Borrar
Varias personas pasean por el puente romano el domingo en Córdoba. EFE
Los embalses andaluces ganan más de mil hectómetros cúbicos en solo una semana gracias a las lluvias de la borrasca Nelson
Borrasca Nelson

Los embalses andaluces ganan más de mil hectómetros cúbicos en solo una semana gracias a las lluvias de la borrasca Nelson

Los pantanos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), entre los más secos del país, suben trece puntos porcentuales en siete días y alcanzan el 43% de su capacidad

Lunes, 1 de abril 2024, 11:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La borrasca Nelson se retira de la península tras regar con abundantes precipitaciones zonas donde no se veía llover tanto desde hace décadas y recargar los pantanos de las cuencas más secas del país. La que ha sido en España la Semana Santa más lluviosa en lo que va de siglo ha dejado en Sevilla 117 litros por metro cuadrado, cuando la cantidad normal para todo marzo en la capital hispalense suele ser de 36 litros. Es decir, ha llovido más del triple de lo previsto para todo un mes. Y la ciudad de Málaga ha acumulado 90 litros por metro cuadrado, cuando la media de marzo es de 52. Eso sí, las lluvias llegaron de forma más modesta al Mediterráneo. Según los datos facilitados por el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, en Valencia se acumularon 18 litros por metro cuadrado, 15 en Murcia y solo 5 en Alicante.

Las lluvias de la borrasca Nelson, que han obligado a suspender las procesiones de Semana Santa en decenas de ciudades españolas, han sido especialmente generosas en puntos del oeste peninsular y del Pirineo aragonés. Del Campo ha destacado los 478 litros por metro cuadrado recogidos en Grazalema (Cádiz), los 274 en Cardeña (Córdoba), los 267 en Cazalla de la Sierra (Sevilla) o los 257 de Panticosa (Huesca), donde la nieve caída supone una importante reserva de agua de cara a lo que resta de primavera y del próximo verano.

Las precipitaciones han inyectado notables cantidades de agua a los pantanos peninsulares. Solo en una semana, los 49 embalses de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), la principal de Andalucía y una de las más necesitadas por la sequía, han ganado más de mil hectómetros cúbicos, pasando de 2.430 Hm3 a 3.488 Hm3. En términos porcentuales han crecido trece puntos, del 30% de su capacidad al 43%, un aumento espectacular que no se veía desde 2022. Para hacerse una idea, esos 1.000 Hm3 equivalen al consumo de agua de una ciudad como Madrid (3,28 millones de habitantes) durante 5 años.

Otro buen reflejo de esta situación de bonanza hídrica anida en el pantano de Sierra Boyera, al norte de Córdoba, el primero en vaciarse completamente de toda España y que hoy se encuentra al 70% de su capacidad. El embalse se quedó sin reservas hace un año, lo que obliga desde entonces a suministrar agua potable en camiones cisterna a 72.000 vecinos de 24 pueblos. Gracias a las lluvias de las últimas semanas almacena 28 hectómetros cúbicos, lo que podría poner fin a estas penurias. Y sin salir de la CHG, el pantano granadino de Quéntar ha tenido que desembalsar agua al superar el 90% de su capacidad.

Embalse de Aznalcóllar, en Sevilla
El embalse de Torre de Abraham, en Ciudad Real
El embalse de El Gergal, en Guillena
El embalse de Santillana, en Manzanares el Real
El embalse del Guadalmellato, en Córdoba

1 /

También han crecido en cinco puntos porcentuales los embalses de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, que han visto aumentar sus reservas en 53 hectómetros cúbicos, pasando de 262 a 315 Hm3.

Algo similar ha ocurrido en los embalses extremeños, otros de los más beneficiados por la borrasca Nelson. El embalse de La Serena, el mayor de España, ha acumulado 161 hectómetros cúbicos en las últimas 72 horas y el de Alcántara, el segundo más grande, ha ganado 150. El de la Serena pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, que en su conjunto ha subido casi nueve puntos porcentuales y represan 281 hectómetros cúbicos más que siete días atrás.

El de Alcántara forma parte de la red de la Confederación Hidrográfica del Tajo, cuyos pantanos también se han visto agraciados por las lluvias. Los de Entrepeñas y Buendía, ubicados en la cabecera del Tajo, han alcanzado una cifra de almacenamiento superior a los 1.000 hectómetros cúbicos por primera vez desde 2012. En concreto el de Entrepeñas ha pasado en apenas una semana del 54 al 58% de su capacidad.

Además, algunos pantanos de la Confederación Hidrográfica del Ebro han tenido que empezar a desembalsar agua ante las últimas lluvias y el aumento del caudal de ríos como el Ebro, el Gállego o el Cinca.

Con todo no será hasta este martes 2 de abril cuando el Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) publique su boletín semanal con los datos generales de todos los embalses. Entonces se podrá ver en términos globales cómo ha evolucionado la reserva hídrica en esta ultima semana. Según el último informe del martes pasado, los embalses españoles almacenaban 32.407 Hm3 y estaban al 57,8% de su capacidad, por encima del 51,7% de las mismas fechas del año pasado, pero por debajo de la media de la útima década (62,8%).

Aunque los expertos creen que no hay que lanzar las campanas al vuelo y que tendría que seguir lloviendo para poder garantizar los riegos agrícolas, sí opinan que con las últimas lluvias, la emergencia por sequía ha finalizado en las cuencas del Guadiana y el Guadalquivir, lo que permite garantizar el abastecimiento en estas zonas al menos hasta después del verano. De hecho, y ante la nueva situación, el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, ha descartado que este verano se tenga que llevar agua en barcos a Málaga, como estaba previsto si no llovía.

Las precipitaciones, que han dejado imágenes como las marismas de Doñana inundadas de nuevo, no han sido tan generosas en el este peninsular. Los embalses internos de Cataluña, los que presentan peores índices, han visto aliviar levemente su penosa situación. Están al 16% de su capacidad (hace un mes rondaban el 14%), un pequeño respiro a la extrema sequía que sufre Cataluña.

Menos lluvias y más calor

Con el comienzo de abril, las lluvias van a ir a menos, aunque este lunes aún habrá precipitaciones repartidas por amplias zonas de la península, si bien a partir del martes éstas quedarán acotadas al noroeste peninsular, fundamentalmente a Galicia y zonas próximas. El mercurio, que ha sido bajo para la época del año, se recuperará y se normalizará a lo largo de la semana, alcanzando temperaturas por encima de lo normal a partir del jueves.

Este martes, según el portavoz de la Aemet, un frente dejará lluvias en Galicia, Asturias y noroeste de Castilla y León. Las lluvias irán acompañadas en esta zona por rachas de viento fuertes o muy fuertes. Las precipitaciones podrán extenderse de forma más débil a otros puntos del Cantábrico, norte de Extremadura y sur de Castilla y León. Y la cota de nieve subirá a 1.700 y 2.000 metros. La temperatura irá en ascenso «de forma clara» en todo el país.

El miércoles, avanza Del Campo, las lluvias permanecerán acotadas en puntos de Galicia, y seguirán subiendo las temperaturas: se superarán los 20ºC en puntos del Cantábrico, los 22 en el Valle del Ebro, Extremadura y Guadalquivir, y en zonas de Murcia y de la Comunidad Valenciana se rondarán, incluso, los 25 grados centígrados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios