Borrar
Ambulancia en las inmediaciones de un centro sanitario en la provincia de Alicante. Miriam Gil Albert
Condenan a Sanidad a indemnizar la muerte de una vecina de Altea por no diagnosticarle un infarto

Condenan a Sanidad a indemnizar la muerte de una vecina de Altea por no diagnosticarle un infarto

Los hijos de la fallecida tendrán derecho a percibir 15.000 € cada uno, después de que el TSJ estime que la mujer no fue objeto de suficientes pruebas médicas para detectar su condición

Pau Sellés

Alicante

Viernes, 23 de febrero 2024, 10:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha condenado a la Conselleria de Sanidad a indemnizar la muerte de una vecina de Altea fruto de un infarto. Según se desprende de la sentencia, facilitada por la asociación 'El Defensor del Paciente', a la mujer no se le efectuaron las pruebas necesarias para detectar la presencia de un infarto de miocardio que estaba sufriendo. Fruto de esta sentencia, los hijos de la víctima tendrán derecho a ser indemnizados con 15.000 euros cada uno.

La fallecida responde a las iniciales de M.T., vecina de Altea de 80 años y con diversos antecedentes médicos. Según el relato de acontecimientos que hace El Defensor del Paciente, la mujer acudió el 13 de febrero de 2019 al centro de salud de Altea por dolor epigástrico de 24 horas de evolución. Tras una exploración física se procedió al alta con recomendación de control por su médico de atención primaria e indicación de remitir a la paciente a cardiología ante la presencia de un soplo aórtico.

Dos días después, la paciente acudió de nuevo al referido centro de salud refiriendo, además de dolor epigástrico, una sensación de cansancio, sin embargo, tan sólo se cursó su derivación al servicio de cardiología. El 17 de febrero de 2019, y ante la persistencia de los síntomas y la no asistencia por parte del servicio de cardiología de la sanidad pública, M.T. acudió a la sanidad privada, donde tras la realización de una analítica y una electromiografía, se le diagnosticó un infarto agudo de miocardio evolucionado desde el 12 de febrero de 2019, lo que demostró que ya lo estaba sufriendo cuando acudió en dos ocasiones anteriores a la sanidad pública.

La paciente acudió inicialmente a un centro de salud de Altea, donde no supieron identificar los síntomas del infarto. Cuatro días después recurrió a un centro privado, donde sí que se le diagnosticó el infarto, aunque demasiado tarde para salvar su vida

El 19 de febrero de 2019 la paciente entró en parada cardiorrespiratoria, falleciendo ese mismo día. La causa de su muerte fue el infarto agudo de miocardio. Ante estos hechos, los hijos de la paciente fallecida se dirigieron a la asociación El Defensor del Paciente, que derivó su caso al letrado especialista Ignacio Martínez.

«Escasa» indemnización

En la sentencia queda reflejado que «la insuficiente asistencia prestada a la paciente los días 13 y 15 de febrero ha supuesto una pérdida de oportunidad de obtener un diagnóstico correcto en un momento anterior y en consecuencia de haber podido mejorar el pronóstico del infarto de miocardio que la llevó finalmente al fallecimiento tan solo unos días después».

Carmen Flores, presidenta de la Asociación 'El Defensor del Paciente', indica al respecto: «Debemos llamar la atención -de nuevo y en el plazo de escasos días- acerca de la escasísima indemnización que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana -en su línea habitual- ha resuelto conceder a los dos hijos de la fallecida».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios