Borrar
La superestrella gigante Betelgeuse. IAA-CSIC
El extraordinario eclipse de una superestrella que se podrá ver desde Alicante esta madrugada

El extraordinario eclipse de una superestrella que se podrá ver desde Alicante esta madrugada

El asteroide Leona pasará por delante del astro gigante Betelgeuse y la ciudad es el mejor punto del mundo para apreciar su desaparición temporal

Adrián Mazón

Alicante

Lunes, 11 de diciembre 2023, 16:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El planeta Tierra se prepara para ver un extraordinario fenómeno astronómico estra madrugada, durante la noche del 11 al 12 de diciembre de 2023. Se trata de un eclipse que hará desaparecer una superestrella de forma temporal. Según señalan los expertos, Alicante es «la mejor zona para observar este evento desde zonas oscuras».

La ciudad y la provincia están «justo en el centro de la sombra de la ocultación de Betelgeuse por el asteroide Leona», incide el catedrático y miembro del grupo de Astronomía y Astrofísica de la UA, Adriano Campo Bagatin. El asteroide Leona, que tiene un diámetro aproximado de unos 65 kilómetros, pasará por delante de Betelgeuse y bloqueará su luz aproximadamente durante diez segundos.

Se trata de un evento muy poco frecuente conocido como ocultación estelar que se dará cita en torno a las 2.15 horas de la madrugada de este martes 12 de diciembre. Así, debido a las características de la zona de Alicante, investigadores de la UA estudiarán este fenómeno durante el que se verá desaparecer a Betelgeuse por unos segundos.

Este extraño evento ofrece la posibilidad para estudiar las características inéditas de Betelgeuse y recopilar datos del asteroide Leona. «Se trata de una única oportunidad para analizar la distribución del brillo de la fotosfera de Betelgeuse con gran resolución angular por medio de la observación de las curvas de luz desde distintos puntos de la superficie terrestre y a distintas longitudes de onda», añade el investigador.

Betelgeuse es una de las estrellas más populares entre el público general. Sus propiedades extremas y sus continuas variaciones de brillo despiertan gran interés. Recientemente, una fuerte disminución de brillo hizo pensar a algunos astrónomos que se avecinaba su explosión como supernova. Sin embargo, el fenómeno fue explicado como la eyección de una nube de polvo que oscureció la superficie.

«Las supergigantes rojas se caracterizan por la presencia de enormes celdas convectivas que cubren una fracción importante de su superficie y permiten la circulación de material entre el interior de la estrella, tremendamente caliente, y su atmósfera exterior, mucho más fría. La física de estos movimientos no se comprende muy bien todavía», señala el catedrático y miembro del grupo de Astrofísica Estelar de la UA, Ignacio Negueruela.

La próxima madrugada el paso de un asteroide cercano a la Tierra, el asteroide Leona, sobre el disco estelar de Betelgeuse permitirá el estudio de algunas propiedades básicas de esta compleja superficie. Como la estrella es tan grande, el tránsito del asteroide no es instantáneo, sino que durará varios segundos. «Del mismo modo, dado que el asteroide está muchísimo más cerca de nosotros que Betelgeuse, su sombra producirá un eclipse importante, pero se proyectará sobre diferentes partes de la estrella si se observa desde diversas ubicaciones. Alicante será una de las ubicaciones donde se tendrá mejor visibilidad», añaden.

La campaña de observación de este fenómeno está organizada como un proyecto de ciencia ciudadana coordinado desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía - CSIC para recoger cientos de observaciones desde los más diversos puntos de la geografía en los que será visible este fenómeno. «Aunque la disminución del brillo de Betelgeuse será apreciable a simple vista y durará unos diez segundos, se quiere aprovechar toda la infraestructura de que disponen los miles de astrónomos aficionados que van a participar para obtener mediciones precisas de la duración e intensidad del eclipse observado desde muchos lugares diferentes. Combinando todos estos datos y aplicando modelos geométricos que reproduzcan el recorrido de la luz, será posible obtener datos magníficos sobre la estructura del propio asteroide y de la superficie de Betelgeuse, comparables a los que se consiguen con las más avanzadas técnicas y los mayores telescopios», señalan los expertos de la UA.

Supergigantes rojas

Las supergigantes rojas son las estrellas más grandes que existen. Corresponden a la fase final de la vida de las estrellas mucho más masivas que el Sol. Estos objetos son muy calientes y luminosos cuando son jóvenes. «Sin embargo, cuando envejecen, debido a procesos internos crecen hasta alcanzar tamaños descomunales, por lo que se vuelven mucho más frías, de manera que aparecen rojas a nuestros ojos», explica el experto en estrellas gigantes Ignacio Negueruela. Las supergigantes rojas tienen radios típicos del orden de 500 veces el del Sol, lo que quiere decir que «si estuvieran en el lugar de nuestra estrella, sus atmósferas alcanzarían el cinturón principal de asteroides más allá de la órbita de Marte».

Hay dos supergigantes rojas relativamente cerca del Sol, Antares (la cabeza del Escorpión) y Betelgeuse (el hombro de Orión). Ambas se cuentan entre las pocas estrellas cuyo color puede apreciarse a simple vista, apareciendo con un tono rojizo anaranjado. Aunque Antares está probablemente un poco más cerca ya que la distancia a Betelgeuse no se conoce con precisión, esta última es bastante más grande y se cree que su radio se acerca a los mil radios solares. «Esta combinación de tamaño enorme y distancia moderada hace que Betelgeuse sea una de las pocas estrellas cuya superficie puede resolverse con instrumentación relativamente sencilla», apunta Negueruela.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios