Borrar
Altea es uno de los municipios que tiene previsto implementar la tasa en 2024 Ayto. Altea
El Consell aprueba la tasa turística | Aprobada la tasa turística que «puede comprometer todo nuestro futuro», según los hoteleros

Aprobada la tasa turística que «puede comprometer todo nuestro futuro», según los hoteleros

Los servicios jurídicos de Hosbec estudian la impugnación de esta norma ante los tribunales

Jueves, 24 de noviembre 2022, 12:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El turismo de la Comunitat Valenciana, con los empresarios de Benidorm –el gran buque insignia del sector en la región– a la cabeza, han recibido como un auténtico jarro de agua fría la aprobación de la creación de la llamada tasa turística, una propuesta nacida del seno de Compromís y que cuenta con el pleno rechazo no sólo del sector, sino de buena parte de la sociedad y la totalidad del arco parlamentario autonómico incluido, pese a que su voto favorable ha sido indispensable para aprobar la medida y no generar un cisma en el Botanic, el PSPV-PSOE de Ximo Puig.

Por ello, desde la patronal hotelera Hosbec, la más potente de la Comunitat Valenciana con más de 100.000 camas asociadas, mantienen la presión sobre los políticos valencianos tratando de ganar una batalla que, aunque está irremediablemente perdida en lo político, quieren ganar a toda costa en términos de imagen y apoyo social.

Para ello, los responsables de Hosbec, que el próximo día 2 de diciembre escenificará en su Asamblea General el traspaso de poderes entre Toni Mayor y Fede Fuster, insisten en afirmar que «no es una tasa, sino un impuesto. Uno más que hará menos competitivo nuestro destino frente a competidores directos y cercanos». Y subrayan que crear «un nuevo impuesto que demonice la actividad turística puede comprometer todo nuestro futuro».

En ese sentido, como explica Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, esta iniciativa crearía «un impuesto que agrava todavía más la presión fiscal de los valencianos» y que, asegura, es «una de las más altas de España».

Con esta reflexión, Hosbec quiere ganarse a la opinión pública valenciana ya que, aseguran, según los datos de actividad de los últimos meses y años, la creación de esta tasa turística supondría que también tendrían que pagar por pernoctar en la región «el 30% de los turistas que proceden de la propia Comunitat».

Contra la recuperación del sector

Nuria Montes también llama la atención sobre el hecho de que las empresas turísticas siguen todavía tratando de superar la profundísima herida económica que en sus libros de cuentas han dejado la pandemia primero y la actual subida de precios, después y los efectos que una bajada de la competitividad con destinos competidores podría tener.

La secretaria general de Hosbec insiste en que la tasa turística «es un impuesto inoportuno que viene a castigar todavía más a empresas que no han superado aún los efectos de la crisis de la Covid y que está inmersa en una compleja situación económica derivada de la inflación y de los incrementos de costes energéticos y de alimentación que forman parte básica de su prestación de servicios».

E insiste la dirigente hotelera en que «este castigo, además, se amplía a los consumidores que eligen Comunitat Valenciana como destino de su preferencia, que también sufren los efectos de los incrementos de la cesta de la compra» y que, alerta, podrían terminar cambiando su elección por otros puntos cercanos de la geografía española «como, por ejemplo, la Región de Murcia».

Otro de los motivos, especialmente en un contexto de crisis económica, que lleva al sector a rechazar de plano la creación de la tasa turística se fundamenta en que esta actividad económica se ha mostrado, en momentos de zozobra vividos en el pasado, como un valor seguro para «sostener y tejer la red de seguridad de la economía valenciana» algo que, aseguran, también ocurrirá «en los próximos años como ya lo hizo en crisis anteriores».

Algo que, asegura Montes, será todavía más acuciante «ante la grave crisis industrial y de las empresas tecnológicas», frente a lo que «el turismo y todo su efecto arrastre será la actividad que contribuya decisivamente a la creación y mantenimiento del empleo, ingresos y contribución al PIB».

Y para despejar cualquier duda sobre lo transversal del daño que la creación de la tasa turística puede hacer, a juicio de los hoteleros, en todo el sector turístico, Nuria Montes avisa de que «no sólo el segmento vacacional va a resultar afectado, sino sobre todo el urbano, el de negocios e incluso el turismo de interior» ya que «ninguna ciudad como Málaga, Sevilla, Madrid, Bilbao, Zaragoza, Santiago... ni Canarias, ni Murcia, ni la costa andaluza... ni zonas de interior de Cuenca, Teruel o Albacete van a castigar a sus turistas y visitantes con un impuesto a adicional a los que ya pagan».

Premio al turismo menos sostenible

Y en un contexto histórico en el que todas las ciudades y las actividades económicas de todo tipo están abanderando la 'causa verde' buscando la manera de hacer más sostenible su actividad, los responsables de Hosbec consideran que «la tasa turística va a premiar al turismo menos sostenible: el no regulado y el que no crea empleo, y todo el que se desarrolla en torno a la economía sumergida».

Algo que, así mismo, puede dañar la reputación del destino ya que «ninguno de ellos va a pagar tasa alguna por lo que esta figura va en contra precisamente de los criterios de calidad, profesionalización, prestigio y hospitalidad que debe presidir toda la actividad turística en la Comunitat Valenciana».

Por todo ello, Nuria Montes insiste en que «hay suficientes motivos más que justificados para aparcar en estos momentos la tramitación de la proposición de Ley, sobre todo, teniendo en cuenta que no se ha solicitado ni se dispone de informe alguno que avale la conveniencia y el ajuste a derecho del impuesto que se va a aprobar».

Además, anuncia que «los servicios jurídicos de Hosbec van a estudiar la impugnación de esta norma ante los tribunales, ya que un impuesto que nace bonificado al 100% es un impuesto claramente innecesario que no debería siquiera pasar de la fase de documento borrador».

Y afrima que «si se desea crear un impuesto de carácter municipal, como se ha vendido, hay que hacerlo a través de una modificación de la Ley de Haciendas Locales para que sea verdaderamente un impuesto municipal».

València y Altea, a favor

La tasa turística, en cualquier caso, entrará en vigor en 2024 y será potestad municipal implementarlo o no. Por el momento, sólo València se ha manifestado favorable a su aplicación, mientras que en la comarca de la Marina Baixa sólo Altea, donde actualmente gobierna un bipartito formado por Compromís y PSPV-PSOE, es el único que no se ha mostrado plenamente contrario a su implantación.

De hecho, Diego Zaragozí, portavoz del equipo de gobierno y próximo candidato a la alcaldía por parte de Compromís en sustitución de Jaume Llinares, que ha ocupado el cargo durante los últimos ocho años, ha explicado a TodoAlicante que ellos, también a nivel local, «nos hemos posicionado a favor» de esta tasa y avanza que «si seguimos gobernando» tras las próximas elecciones, «se tomará la decisión sobre su implementación en Altea llegado el momento», aunque subraya que «en principio, sí» se hará.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios