Borrar
Imagen de una actividad reciente organizada por AFA Marina Baixa TA
La paralización de dos ayudas de la Generalitat coloca a la Asociación de Familiares de Alzheimer de la Marina Baixa al borde del cierre

La paralización de dos ayudas de la Generalitat coloca a la Asociación de Familiares de Alzheimer de la Marina Baixa al borde del cierre

Con tres décadas de historia presta servicio a más de un centenar de enfermos y sus familiares

Viernes, 28 de junio 2024, 14:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La suspensión de una subvención de la Generalitat Valenciana en 2023 y la demora en el pago de una nueva línea de ayudas para cubrir las necesidades del pasado año y del actual, mantiene seriamente comprometida la continuidad de la Asociación de Familiares con Alzheimer (AFA) de la Marina Baixa.

Una asociación con tres décadas de historia que presta servicios de estimulación cognitiva, ocio inclusivo y apoyo psicológicos a afectados y familiares allá a donde no llega la Administración y que podría dejar sin servicio a más de 100 usuarios a los que se suman sus familiares y sus cuidadores.

La técnica de AFA, Inma Grimalt, ha manifestado que siguen a espera de que la conselleria de Bienestar Social publique la resolución de esta ayuda.

El plazo para resolver que tiene la administración es de seis meses y después habría que esperar a que se materializara el pago.

«No sabemos de qué cantidad económica se trata ni cuándo llegaría. Nosotras hemos tirado del dinero que ya teníamos y por ahí hemos solventado el tema hasta ahora, pero la situación ya es crítica y así se lo hemos hecho saber a la administración», afirma.

Por su parte, Garbiñe Mondragón, presidenta de la organización, ha detallado que su área terapéutica atiende tanto a los pacientes con esta enfermedad neurodegenerativa como a sus familiares y principales cuidadores. Un cuidado diario de lunes a viernes que es posible gracias a tres auxiliares y tres técnicos en ámbitos como la neuropsicología o la fisioterapia.

Mondragón lamenta la situación en la que pueden quedar sus usuarios. «Lamentablemente no tenemos medios para tener terapeuta ocupacional. ¿Cerramos la puerta, nos vamos y dejamos a los usuarios desamparados?«, inquiere.

La asociación se enfrenta ahora a la paralización del servicio y la posible disolución. Los seguros sociales son el pago inminente que todavía no saben cómo van a afrontar.

Una de las usuarias, Leonor Fuentes, socia desde hace un año cuando a su marido le diagnosticaron alzhéimer, expone que el apoyo de AFA es fundamental porque «es el único centro preparado para cuando tienes ese problema, en los centros de día y residencias no hay plazas... ¿Si esto cierra qué vamos a hacer?«.

AFA Marina Baixa se fundó hace ya casi tres décadas por un grupo de familias que buscaban recursos y apoyos y tiene sede en el centro social Pepa Esperanza de Benidorm.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios