Borrar
Urgente Alicante ya conoce a 'San Carlos' su futuro Centro de Congresos
Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional P.N
Detenida por asestar varias puñaladas por la espalda al novio de su inquilina en Alicante

Detenida por asestar varias puñaladas por la espalda al novio de su inquilina en Alicante

La denunciada niega el ataque y alega que la víctima llegó ya herida al domicilio | El perjudicado y su pareja sostienen que ya habían recibido amenazas de muerte durante el último año

Lunes, 13 de marzo 2023, 19:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al final las amenazas se cumplieron. Una mujer ha asestado varias puñaladas por la espalda al novio de su inquilina. Los hechos ocurrieron el pasado sábado 11 de marzo en una vivienda de la Zona Norte de Alicante. Los cuatro implicados fueron detenidos y ya han sido puestos en libertad.

«Una convivencia insufrible». Así describen todos los involucrados en el suceso el año que han tenido que pasar compartiendo piso en una tensión constante y bajo agresiones verbales. De hecho, entre ellas existen procedimientos penales por amenazas de muerte, incluso alguna vez con cuchillo en mano, de las que todas resultaron con sentencia absolutoria. La presunta agresora, por su parte, había interpuesto una demanda de desahucio previa a este último ataque, la cual todavía estaba pendiente de lanzamiento.

La atacante es propietaria de una vivienda donde reside con su hijo desde hace aproximadamente un año. Tiempo antes había alquilado una habitación a la pareja del apuñalado. El acuerdo era verbal. El agredido también vivía en la casa hasta que llegó la primera denuncia por amenazas por parte de la propietaria, según revelan las primeras investigaciones. Ante tales hechos, decidió irse antes de que pudiese ocurrir alguna desgracia, como finalmente ha sucedido.

La agresión

El pasado sábado 11 de marzo la inquilina llegó a la vivienda situada en la Zona Norte de Alicante, tras un mes de vacaciones. Lo hizo con su novio, quien hacía tiempo que ya no residía en el domicilio tras la primera denuncia por amenazas. La pareja entró a la habitación que tenía alquilada para dejar las maletas del viaje, lo que supuso el motivo de discusión y agresiones mutuas.

La propietaria se sorprendió al verlos entrar. La reacción fue hostil: «Estos no salen vivos de aquí hoy», advirtieron la agresora y su hijo, según el relato de los agredidos en el juzgado de instrucción. La víctima quiso eludir el conflicto y le pidió a su pareja abandonar el lugar para evitar confrontaciones.

De repente, el hijo de la propietaria supuestamente agarró a la inquilina del cuello con el objetivo de estrangularla, según la declaración de los perjudicados. Tras ello, el novio, con el objetivo de defender a su pareja, que estaba siendo agredida, se enzarzó con el agresor y comenzaron una disputa.

La pelea llegó hasta el baño. Es ahí donde la propietaria de la vivienda, al ver que su hijo estaba peleándose, esgrimió un cuchillo de unos 15 centímetros y asestó varias puñaladas por la espalda a la víctima, en la parte próxima a la columna vertebral y en la zona alta de la espalda.

Algunas cuchilladas entraron en el cuerpo causando sangrantes heridas y otras se toparon con una chaqueta de cuero que sirvió de escudo. El médico forense estudia el alcance de las lesiones.

Tenían una orden de desahucio que todavía se encuentra en procedimiento

Una de las heridas era profunda y sangraba abundantemente, por lo que precisó de varios puntos de sutura. Afortunadamente, no alcanzó órganos vitales.

A pesar de que nunca se había llegado a las manos, sí que habían acudido a los juzgados. Entre los cuatro protagonistas había varios procedimientos previos por amenazas, de los que habían salido absueltos, y otro por desahucio. Asimismo, la agresora ya había intimidado con un cuchillo a la inquilina ante la negativa de esta de marcharse del piso, según relata la afectada.

A tenor del relato de las víctimas, tras el apuñalamiento los agresores llamaron a la policía y alertaron de que habían recibido amenazas. Los agredidos, en cambio, se marcharon directamente a comisaría con las graves heridas al estar a escasos minutos de la vivienda. Allí denunciaron los hechos y fueron asistidos médicamente por sus lesiones. A la misma vez que atendían en dependencias policiales a las víctimas, los agentes recibían la llamada denunciando las amenazas.

La calificación del fiscal

El abogado de la víctima del acuchillamiento, José Moreno Bernal, ha solicitado prisión provisional para la agresora por un intento de homicidio, ya que considera que la reiteración de las puñaladas, la zona vital del cuerpo humano donde recibió la agresión, el arma idónea para causar la muerte y las amenazas en fechas anteriores como instantes antes de la agresión, permite calificar así los hechos.

Tras las primeras cuchilladas, la víctima tuvo que zafarse para no seguir siendo apuñalada. El ataque fue de espaldas. Además de las características del instrumento utilizado, se considera por la acusación particular que la víctima en ningún momento pudo esperar ser acuchillada ni pudo remediar de modo alguno el ataque.

Asimismo, constan otras amenazas anteriores que han sido grabadas incluso en sede judicial en los diversos procedimientos que se han seguido mutuamente. La acusación particular las aportará como prueba en el nuevo caso por el apuñalamiento.

La propietaria de la vivienda ya había avisado a la inquilina que si no se iba del piso «iba a suceder algo malo»

La propietaria de la vivienda ya había avisado a la inquilina que si no se iba del piso «iba a suceder algo malo», si bien ahora ante el juzgado de instrucción niega todo apuñalamiento, incluso alega que la propia víctima llegó ya herida al domicilio.

La solicitud de prisión provisional no ha sido admitida por el juzgado de guardia. La fiscalía ha calificado los hechos como lesiones agravadas al ser un acto alevoso. Este delito podría conllevar hasta cinco años de prisión. No obstante, se han dictaminado medidas como la retirada de pasaporte, además de comparecencias quincenales en el juzgado que instruye el asunto.

También se ha impuesto una orden de alejamiento para todos, por lo que ya no vivirán juntos. Durante los próximos días los agredidos acudirán custodiados por policías a la casa donde ocurrieron los hechos para recoger sus pertenencias y abandonar de manera definitiva la vivienda.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios