Borrar
Urgente Desconvocan 'in extremis' la huelga de taxis prevista para este miércoles
Mariano Sanz en una imagen de archivo CF La Nucía
Mariano Sanz, capitán del C.F. La Nucía, habla claro sobre «los cobardes» que pincharon las ruedas de los coches de los jugadores

Mariano Sanz, capitán del C.F. La Nucía, habla claro sobre «los cobardes» que pincharon las ruedas de los coches de los jugadores

El equipo perdió en Terrasa y ha quedado matemáticamente descendido | Los jugadores, que llevan dos meses sin cobrar, fueron víctimas de un acto vandálico en sus vehículos

Martes, 2 de abril 2024, 13:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los jugadores de La Nucía han vivido este fin de semana la cara más amarga del deporte. Tras su derrota en el campo del Terrasa, el equipo rojillo ha quedado matemáticamente descendido a Tercera RFEF a falta de cinco jornadas para el final de la temporada. Esto, claro, en el ámbito deportivo. Pero por si ese castigo no fuera ya suficiente, los jugadores se encontraron a su regreso la otra cara de lo peor del fútbol y es que algún vándalo decidió acceder al aparcamiento donde se encontraban los coches de los jugadores, dentro de la Ciutat Esportiva Camilo Cano, para pinchar las ruedas de esos vehículos.

En un comunicado, el club ha denunciado los hechos y ha anunciado ya el inicio de todas las medidas judiciales necesarias para poder encontrar al autor o autores de este acto de vandalismo.

Visiblemente abatido tanto por lo deportivo como por todo lo sucedido más allá del campo a lo largo de todo el año, el capitán del equipo, Mariano Sanz, ha concedido una entrevista a Todo Alicante para arrojar luz sobre cómo está viviendo la plantilla esta situación tan complicada.

-Antes de hablar de lo sucedido este fin de semana en lo extradeportivo, permíteme preguntarte por el conjunto de la temporada. Un año que comenzó ya muy tarde tras un verano muy convulso en lo institucional y tras el que ya no se presagiaba nada bueno.

- Así es. Los anteriores propietarios, inversores, gestores del club, que estaban el año pasado, nos abandonaron al final de la temporada pasada, dejando una situación muy delicada, muy difícil, con muchas deudas con jugadores, con personal del club, con la Seguridad Social... Todo eso hizo que el proyecto arrancase tarde y de aquella manera.

Luego, empezó la temporada y no dimos con la tecla. Pasaban los partidos y no éramos capaces de ganar. Una situación que me he preguntado mucho durante toda la temporada, qué pasa, por qué.

- El caso es que, al menos sobre el papel y pese a todos los problemas, la plantilla que se reunió hacía presagiar este descalabro deportivo.

- Si conoces un poco lo que es la categoría, la plantilla de La Nucía tiene jugadores que, según mi punto de vista, son de los buenos de la categoría. Y no uno, ni dos, ni tres; sino la mayor parte de la plantilla ya ha competido en categorías superiores. Y nunca me he podido imaginar este escenario. Si tú me dices hace un año o nueve meses: Mariano, os veo últimos dentro de nueve meses. Te digo: Nico, estás loco.

Pero esto es el deporte, esto es el fútbol. Muy, muy complejo muchas veces. Y no es la primera vez que pasa. Hemos visto equipos grandes como Atlético de Madrid, Betis, con plantillas para luchar por todo e irse a Segunda División, pues en esta ocasión nos ha tocado a nosotros.

- No hace mucho, Kiko Lacasa argumentaba que en el club, desde el verano pasado, desde la salida de los americanos hasta ahora, han pasado cosas que sólo vosotros sabéis. El aficionado y los periodistas solamente podemos elucubrar cuáles son esas cosas, pero creo que para entender todo lo que ha sucedido, tantos cambios de entrenadores, esa mala racha deportiva… sería bueno que, en la medida de lo posible, nos dijeseis qué es eso que solamente vosotros sabéis. ¿Cuáles son los puntos de inflexión que crees que os han podido llevar a esta deriva?

- En este caso, en este tipo de situaciones, cada uno tiene su punto de vista. Yo, sobre las palabras de Kiko que tú comentas, sinceramente no te sabría decir. Yo he preguntado a mi círculo más cercano, que están en esto del fútbol, que nos conocen, qué pasa, y por qué. No me gusta poner excusas, no me gusta mirar afuera a otros. Al final, jugamos nosotros, los jugadores, y no hemos sido capaces de sacar el rendimiento ni estar cerca de lo que deberíamos haber sacado.

Que otros tomen decisiones de cambios de entrenador, que ahora estemos pasando por una situación económica difícil… eso son escenarios que en el fútbol, en estas categorías, pasan. Pasan más de lo que creemos. Por eso yo me centro exclusivamente en lo deportivo y me hago la pregunta: ¿Qué ha pasado?

- ¿Cómo está la plantilla?

Emocionalmente estamos muy tocados últimamente. En enero no estabas emocionalmente roto como estamos hoy. Es muy complejo y muchas veces, como te he dicho, son temporadas que se dan y tienes que aceptarlas como tal. Y en lo que crees que no has estado a la altura, el año que viene enfocar de la mejor manera posible.

- Como capitán, una de tus misiones es la de, cuando vienen mal dadas, infundir ánimos y exigir o pedir a tus compañeros, esa piña, esa unión, esas ganas de seguir adelante. ¿Puedes poner más o menos una fecha en el momento en que esa misión se volviese tremendamente complicada? Por decirlo de una manera muy clara, ¿cuándo se arrojó la toalla?

- Sí. Creo que la dirección deportiva en el mercado de invierno se mueve muy bien. Trae a jugadores que hace diez meses eran los mejores de la categoría, como puede ser Juan Delgado, Adrián León, Cristian… jugadores, como te digo, que hace nueve meses los querrían todos los equipos de la categoría.

- Y entran en la plantilla y la plantilla se los lleva por delante. Juan no está a su nivel, Adri León no está a su nivel Cristian no está a su nivel. La plantilla se los lleva por delante. El fútbol se lo lleva por delante. Es muy curioso. Es mucho de psicología. Yo muchas veces he dicho que no ficharía entrenadores, ficharía psicólogos. ¿Cómo es posible que te refuerces con lo mejor que hay en el mercado y no salgan los resultados, sino que se empeoren? Pues yo lo tengo claro: nosotros, a esos compañeros, a esos futbolistas, nos los hemos llevado por delante con nuestra situación emocional, futbolística, institucional.

- Te notó muy dolido. Y autocrítico.

- Soy una persona crítica, conmigo sobre todo. No me gusta mirar mucho afuera. Y estoy dolido porque esperaba que esto fuese otra cosa. Esperaba estar ahora hablando, haciendo esta entrevista contigo, pues hablando de las posibilidades de llevarnos al campeonato o entrar en play-off de ascenso. Esa era mi perspectiva. Y cuando te encuentras en esta situación, pues estás dolido, descolocado, porque es que no estás luchando por salir del descenso; es que estás descendido a cinco jornadas de que termine la competición.

- Como tú mismo has reconocido en una entrevista con los compañeros de Radio Marca, lleváis dos meses sin cobrar. Parece complicado exigirle a cualquier trabajador que rinda a su máximo nivel si no cobra su salario.

- Evidentemente. Eso es una situación muy difícil que te afecta, que llegas al vestuario y en vez de hablar del rival, estás hablando de lo que te queda en la cuenta, del pago que te viene. Somos personas, somos seres humanos y afecta, claro que afecta. En el mundo del fútbol, desgraciadamente, esto pasa más de lo que creemos.

- Y llega este fin de semana y unos vándalos deciden que mientras vosotros os estáis jugando la vida en Terrassa, pinchar las ruedas de vuestros coches.

- Estos no son aficionados de La Nucía. Esto no es una venganza. ¿Venganza de qué? Estos son unos cobardes Y poco más se puede decir de esta banda de incívicos. Poco más. ¿Por qué lo hacen? ¿En qué cabeza cabe que a una persona con un hijo a su cargo, con la situación que estamos viviendo, te pinchen las cuatro ruedas de un coche? Una persona que lleva una situación de casi tres meses sin cobrar, que ahora tendrá que hacer un desembolso de 1.100 euros. Te puedes imaginar el estado de esa persona o si quieres te lo comento.

- Me lo puedo imaginar, pero me gustaría que le pusieses palabras.

- Pues la palabra es roto. La persona está rota. Hablas con él, una persona alegre que estás en el vestuario y siempre está haciendo bromas y te estás riendo. Y está rota. Mejor no tratar con él porque incluso puede llegar a discutir. Qué cruel. Y los payasos estos, los cobardes estos. ¿Por qué? ¿Por qué hacen este tipo de cosas? ¿En qué cabeza cabe?

- Supongo que como futbolistas que sois, podéis incluso comprender una bronca, una pañolada, una pitada desde la grada, una muestra de enfado hacia la plantilla durante un partido, pero esto no.

- ¿Sabes qué pasa? Que yo no comprendo algunas cosas. Si te enseño mi Twitter, yo no comprendo que gente se alegre que yo descienda y me insulte. Yo no lo comprendo. Yo no comprendo que un descerebrado se ponga a pinchar ruedas de coche. Yo no le doy normalidad a que a que uno le diga mono al portero del Rayo Majadahonda. Es que damos naturalidad a situaciones que no lo son. Estamos creando una sociedad carente de principios. Yo creo que el normalizar este tipo de situaciones nos lleva a ser una sociedad débil.

- Tú eres padre. No sé si tus hijos o tus hijas están en edad de ello, pero ahora mismo, ¿te gustaría que se metiesen en el mundo del fútbol?

- El fútbol, para mí, es lo más bonito que me encontré en mi vida a nivel externo, porque por encima de mi familia no está el fútbol, desde luego. Yo me divierto mucho con el fútbol. Tengo casi 35 años, llevo jugando al fútbol toda mi vida. Termino la temporada de fútbol con mi equipo profesional y me voy con mis amigos de toda la vida a jugar torneos de fútbol siete, de fútbol playa. Eso para mí es el fútbol.

Que me llenen mi cuenta de Twitter de insultos y eso, para mí no es fútbol. Para mí es fútbol el ir al vestuario, pasármelo bien, disfrutar compitiendo, sobre todo. Me lo paso muy bien compitiendo. Para mí eso es fútbol. Luego también sé que en el escenario del fútbol están estas personas irracionales a las que hemos dado normalidad.

Y si mi hijo quisiese jugar al fútbol, sin duda, le apoyaría, porque el fútbol a mí me ha dado lo mejor que tengo en mi vida, que son mis amigos, con los que disfruto a día de hoy, con los que estoy deseando quedar, con los que estoy planificando el torneo de verano. Sin duda les animaría a mis hijos a que hiciesen el deporte que quisieran. Si es en este caso el fútbol, sin duda. También les explicaría que en esta película hay actores secundarios que son gente irracional, irrespetuosos, incívicos, carentes de valores, que bueno, que te los encuentres en la vida, en otros contextos, pero en el fútbol de manera más común.

- De aquí a final de temporada quedan cinco jornadas. ¿Ahora, qué?

Pues ahora seguir. La vida sólo tiene un camino, que es seguir adelante. Hay que tener ilusión por la vida, hay que tener ilusión por el día a día. Ya que vamos a compartir espacio y tiempo, vamos a hacerlo de la mejor de las maneras, vamos a intentar competir de la mejor de las maneras y seguir. La vida no ha quedado aquí, ni mucho menos. Esto no para.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios