Detenido por envenenar a un compañero de trabajo en Elche

El arrestado está acusado de echar disolvente y amoniaco en la botella de agua de la víctima con el objetivo de acabar con su vida

Alejandro Hernández
ALEJANDRO HERNÁNDEZ Alicante

La Policía Nacional ha detenido a una persona de 51 años -de nacionalidad brasileña- como presunto autor de una tentativa de homicidio, al haber envenenado, presuntamente, a un compañero de trabajo. Según informan fuentes policiales, el arrestado introdujo disolvente y amoniaco en la botella de agua que tenía el nombre de la víctima, con la posible intención de atentar contra su vida.

Las pesquisas comenzaron cuando la Sala 091 del Centro Inteligente de Mando, Comunicación y Control (Cimacc) recibió un comunicado, donde se alertaba sobre un trabajador de una empresa del metal, que estaba siendo trasladado de urgencia al Hospital IMED de Elche por una posible ingesta de algún producto químico nocivo para la salud.

Los agentes pertenecientes a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Elche iniciaron una investigación para esclarecer lo ocurrido. Los policias tenían las sospechas de que el producto químico pudiera haber sido suministrado de forma deliberada a la víctima por alguien del entorno laboral.

Ante esta situación, los investigadores se personaron en la empresa donde ocurrieron los hechos para entrevistarse con el gerente y con varios trabajadores que estaban presentes cuando el damnificado comenzó a sentirse indispuesto.

Según informa la policía, uno de los trabajadores que atendió a la víctima describió el fuerte olor a químico -similar al del disolvente- que emanaba de la botella de agua que estaba individualizada con su nombre. Tras ello, comenzó a encontrarse mal.

Después de escuchar la declaración, los agentes trasladaron la botella al laboratorio de la Policía Científica de la Comisaría de Elche, donde se analizó su contenido. El minucioso estudio reveló que la botella contenía agua adulterada con un alto nivel de disolvente y amoníaco, productos muy nocivos y tóxicos para la ingesta humana.

Tras analizar todas las secuencias del suceso, los agentes descartaron la ingesta del líquido por accidente y una posible acción suicida. La conclusión era que el compañero de trabajo le había suministrado voluntariamente los productos químicos en la botella. Al parecer, tenían desavenencias por problemas laborales.

La intención del detenido, según explica el cuerpo policial, era atentar contra su vida. Por eso motivo, los agentes localizaron y detuvieron al sospechoso, acusado de homicido en grado de tentativa, por medio de envenenamiento.

El detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Elche. A la víctima se le trató médicamente y fue dada de alta del centro hospitalario tras evolucionar favorablemente de las lesiones sufridas.