Borrar
El pantano del Amadorio en agosto de 2022 y en enero de 2024. TA
Primera comarca alicantina que se enfrenta a un escenario de sequía inminente

Primera comarca alicantina que se enfrenta a un escenario de sequía inminente

La Marina Baixa se encuentra en situación de prealerta desde el pasado mes de diciembre | El Consorcio de Aguas aprueba su plan de emergencia

Miércoles, 21 de febrero 2024, 07:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Junta General del Consorcio de Aguas de la Marina Baixa ha aprobado en sesión extraordinaria el Plan de Emergencia en situación de sequía para la comarca después de constatar que la región se encuentra en nivel de prealerta desde el pasado 19 de diciembre.

En caso de que se prolongue la situación y persista la falta de precipitaciones durante la primavera, el Consorcio de la Marina Baixa debería recurrir a aportes de agua externos para poder afrontar el verano. Si ese fuera el caso, algo más que probable si se cumplen las previsiones a medio plazo de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el Consorcio deberá recurrir a aportes externos y, con ello, la Marina Baixa entraría en alerta por sequía.

Desde el Ayuntamiento de l'Alfàs del Pi, su representante en el organismo comarcal, Toni Such, ha apelado «a la colaboración ciudadana para hacer un uso racional de un bien tan valioso como escaso, y evitar entre todos tener que entrar en restricciones».

El Plan de Emergencia contempla tres escenarios diferentes. El primero de ellos, una ausencia total de lluvias durante la primavera, lo que conllevaría que a finales del mes de junio la Marina Baixa entraría en situación de emergencia y serían necesarios aportes externos cifrados entre tres y cinco hectómetros cúbicos, con un coste cercano al millón de euros por cada hectómetro cúbico que se precise.

El segundo escenario posible pasaría por recibir las lluvias habituales en esta estación primaveral, con lo que los aportes externos serían también los habituales, aunque de menor cuantía. Llegado a este punto cabe recordar que el Consorcio de Aguas de la Marina Baixa solicita cada año un trasvase de hasta un millón de metros cúbicos de agua para garantizar el suministro. Se trata, han explicado desde el organismo, de una petición que se realiza anualmente sea cual sea la situación hídrica de la comarca al objeto de asegurar el agua en el caso de que no lloviera.

El último escenario previsto plantea la llegada de precipitaciones en primavera, pero no de forma suficiente. De ser así, los aportes externos previstos para el verano se situarían entre uno y tres hectómetros cúbicos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios