Salvador Navarro atiende a los medios de comunicación en un acto en Alicante / miriam gil albert

Energías renovables: el atasco burocrático indigna a las empresas

La CEV exige a la Generalitat que deje de bloquear los proyectos de producción eléctrica con energía limpia

José Carlos Martínez
JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ Alicante

La producción de energía limpia se ha convertido en fuente de conflicto entre las empresas y la Generalitat por las discrepancias en torno a los ritmos de tramitación de nuevos proyectos. De hecho, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) ha exigido este miércoles que se ponga fin al «atasco burocrático» que, a su entender, está retrasando el tránsito hacia las renovables en la Comunitat.

La patronal reclama una actuación más responsable por parte de los partidos políticos que, «al tiempo que exigen que las empresas y los territorios sean más sostenibles, ponen límites a las renovables». Y para atestiguarlo aportan cifras que consideran que hablan por sí solas

La Comunitat, según los datos de la CEV, incrementó su potencia instalada en energías renovables a lo largo de 2021 tan solo en 43MW, mientras que en lo que va de 2022 lo ha hecho en 6MW. Estos números contrastan con los de otras comunidades, como Castilla-La Mancha y Extremadura, donde su potencia instalada en renovables ha crecido en más de 2.000MW, o Aragón y Andalucía, en más de 1.000MW.

Carga contra determinadas consellerias

La CEV hace responsables a determinadas consellerias del bloqueo para producir electricidad a partir de fuentes renovables. Acusa a sus responsables de actuar en clave electoral. Esta manera de proceder, según recalca la CEV, «está impidiendo no solo frenar el deterioro medioambiental, sino rebajar la factura energética, lo que favorecería la moderación de la inflación y un mayor dinamismo de la economía.

Igualmente, advierte del peligro de que decaigan aquellos proyectos que sigan bloqueados en enero al perder los puntos de conexión concedidos por Red Eléctrica. «Hay demasiado en juego como para perder la oportunidad de ser más sostenibles que nos ofrecen los fondos europeos solo por una cuestión de ideología», ha denunciado el presidente de la CEV, Salvador Navarro.

A su juicio, es urgente desbloquear la situación actual y para hacerlo la CEV propone, entre otras acciones, acortar los plazos establecidos para el otorgamiento de los permisos por parte de la Administración, y garantizar su cumplimiento, aplicando siempre que sea posible el silencio positivo.

Además, insta a autorizar la realización simultánea de trámites y a dotar a la Administración del personal necesario para cumplir con los plazos estableciods, o incluso valorar la posibilidad de subcontratar parte de los procesos. Yendo más allá, urge a provechar la oportunidad que supone el uso de la digitalización y los procesos telemáticos, lo que implicará una gran simplificación de los trámites.

A todo lo anterior, menciona también la conveniencia de recurrir a la figura legal de la declaración responsable (como mínimo, en licencias de obras y actividad) y homogeneizar los procesos entre las administraciones que participan en determinadas autorizaciones (estatal, autonómica, municipal y organismos afectados).

«El sesgo político en ciertas áreas de la Administración contra los proyectos de renovables no puede cercenar la necesaria transformación energética», crítica la patronal. «Es un asunto que trasciende el área de la energía y afecta al modelo económico», ha añadido el presidente de la CEV.