El Bono Social está pensado para compensar los gastos de la calefacción, el agua caliente o la cocina. / TodoAlicante

Los alicantinos, a la espera de recibir las ayudas del Bono Social Térmico

Miles de usuarios denuncian la falta de claridad en la tramitación de estas prestaciones para personas vulnerables

Pau Sellés
PAU SELLÉS Alicante

Alrededor de 161.000 vecinos de la Comunitat en situación de vulnerabilidad están a la espera de recibir las ayudas del Bono Social Térmico. Este programa -pensado para compensar los gastos de la calefacción, el agua caliente o la cocina- está generando dudas entre los beneficiarios, que no saben ante qué institución deben tramitar las ayudas. La situación de desconcierto es tal que el Síndic de Greuges ha resuelto numerosas quejas de usuarios al respecto en los últimos dos años.

La problemática se remonta al 2020, cuando aparecen las primeras ayudas pendientes de resolver a cargo de la Generalitat. A través de un requerimiento, el Síndic reclama a la Presidencia de la Generalitat que determine, «sin dejar lugar a duda», la entidad u organismo competente para hacer frente a la gestión y pago del Bono Social.

El único organismo autonómico que por el momento se ha comprometido a gestionar las ayudas es el Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (IVACE), dependiente de la Conselleria de Economia Sostenible, y que se encarga de las solicitudes hechas en 2021. Sin embargo, y según apunta el Síndic, se desconoce quién debe tramitar las ayuda de 2020 y de 2022.

El defensor afirma en su informe que las más de 161.000 personas beneficiarias de esta ayuda esperaron a lo largo de todo el año 2020 su abono; «pero al no producirse, empezaron a reclamarlo a las distintas consellerias, pues desconocían a quién correspondía la tramitación de los fondos ministeriales destinados a ese fin».

«Indefinición» en las atribuciones

En 2019 fue el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico el encargado de gestionar y tramitar el Bono Social Térmico, pero a partir de 2020, ya correspondía hacerlo a las Comunidades Autónomas.

A través de su queja, el Síndic establece una cronología de hechos, por la cual aseguran que la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas reconoció en julio de 2021 que todavía no se había designado el órgano competente para la gestión y pago de este bono.

Asimismo, la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática comunicó al Síndic a finales del año pasado que dicha tarea le correspondería a la futura Agencia Valenciana de la Energía, que habría de crear la Conselleria de Economía. Dos meses más tarde, Vivienda notificó al defensor que, finalmente, era el IVACE quien asumía la gestión del BST.

El Síndic atribuye a Presidencia de la Generalitat los conflictos surgidos entre consellerias para tramitar el Bono Social Térmico

En febrero de 2022, la Conselleria de Economía Sostenible manifestó al Síndic que el encargo recibido por el IVACE se circunscribía exclusivamente a la gestión y pago del Bono para 2021. La cronología hecha por la Sindicatura continua, evidenciando la aparente falta de entendimiento entre consellerias.

Así las cosas, el órgano defensor considera que «Presidencia es la responsable de resolver los conflictos que han podido surgir en la gestión de las ayudas para el 2020», que siguen sin recibir sus beneficiarios, entre otros motivos, por la «indefinición de las atribuciones competenciales entre las distintas Consellerias».