Borrar
Logo de la empresa Google. Reuters
Francia multa a Google con 250 millones de euros en una disputa con la prensa gala

Francia multa a Google con 250 millones de euros en una disputa con la prensa gala

El organismo galo considera que el chatbot de la empresa tecnológica se entrenó con contenidos de editores y agencias de noticias sin comunicárselo a estos medios

Beatriz Juez

Miércoles, 20 de marzo 2024, 12:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Autoridad de la Competencia francesa impuso hoy una multa de 250 millones de euros a Google y a su empresa matriz Alphabet en un contencioso que el gigante digital mantenía con editores y agencias de prensa en Francia sobre su remuneración por utilizar sus contenidos en internet. Google, por su parte, calificó la multa de «desproporcionada».

El gendarme de la Competencia decidió multar a Google al constatar que el gigante tecnológico había incumplido los compromisos que asumió en junio de 2022. En concreto, le acusa de no haber respetado cuatro de los siete puntos a los que se había comprometido hace dos años.

En primer lugar, la Autoridad de la Competencia acusa a Google de no haber negociado «de buena fe» con los editores franceses «sobre la base de criterios transparentes, objetivos y no discriminatorios en un plazo de tres meses», tal y como se había comprometido a hacer.

Google tampoco ha trasmitido a los editores o agencia de prensa «las informaciones necesarias para una evaluación transparente de su remuneración por los derechos afines» ni ha tomado «las medidas necesarias para que las negociaciones no afecten a las relaciones económicas que Google tiene con esos editores o con las agencias de prensa» francesas, según la Autoridad de la Competencia.

En cuanto al servicio de inteligencia artificial «Bard», lanzado por Google en 2023 y que ahora se llama Gemini, el organismo regulador galo constató que éste había utilizado «para propósitos de entrenamiento» los contenidos de los editores y agencias de prensa sin advertir a los medios ni a la propia Autoridad de la Competencia de ello.

Además, según el organismo regulador, Google no ha propuesto una solución técnica para que los medios puedan oponerse a la utilización de sus contenidos por Bard (opt-out) «sin afectar la visualización de contenidos protegidos por los derechos afines sobre otros servicios de Google» y afectando así a la capacidad de los editores y agencias de prensa a negociar una remuneración.

El gigante estadounidense consideró «desproporcionada» la multa con respeto a los incumplimientos detectados por la Autoridad de la Competencia de ciertos sus compromisos asumidos en junio de 2022 sobre los derechos afines. La compañía considera que no se han tenido suficientemente en cuenta los «esfuerzos» que han realizado y se queja de la ausencia de medidas reglamentarias claras.

Google recordó que es la primera y única plataforma en haber firmado acuerdos de licencia significativos por derechos afines con 280 editores de prensa franceses – cubriendo más de 450 publicaciones -y en haber desembolsado varias decenas de millones de euros al año.

«Hemos transigido porque es hora de pasar página, como lo prueban los numerosos acuerdos con los editores», explicó en un comunicado Google, que mostró su deseo de «conectar a los internautas con contenidos de calidad» y de «trabajar de forma constructiva con los editores franceses».

Francia traspuso en julio de 2019 en su derecho nacional la directiva sobre los derechos de autor y derechos afines de la Unión Europea, que tiene como objetivo implementar las condiciones para una negociación equilibrada entre editores, agencias de prensa y plataformas digitales. Los derechos afines permiten que diarios, revistas o agencias de prensa sean remunerados cuando sus contenidos son reutilizados en motores de búsqueda.

Este marco legislativo tenía como objetivo redefinir, a favor de la prensa, el reparto de la remuneración por sus contenidos y responder, de este modo a «las profundas mutaciones» que conoce el sector de la prensa desde hace varios años, en particular «por el incremento de las audiencias digitales, la disminución de la difusión en papel y la captación de una parte significativa de la publicidad por las granes plataformas digitales», recordó el gendarme de la Competencia en un comunicado.

En julio de 2021, la Autoridad de la Competencia había impuesto ya a Google a pagar una multa de 500 millones de euros por no haber negociado «de buena fe» con los editores de prensa franceses.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios