Borrar
Los padres de Javi delante del hospital de La Pedrera, centro que dejó el lunes. Tino Calvo
Javi vuelve a Alicante

Javi vuelve a Alicante

El adolescente al que le extirparon un tumor cerebral ha dejado este lunes La Pedrera, en Dénia, y ahora, cerca de su casa, cuenta con rehabilitación por la mañana y por la tarde

R. González

Dénia

Miércoles, 31 de mayo 2023, 11:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Javi, el adolescente de Alicante que ha permanecido ingresado tres meses en el hospital La Pedrera de Dénia, ya se encuentra en un centro hospitalario cerca de su casa. La lucha de su familia para conseguir su traslado por fin ha dado sus frutos. La Conselleria de Sanidad ha hecho efectiva esta semana el cambio. El joven está cerca de su hogar y su madre también ha dejado la capital de la Marina Alta y puede conciliar las visitas diarias con el cuidado del resto de sus hijos.

A finales de diciembre, a Javi le extirparon un tumor cerebral en el Hospital General de Alicante. Entonces tenía 15 años. En cuanto pasó su cumpleaños, fue derivado al centro para pacientes crónicos y de larga estancia que hay en Dénia.

Este traslado trastocó por completo la vida de su familia. La madre, Beatriz, se mudó a esta ciudad para estar junto a su hijo el mayor tiempo posible. El padre se quedaba en casa porque, además de un hermano mayor que estudia en la universidad, Javi tiene un hermano de 14 años y otro, el pequeño Pablo, de dos años y medio.

Ante esta complicada situación y al considerar que necesitaba más horas de rehabilitación de las que le ofrecían en Dénia, los padres reclamaron que trasladasen a su hijo «a un hospital de Alicante cerca de casa para que la familia pueda estar junta», según explicó Beatriz a TodoAlicante hace poco más de una semana.

Al hacerse pública esta reivindicación, la noticia llegó hasta la Generalitat Valenciana. Desde allí se pusieron en contacto con el padre del adolescente el jueves para comunicarle que en un par de días hábiles se procedería al traslado. El cambio se ha hecho efectivo este mismo lunes. «Nos han autorizado varios meses de ingreso en Casaverde», ha señalado Beatriz este martes. Se trata de un hospital especializado en rehabilitación funcional, tanto de tipo físico como neurológicos, que es precisamente lo su hijo necesita. Además, se encuentra a menos de quince minutos de su casa, lo que le permite la «conciliación familiar».

Contentos

Los padres están muy contentos porque no sólo tienen a su hijo cerca, sino que ahora cuenta con más rehabilitación pautada que antes, con terapias por la mañana y por la tarde. Y esta era otra de las reivindicaciones de la familia.

Otro aspecto importante es el ambiente que le rodea. Según ha detallado la madre, no parece de hospital. «Lo primero que hicieron fue quitarle la pulsera y decirle que no estaba enfermo, sino que iba a rehabilitación», ha subrayado. También está la diferencia de que no hay ingresados enfermos con cuiudados paliativos, como sí ocurría en La Pedrera. Y allí comer se convierte en una especie de terapia ya que lo hacen todos juntos y el centro ha tenido la deferencia de poner a Javi en una mesa con la gente más joven, lo que favorece que se relacione con otras personas y le hace más independiente de su madre.

«Hay que luchar por las cosas que son justas, no sabía si lo lograría pero tenía que intentarlo»

Madre de Javi

La vida de esta familia está retornando poco a poco a la normalidad. El pequeño Pablo estaba un poco desconcertado el lunes al ver a su madre en casa después de que durante los últimos tres meses fuera él con su padre a Dénia a pasar el fin de semana junto a Javi y a su madre. Todos están contentos.

«Hay que luchar por las cosas que son justas, no sabía si lo lograría pero tenía que intentarlo», ha comentado Beatriz para animar a otras personas. En este caso el tiempo resulta fundamental para la recuperación de su hijo, «y eso lo hemos conseguido». Les ha llevado algo más de tres meses, pero por fin Javi ha regresado a Alicante.

Todo comenzó en diciembre del año pasado, cuando al adolescente le detectaron un tumor de gran tamaño en el cerebelo. Unos días después le operaron para extirparlo, una cirugía que le dejó importantes secuelas, no podía moverse ni hablar y veía doble. Tras un mes en la UCI pediátrica del Hospital General de Alicante, pasó a planta. Allí le comentaron a los que para la rehabilitación debía ir a Dénia o San Vicente y acabaron escogiendo la primera de estas opciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios