Borrar
Rafael Gregori Sirvent, 'Rafelet'. TA
Una calle para 'Rafelet', símbolo de la panadería alicantina

Una calle para 'Rafelet', símbolo de la panadería alicantina

Los comerciantes reclaman poner el nombre de Rafael Gregori Sirvent a un vial en homenaje al mítico promotor del horno tradicional más decano de la comarca de l'Alacantí

Viernes, 12 de enero 2024, 17:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pasear por la calle Maestro Alonso, en el tradicional barrio de Carolinas de Alicante, es oler esencia alicantina. El limón rallado, la canela, el anís o el pan de payés tienen su característico olor que se queda grabado en la nariz y transporta a la niñez a cualquiera que pase por la puerta de la panadería Rafalet.

Y es que, este comercio lleva toda una vida en Carolinas, siendo referente del pan hecho como antes. Tras el mostrador muchos han conocido a Rafael Gregori Sirvent, aunque la mayoría lo hacían por su apodo Rafelet, el mismo que da nombre al comercio que él mismo heredó de su padre.

Y es que Rafelet era todo un referente en el comercio de la ciudad de Alicante. Tanto que, tras su reciente fallecimiento -el pasado 27 de diciembre-, el colectivo de comerciantes asociados por Alicante ha presentado una propuesta para poner su nombre a una calle en la ciudad para destacar «su dedicación, labor incansable, contribuyendo con todo ello a engrandecer y elevar la marca Alicante».

Noticia relacionada

Desde esta entidad también han solicitado un reconocimiento especial y honorífico al «gran comerciante» en los próximos premios de Comercio Ciudad de Alicante.

En un escrito recogen la historia de Rafelet, que recibió el horno de mano de su padre, el creador del comercio en 1932, lo que lo sitúa como uno de los hornos tradicionales decanos de la comarca del Alacantí.

Desde entonces 'Rafelet' ha sido referencia de la cocina alicantina por todo el mundo. Sus roscones de reyes fueron degustados en Moncloa y Zarzuela, su coca amb tonyina llegó desde los racós de las hogueras y barracas hasta Japón y sus toñas y monas de Semana Santa han sido la merienda tradicional de Pascua de generaciones y generaciones de alicantinos.

En su escrito el Colectivo de Comerciantes Asociados por Alicante recogen su lucha por la libertad de horarios «logrando que un comercio tradicional sea un referente, un símbolo y una identidad para los alicantinos. Rafelet nos ha dejado una forma de gestionar su local con un trato al consumidor cercano, humilde, y sin mirar el reloj. Siempre con una sonrisa y recordando el nombre de cada uno de sus clientes». Una labor que le valió el premio al Comercio del Ayuntamiento de Alicante en 2003 y 2016.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios