Borrar
Urgente España tumba a Italia y ya está ¡en octavos como primera de grupo!
Ungüentario de cuarzo en cuyo interior estaba el perfume Europa Press
¿A qué olían los romanos? Científicos españoles recuperan un frasco sellado hace 2.000 años en Sevilla

¿A qué olían los romanos? Científicos españoles recuperan un frasco sellado hace 2.000 años en Sevilla

La Universidad de Córdoba analiza por primera vez un perfume de esta época y determina su composición química y su fragancia: «Roma olía a pachuli»

Julia Fernández

Jueves, 25 de mayo 2023, 14:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

¿A qué olían los romanos? Científicos españoles han identificado que el Imperio se perfumaba con el pachuli, un ingrediente que a día de hoy se sigue usando en muchas de las colonias que tenemos en casa. El hallazgo es obra de un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba liderado por Juan Manuel Román, Fernando Lafont, Daniel Cosano y José Rafael Ruiz Arrebola.

Todo arrancó en 2019, durante la rehabilitación de un edificio del municipio sevillano de Carmona. Los obreros encontraron restos arqueológicos y avisaron al ayuntamiento. Enseguida acudió el arqueólogo municipal, Román. Lo que se encontró fue un mausoleo con ocho nichos de hace 2.000 años «en magnífico estado» puesto que jamás había sido saqueado. En la tumba colectiva, reposaban los restos de seis miembros de una familia de alto poder adquisitivo. Y sobre ellos había diversas ofrendas, entre las que destacaba un recipiente tallado en cuarzo «con una masa sólida en su interior». Pertenecían al nicho de una mujer de unos 40 años.

Ese frasco, que se había envuelto en una bolsa de tela de la que aún quedaban restos y estaba acompañado de piedras de ámbar, fue llevado al laboratorio y desde entonces ha sido analizado por el equipo de investigadores, que esta semana ha publicado sus conclusiones en la revista científica suiza 'Heritage'. Entre sus peculiaridades está que el ánfora estaba tallado en cuarzo, un material muy duro, resistente y poco habitual. En aquella época, los ungüentarios eran de vidrio y, según los investigadores, al elegir este otro material estamos ante un artículo que se consideraba «muy cotizado y caro».

Además de la singularidad del envase, el hecho realmente «extraordinario» era que se encontraba «perfectamente sellado» y que en su interior se habían conservado los residuos sólidos del perfume, lo que permitió llevar a cabo la investigación. El tapón es parte esencial de este descubrimiento puesto que al hacerse en piedra dolomita y sellarse con betún permitió que lo que había en su interior se conservara de forma «magnífica». «Hasta ahora nadie había conseguido recuperar un perfume de la época romana. Es algo inaudito», señala Román. En otras excavaciones, los recipientes estaba vacíos puesto que los perfumes son de naturaleza volátil.

Aceite de oliva para conservar la esencia

Para saber de qué estaba hecho el perfume se han usado diferentes técnicas instrumentales, como la difracción de rayos X y la técnica de cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas, entre otras. Y gracias a ello se han identificado dos componentes que responden exactamente a lo que describía Plinio el Viejo en sus tratados. Estaba hecho de una base o aglutinante, que permitía la conservación de los aromas, y la esencia en sí. En este caso, la base era un aceite vegetal, posiblemente y según algunos indicios reflejados en los análisis, aceite de oliva, aunque este punto no ha podido ser confirmado al cien por cien.

Detalle del tapón del perfume.
Detalle del tapón del perfume. Universidad de Córdoba

Por otra parte, los resultados de los análisis químicos realizados por la Universidad de Córdoba, arrojan que la esencia es una vieja conocida: «Roma olía a pachuli», escriben los investigadores. Este aceite esencial se obtiene a partir de una planta de origen indio, 'Pogostemon cablin', y que es muy empleada en la perfumería actual. Hasta ahora no se tenía constancia de que se usara en la época romana.

Esta investigación supone «un hito» para el campo de la perfumería de época romana y del empleo del pachuli como aceite esencial. Actualmente, se están realizando más estudios sobre otros materiales singulares (como el ámbar, los tejidos o los pigmentos empleados en las pinturas murales) conservados en el mausoleo carmonense y sobre los que se esperan poder obtener resultados en breve.

De las orillas del Nilo a Pompeya

La arqueología lleva tiempo interesada en estudiar los aromas y paisajes olfativos de nuestro pasada. Uno de los perfumes más viejos del mundo lo reconstruyó la egiptóloga Dora Goldsmit, de la Freies Universität de Berlín. Tenía 5.000 años de antigüedad y tardó diez en recrear sus aromas. Desde el antiguo Egipto, los perfumes se expandieron al resto del mundo, entre ellos, Grecia y Roma.

Este último imperio empezó a tomar en consideración los olores a partir de la conquista del Mediterráneo oriental. El médico Pedanio Dioscórides Anarzabeo y Plinio el Viejo fueron los encargados de recopilar algunas recetas de perfumes. Los romanos los usaban para el día a día, pero también para ocasiones especiales. Los funerales eran una de estas ceremonias donde no faltaban. Incluso se embalsamaba a los muertos con él.

En 2020, arqueólogos de la Universidad de Granada, el Instituto Valenciano de Restauración y el Servicio de Investigaciones Arqueológicas Municipal de Valencia localizaron en Pompeya una de las perfumerías mejor conservadas de la época romana. Era una especie de tienda laboratorio con una ingente cantidad de frascos y ungüentarios cerámicos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios