarta en la que rezaba «Vinicius somos todos, basta ya» sirvió para expresar el rechazo a todos aquellos energúmenos que se refugian en la masa para alimentar a la serpiente del racismo. Sin embargo, el punto álgido llegó en el minuto 20, momento en el que el coliseo de Chamartín atronó coreando el nombre de su buque insignia y dejando claro que la xenofobia, que ha ido creciendo como una gota malaya en los estadios hasta desbordar el vaso en Mestalla, no tiene cabida en ninguna esfera.

Más allá del tributo a una figura que ha puesto el dedo en la llaga y asumido la bandera por los derechos civiles que en su día enarbolaron otros deportistas como Muhammad Ali o Colin Kaepernick, el encuentro arrancó con sorpresas como la ubicación de Rüdiger en el lateral izquierdo, posición en la que curiosamente debutó con el Real Madrid durante el clásico disputado en Las Vegas durante la pretemporada. Camavinga, al que Ancelotti venía empleando como carrilero ortopédico, quedó liberado así para ejercer en un doble pivote junto a Kroos, mientras Rodrygo pisaba el coto privado de caza de Vinicius en el extremo zurdo.

El gol del cojo

En definitiva, un once sin florituras que se encontró con un energético arranque del Rayo, que amenazó sobre todo desde la media distancia a un rival condicionado de nuevo por el físico de Benzema, maltrecho pero letal. El lionés, cojo desde los albores del litigio, aguantó sin embargo para batir a Dimitrievski tras una combinación con Valverde que vino precedida por un bote neutral tras un percance sufrido por Isi que avivó aún más el fuego de la polémica. Los de Iraola se quejaron a Gil Manzano argumentando que el último en tocar la bola había sido un jugador del Rayo, pero el extremeño desatendió las súplicas al entender que el esférico se dirigía a las botas de Carvajal cuando paró el juego y que, por tanto, el partido debía reanudarse con posesión del Real Madrid.

El gol liberó al Real Madrid, que logró anestesiar al Rayo durante buena parte de la segunda mitad. Pero los franjirrojos encontraron una rendija en la falta de tensión de una escuadra que pide a gritos las vacaciones y volvieron a conectarse al partido. Una colada de Chavarría por banda izquierda desarboló a la zaga de Ancelotti, castigada por un ex de la casa como Raúl de Tomás con un latigazo que pasó por debajo de las piernas de Tchouaméni. Y cuando los de Iraola se relamían con un punto seguramente insuficiente en su pelea por la Conference League, aunque valioso, apareció Rodrygo para darle el triunfo al bando de Ancelotti en un partido intrascendente en el plano deportivo, pero muy relevante para marcarle un gol por toda la escuadra al racismo, que era de lo que se trataba.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios