Borrar
Presentación COP28. Reuters
El comité organizador de la COP28 ficha trabajadores de la petrolera Adnoc

El comité organizador de la COP28 ficha trabajadores de la petrolera Adnoc

Las oenegés climáticas denuncian el aumento de la presencias de lobbistas de los combustibles fósiles en estos eventos

Viernes, 24 de febrero 2023, 14:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El pasado mes de enero, la agencia estatal de Emiratos Árabes Unidos dio el nombre del presidente de la COP28. El Sultán Ahmed al-Jaber, director general del Grupo ADNOC -la compañía nacional petrolera de Abu Dabi y la cuarta mayor del sector en todo el planeta- será el encargado de encabezar las negociaciones de la vigésimo octava sesión de la Conferencia de las Partes que se celebrará a finales del mes de noviembre en Dubái.

Un desembarco que las oenegés climáticas han calificado como «conflicto de intereses» y han alertado de que puede frenar las conversaciones para impulsar la lucha contra el clima y cumplir con los Acuerdos de París. Sin embargo, no es el único trasvase laboral, una simple búsqueda en LinkedIn, la red social laboral propiedad de Microsoft, revela un goteo de contrataciones de ADNOC hacia la organización de la cumbre del clima.

«El equipo de la COP28 ha sido diseñado para brindar la mejor experiencia diplomática, técnica y específica del sector para garantizar que la Presidencia pueda cumplir con los objetivos declarados», responde un portavoz de la organización. En las contrataciones, confirma esta persona, se encuentran ex trabajadores de Masdar, Mofaic, ADQ, Expo, HSBC, NYU-AD, DP World y Adnoc. «Una vez en el puesto, se concentran por completo en el trabajo que van a realizar en la COP28 y no tienen obligaciones con sus antiguos empleadores», añade.

En una investigación paralela, la organización Center for Climate Reporting (CCR) revela hasta doce contrataciones de personal de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (Adnoc) «entre los que se encuentran dos ex ingenieros que actuarán como negociadores en nombre de los Emiratos Árabes Unidos en la conferencia», advierte la investigación hecha pública por The Guardian. «Estamos muy preocupados», señala Pedro Zorrilla, doctor en Ecología y Medioambiente y coordinador de cambio climático en Greenpeace España. «El objetivo es reunir a un equipo con las mejores habilidades y experiencia posibles», repite la portavocía de la COP28.

Aunque las contrataciones producidas son perfiles técnicos y también relacionados con el marketing y la comunicación, también se están produciendo movimientos al más alto nivel. A mediados de enero, la agencia oficial emiratí WAM hizo oficial que el Sultán Ahmed al-Jaber presidirá la vigésimo octava cumbre del clima que comenzará el 30 de noviembre en Dubái. «Es cierto que tiene experiencia en estos eventos y ha participado en reuniones anteriores», señala Zorrilla. «Pero es el presidente de una de las grandes petroleras del planeta», añade.

Ahmed al-Jaber es desde 2016 director general de Adnoc y también de la filial de energías renovables, Masdar. «Es un conflicto de intereses», coinciden todas las oenegés climáticas. «Rechazamos esta presidencia», responde Javier Andaluz, responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción.

Con este nombramiento, es la primera vez que el presidente de una petrolera ostenta el cargo, «aunque no puede tomar decisiones, sí puede impulsar textos o retrasar negociaciones clave», explica Andaluz. «Naciones Unidas no puede hacer nada, los países son soberanos en sus decisiones», apostilla Zorrilla. «La única solución sería que hubiera una presión pública muy potente que hiciera cambiar de opinión al gobierno de Emiratos Árabes Unidos.

Aumentan los lobbistas

En las tres semanas de duración de la última COP27 celebrada en Sharm el-Sheij (Egipto), el lobby de los combustibles fósiles tomó posiciones en pasillos y salas de reuniones y conferencias. Así hasta aglutinar 600 acreditaciones en la pasada cumbre del clima, según datos proporcionados por Naciones Unidas. Un grupo numeroso sólo superado por Emiratos Árabes Unidos con 1.700 delegados y que este 2023 ostenta la presidencia de la Conferencia de la Partes y que a finales del mes de noviembre alberga la sesión número 28 en su capital Abu Dabi. Presencia de los combustibles fósiles en la gran reunión en la lucha contra el cambio climático y que no para de crecer.

«Tienen más representantes que los diez países más afectados por el cambio climático», denunciaban Corporate Europe Observatory, Corporate Accountability y Global Witness. «En Egipto ya se vio su influencia frenando temas importantes», recuerda Zorrilla presente en las cumbre celebrada a orillas del Mar Rojo.

Durante las tres semanas de negociaciones, las posiciones de los diferentes actores no parecían acercarse. «Finalmente se logró un acuerdo sobre el fondo de pérdidas y daños, pero por ejemplo no se consiguió hablar del fin del uso de combustibles fósiles», señala el coordinador de cambio climático de Greenpeace.

Pero su preocupación va más allá, porque «el presidente de la COP28 no apuesta por el recorte». En la reciente gira de Al-Jaber por India, el emiratí señaló que «el mundo todavía necesita hidrocarburos y los necesitará para pasar del sistema energético actual al nuevo». «Las naciones deberían apuntar a aumentar el gasto en tecnologías que incluyen la captura de carbono, la energía nuclear y el hidrógeno», añadió en el país asiático.

«Hay que seguir demandando sacar estos intereses fósiles de las negociaciones sobre el clima, porque si no los acuerdos serán insuficientes y no habrá la suficiente ambición climática para cumplir con los objetivos acordados», comenta Andaluz.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios