Borrar
Urgente El Hércules ficha a Aranda, uno de los «niños» de Torrecilla
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entrega un diploma de reconocimiento y reparación al descendiente de un exiliado republicano. Shootori
A galopar hasta enterrarlos en el mar

A galopar hasta enterrarlos en el mar

Música de Paco Ibáñez, versos de Alberti y Max Aub en un acto tan sentimental como calculado

Miércoles, 8 de mayo 2024, 18:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El mar Mediterráneo, el mismo que cruzaron los 2.638 exiliados embarcados en el 'Stanbrook' de Alicante a Orán, ahora les ha acogido 85 años después en un acto de Estado de homenaje y reparación a la memoria las víctimas del franquismo. La institución diplomática Casa Mediterráneo, con la misión de unir lo que las aguas han separado durante siglos, ha hecho de lugar de encuentro.

Todo en el acto ha sido simbólico, emocionante y calculado. La democracia, tras 40 años, al parecer no ha logrado cerrar las heridas de otros tantos años de dictadura. Descendientes de aquellos pasajeros del 'Stanbrook' o de los miles de quienes, como decía Machado, cogieron el camino que nunca habían de volver regresan a la actualidad. Y su memoria tiene que recordarse todos los días.

Tras los años de Gobierno de Felipe González, que repararon a maestros, militares y funcionarios, entre otros, fue Zapatero quien abrió la senda actual con la Ley de Memoria Histórica. Pero, como en las leyes de Newton, a toda acción le surge una reacción. Ahora, las leyes de Concordia que Vox ha querido implantar en Comunitat Valenciana, Aragón y Castilla y León son su respuesta. Aquí empieza una espiral que parece no detenerse.

El acto, presidido al más alto nivel por el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido claros tintes de reivindicación a la II República Española, «un periodo democrático que dejó a España muy cerca de los avances en Europa en derechos y libertades», ha expresado Elianne García, representante de los exiliados en el norte de África. «Gracias presidente Pedro por continuar presidiendo España y por acordarse de la memoria democrática», le felicitaba a la primera fila de autoridades mientras se acordaba de su abuelo y su tío abuelo.

Imagen principal - A galopar hasta enterrarlos en el mar
Imagen secundaria 1 - A galopar hasta enterrarlos en el mar
Imagen secundaria 2 - A galopar hasta enterrarlos en el mar

La tricolor no ondeó sobre el escenario, pero muchos de los presentes la tenían en el corazón y otros en camisetas o pulseras. Aquí se leyeron fragmentos de obras como 'Campo de almendros', sobre el campo de concentración franquista de Alicante (situado a mitad de la avenida de Dénia, a la altura del número 73, con una placa que recuerda su existencia) de Max Aub. La hija del insigne escritor recibió uno de los 22 diplomas de reconocimiento y reparación que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha venido a entregar a la provincia. El de Alicante ha sido sido el cuarto acto celebrado después de Madrid, Alcalá de Henares y Francia.

Las notas de Falla, al inicio, y Pau Casals ponen la piel de gallina en un ambiente con tanta emoción y recuerdo. Nietos y bisnietos de aquellos republicanos exiliados han mostrado las fotografías de sus antepasados, símbolo de que la lucha continúa generación tras generación.

No fallaron las palabras de recuerdo, homenaje y promesa. Pero lo mejor llegó al final, con Paco Ibáñez guitarra en mano poniendo música a los versos de Alberti: «A galopar hasta enterrarlos en el mar», cantada al unísono por todas las voces presentes en Casa Mediterráneo, que era el PSOE en pleno. Poesía de batalla de la Guerra Civil que hizo el autor de 'Marinero en tierra' por la causa comunista o nuestro alicantino Miguel Hernández, entre otros.

Hoy estas palabras suenan diferentes en la voz del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «A galopar, a galopar hasta enterrarlos en el mar»

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios