Borrar
Los hermanos Roy celebran una fiesta en la víspera de las elecciones
Crítica del episodio 4x07 de 'Succession': ellos son el escorpión y nosotros la rana

Crítica del episodio 4x07 de 'Succession': ellos son el escorpión y nosotros la rana

Comienza la recta final de la serie y los personajes vuelven a encallarse en dinámicas ya conocidas

Martes, 9 de mayo 2023, 08:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hace un par de semanas, Mikel Labastida reclamaba un grupo de Whatsapp para los redactores de Pantallas en el que pudiéramos compartir las primeras impresiones tras cada capítulo de 'Succession'. Entre tanto golpe de efecto, era necesario un foro al que correr y lanzar un sticker que pudiera resumir el estupor, la sorpresa o el desconcierto ante las decisiones de los Roy. Todo iba bien hasta este lunes, que han amenazado con expulsarme del chat. Me han pedido que recapacite y aquí vengo a pensar en voz alta cuáles son mis problemas con una serie que parecía estar probando cosas nuevas ¿y ahora vuelve a hacer lo mismo de siempre?

Todos recordamos que en la temporada anterior, 'Succession' entró en un bucle de padre contra hijos e hijos contra padre, pero esta temporada final estaba abriendo nuevos caminos para librarnos de esa reiteración. Al inicio, la posible alianza entre los tres hermanos trajo una energía inusual, después la muerte de Logan destrozó el tablero y el subrayado/tachado propició un nuevo orden, no sabemos si justo o azaroso.

Estos eventos nos permitieron conocer a los personajes de otra manera, lejos de los números y las tensiones bursátiles que siempre lo entorpecen todo. La sucesión de repente no era el único objetivo y la ambición, que nunca ha desaparecido, se cristalizaba en otros conflictos menos mecánicos, más introspectivos. Con el trono vacante, sin embargo, se ha reiniciado la carrera hacia la meta anterior (sí, soy consciente de que por algo la serie se titula así) pero las motivaciones y los acontecimientos han vuelto a entrar en un terreno previsible.

Los dos hermanos sopesan su estrategia frente a Matsson

Con Roman y Kendall tratando de asegurarse la presidencia y la venta de Waystar pendiente de un hilo, 'Succession' ha vuelto a la misma táctica que ya conocíamos: a mí me gusta llamarla el «Ahora sí, pero en realidad no». Por ejemplo, ahora parece que Kendall va a liderar la empresa, pero Shiv tiene un as bajo la manga; ahora Roman podría coger el control como coCEO, pero, en absoluto, pierde los estribos; ahora Tom y Shiv rompen de una vez, pero se vuelven a acostar; ahora Tom y Shiv vuelven a ser una pareja, pero discuten y sueltan bilis por la boca; ahora…

Esto ya lo habíamos visto

Una mujer puede recibir regalos desafortunados (ya sabemos: utensilios de cocina, una prenda tres tallas menor…) y luego está lo que Tom le entrega a Shiv al inicio de este séptimo capítulo, cuando sabemos que han estado retomando sus encuentros íntimos. Se trata de un escorpión metido en un bloque de cristal. Ella finge entender la broma (todos conocemos el cuento del escorpión, la rana y la picadura), pero será al final del episodio cuando ella dirá todo lo que aquí calla. De momento, sonríe.

Sin volver a ser todavía pareja, ambos están preparando una fiesta en la víspera de las elecciones para sus más allegados. A la lista de invitados, Kendall y Roman han sumado un nombre más, el de Nate, antiguo novio de Shiv y actual consejero del candidato Jiménez. Su presencia allí les ayudaría a destrozar el trato con Matsson si terminan necesitando conexiones políticas para regular los algoritmos invasivos de GoJo. En cuanto puede, Shiv llama a Lukas para decirle que él también debe acudir a la fiesta y defender el trato. Cosas de la vida, en el mismo apartamento se encontrarán entonces un exnovio, un exmarido convertido en amante y un pretendiente. Es decir, política, relaciones y negocios.

Tom recibe a Nate, el expareja de Shiv, con nervios y chistes malos

Una vez iniciada la fiesta, Kendall alza la copa y realiza el brindis. Además de recordar a su padre -un minuto de silencio interrumpido por la torpe llegada de Matsson-, Kendall suelta una de esas frases que solo la puede decir alguien que piensa desde la grandiosidad: «Vemos pasar la historia, hacemos historia, y luego, un día, nos convertimos en ella». Su objetivo esta noche será conseguir alguna filtración con la que hacer daño a Matsson.

Como en cualquier buena fiesta hay escenas de ropero donde ocurren las conversaciones más interesantes y donde se intercambian cifras, presiones y ofertas. La primera es la que Shiv mantiene con Lukas. Le recuerda toda la información que le está dando y pide ser alguien importante en la empresa futura.

Otra conversación informal transcurre en un pasillo, cuando Kendall le explica a Nate que si el trato con GoJo no sale adelante podrían reactivar el diálogo con su candidato. A cambio, ATN se lo pondría fácil en sus primeros 100 días de presidencia. Antes de irse, sin aceptar la oferta, el asesor le recuerda a Kendall algo que en el episodio anterior ya habíamos oído en boca de Karl: «No eres Logan, y eso es una buena noticia». Los hermanos insisten en ejecutar los planes siguiendo el mismo esquema de su padre sin saber que no han logrado aún ni su status ni su capacidad de dar miedo.

Willa defiende que Connor aún puede ganar más votos de los previstos

El tercer frente nos lleva a otro enclave importante de cualquier fiesta, la cocina. Apenas faltan diez horas antes de que abran los colegios electorales y Roman intenta convencer a Connor de que abandone su candidatura, así le regalaría sus escasos votos a Mencken. De esa forma, Waystar contaría con el beneplácito del futuro presidente.

Connor está dispuesto a pensárselo solo si le ofrecen un puesto de embajador, pero no le sirve cualquier país. La escena en la que Willa busca en Google detalles sobre Omán y Connor propone como destino Corea del Sur nos vuelve a mostrar la frivolidad con la que se reparten puestos y títulos en este mundo. «Con, no van a darte ningún país que tenga armas nucleares», le dice Roman para zanjar el tema.

Al final, el chivatazo que necesitaban los Roy (dos de ellos, al menos) para frenar la oferta de GoJo llega a través de Ebba, la jefa de comunicaciones de Matsson, aquella mujer a la que el sueco ha estado enviado litros de sangre (de verdad que se te quitan las ganas de que un rico te haga un regalo). Por lo visto, las cifras de la empresa en su ampliación por India no cuadran, han sido infladas. A Kendall los ojos le hacen chiribitas.

Tom y Shiv se enfrentan en plena fiesta

Otro que tiene los ojos humedecidos, pero no de emoción, es Tom. Su probable despido de ATN ha sido la broma de la noche en varios corrillos, incluso cuando su exmujer estaba presente, y su orgullo se ha resentido. Se encuentra con Shiv en el balcón y comienza el combate.

Recordemos que en el primer episodio de esta temporada, cuando decidían poner fin a su relación, Siobhan declinaba hablar del tema con Tom porque le «dolería demasiado». Pocos días después, no se guardan nada. Golpes bajos, insultos y muchos reproches para clausurar una ruptura -la segunda, por cierto- de lo más cruel. Se termina así un episodio muy bien interpretado y con ritmo, que ya es lo habitual, pero con pocas novedades y movimientos que ya habíamos visto antes. Las entregas anteriores nos habían hecho esperar un cambio, pero 'Succession' y los escorpiones son así.

Pd: Dado que faltan solo tres capítulos para terminar la serie y este es mi último recap, me quiero despedir con algunos interrogantes (y un par de apuestas) que se irán despejando en lo poco que queda de serie:

-Hasta este momento, daba por hecho que Shiv iba a tener a su hijo, pero tras escuchar lo que le dice Tom -que es algo que ya ha escuchado antes («hay mujeres que no han nacido para ser madre»)-, ¿puede que Shiv aborte?

-Greg presume de haber despedido a cien personas en tres días y no sentir el más mínimo reparo, ¿hemos menospreciado al sobrino pánfilo que ahora se desvela como un Roy hecho y derecho?

-En cuanto a Tom, ¿recordáis que le pedía a Greg borrar la carpeta 'Logistics' en el 4x03? ¿Qué había ahí dentro? ¿Y seguro que Greg la borró?

-¿Qué podemos hacer para que Willa y Connor participen en la próxima temporada de 'The White Lotus'?

-En este episodio, Roman pide hacer el discurso en el funeral de su padre: los Emmys ya están grabando el nombre de Kieran Culkin en la estatuilla a Mejor Actor de Reparto.

-Gerry merece un final mejor.

-A Kendall no le va a ir bien.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios