Borrar
Luis Enrique posa junto a Al-Khelaïfi con la camiseta del PSG y el número 2025. Foto: Efe | Vídeo: Atlas
Francia

El reto mayúsculo de Luis Enrique en el PSG

El asturiano, obligado a reflotar un club caótico, con el futuro de Mbappé en el aire y exigido por presupuesto a luchar por conseguir la Champions

Daniel Panero

Miércoles, 5 de julio 2023, 11:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Luis Enrique ya es nuevo técnico del PSG. El técnico asturiano fue presentado este miércoles de forma caótica como nuevo entrenador del equipo en el centro de formación del Paris Saint-Germain situado en Poissy, en las afueras de la capital francesa, y asume el reto de guiar al club presidido por Al-Khelaïfi rumbo a la tan ansiada Champions. El que fuera entrenador de Celta, Roma y Barça y seleccionador español compareció en una rueda de prensa que se retrasó hasta en cuatro ocasiones, aunque ello no impidió que mostrase su satisfacción por hacerse cargo del gigante francés. «Estoy encantadísimo de estar aquí, de conocer un nuevo idioma y una increíble ciudad», aseguró Luis Enrique.

Para triunfar en París, el entrenador gijonés tendrá que hacer frente a una auténtica revolución. El PSG ha dado un giro de 180 grados a la política de fichajes de los últimos años y ha emprendido un mercado alejado de los grandes nombres y centrado en reunir a las piezas estrictamente necesarias para elevar el proyecto. Ya no están Leo Messi, que ha hecho las maletas rumbo al Inter de Miami, ni Sergio Ramos, cuyo futuro aún se desconoce, pero sí fichajes a priori menos llamativos como Marco Asensio, Lucas Hernández, Manuel Ugarte, Kang-In Lee, Cher Ndour o Milan Skriniar. Entre todos, el equipo galo desembolsará 'apenas' una cifra que oscilará entre los 130 y los 150 millones de euros, una cantidad terrenal para un club acostumbrado a los petrodólares.

El reto de Luis Enrique será el de acomodar estas nuevas piezas y cambiar la mentalidad de un grupo que no necesita rendir al máximo nivel en la Ligue 1 y que vive atascado en la Champions, su gran objetivo. El asturiano podrá contar además con la vieja guardia gracias a la continuidad de pilares como Marquinhos, Verratti o Kimpembe y sumará jugadores que deben dar un salto de calidad en una competición que ya conocen a la perfección, como en el caso de Asensio o Skriniar, dos futbolistas sobre los que hay puestas muchas expectativas.

Noticia Relacionada

«Me encanta la presión. La Champions es a veces injusta porque son detalles a veces lo que te deja fuera, pero lo haremos lo mejor posible«, afirmó Lucho. Otro aspecto fundamental que tendrá que afrontar Luis Enrique es el de elevar las prestaciones defensivas del equipo. La pasada temporada el PSG recibió 40 goles en la Ligue 1, una losa que no le permitió certificar el título con la celeridad de años anteriores y competir de tú a tú en Europa.

Dudas sobre sus estrellas

Ese déficit puede ser suplido con Skriniar, un fijo en el Inter de Milán finalista de la Liga de Campeones, Lucas Hernández, y con el trabajo que puede aportar Manuel Ugarte, pivote defensivo llegado desde el Sporting de Portugal por una cifra cercana a los 60 millones. El uruguayo, de apenas 22 años, es la gran apuesta a estas alturas de verano en un club que busca nuevas fórmulas para llegar a lo más alto. «La mentalidad de juego ofensivo es innegociable, así que seguro que los jugadores van a disfrutar», afirmó Luis Enrique respecto a su modelo de juego.

Todos esos problemas preocupan a Luis Enrique, pero quedan en un segundo plano frente a los dos culebrones que pueden condicionar la dirección deportiva del PSG. Kylian Mbappé «deberá firmar un nuevo contrato si quiere continuar», reconoció Al-Khelaïfi durante la presentación, y Neymar tiene por delante un panorama incierto. El brasileño brilló con el asturiano en el Barça y sabe que puede ser un técnico idóneo, pero en el club parisino desconfían del estado físico de Neymar, por lo que están abiertos a una hipotética venta si llegara una oferta que satisfaga a ambas partes procedente de la Premier League. o de alguna liga cada vez menos exótica, como Arabia Saudí o incluso Estados Unidos.

Si alguno de los dos futbolistas cambiara de aires se abriría un nuevo escenario en el que ya trabaja el PSG desde hace meses. Sobre la mesa están los nombres de futbolistas como Harry Kane, Victor Oshimen o Randal Kolo Muani, diferentes perfiles a los que se podrían adaptar Mbappé o Neymar si continúan en París, y a los que Luis Enrique tendría que buscar encaje en el nuevo megaproyecto en el que se ha embarcado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios