Borrar
Bella Ramsey, como Ellie.
Crítica del 1x08 de 'The Last of Us': 'It's ok, baby girl'

Crítica del 1x08 de 'The Last of Us': 'It's ok, baby girl'

Ellie es la estrella de la función en una entrega que habla de justicia, venganza… amor y lealtad. Mientras Joel agoniza, su compañera de viaje se topa con una… ¿secta? Una de las mejores entregas de la serie

Borja Crespo

Miércoles, 8 de marzo 2023, 17:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Octavo capítulo, a una semana del final de la primera temporada. Un episodio potente -el mejor del lote para el que esto escribe-, con buenos momentos de tensión, protagonizado principalmente por Ellie, léase Bella Ramsey, en todo su esplendor. Tras numerosas críticas al casting, la actriz puesta en el mapa por 'Juego de tronos' ya tiene de su parte al grueso del público, pero con esta entrega es imposible no rendirse totalmente a sus pies. Sin ningún atisbo de duda, Bella es Ellie, Ellie es Bella. La pequeña heroína a la fuerza, inmune a la infección que está devorando el mundo, se topa con un grupo de seres humanos, asentados en Silver Lake, liderados por un predicador carismático que guarda oscuros secretos. El gurú en cuestión, interpretado con mirada maquiavélica por Scott Shepherd ('True Crime'), pronto revela su verdadero rostro. Un rol manipulador, con varias caras y oscuras intenciones, alguna de las cuales se intuye y es mejor no desvelar. Magnífico personaje que representa el poder que otorga sembrar el miedo. Además de la amenaza de los infectados, de la invasión del hongo controlador, el hambre mina cualquier esperanza en el duro invierno. El instinto de supervivencia lleva a cometer atrocidades con tal de seguir con vida. Este escenario permite la aparición de presuntos salvadores que se aprovechan de la situación para erigirse como adalides de la resistencia ante la adversidad, a base de sermones que tocan las teclas adecuadas. Creer en algo, el alguien, alivia la tragedia. Lo charlatanes saben jugar sus cartas y rodearse de feligreses. La fe ciega produce monstruos. La doctrina del shock. Así nacen las sectas.

Una serie se puede permitir un maravilloso flash-back como el que pudimos disfrutar en la anterior entrega de 'The Last of Us'. En una película, donde la síntesis en la narrativa es esencial, en determinados relatos especialmente, es más complicado integrar un capricho de estas características. El formato televisivo, con más metraje en juego, permite aportar información extra sobre un personaje y profundizar en sus motivaciones, pudiendo explotar el lenguaje audiovisual con mayor margen. Este hecho no certifica que este tipo de recursos se utilicen habitualmente a conciencia -en muchas series abundan los capítulos de transición-. No siempre están bien integrados en el conjunto, pero el título que no ocupa, ya de culto, es una buena muestra de su justo empleo. La octava parte recién estrenada en HBO Max remarca el carácter rebelde de Ellie, su valentía y la rabia que lleva dentro, fruto del dolor interno, de un tormento existencial que viene de la muerte de seres queridos y la falta de referencias afectivas. Aquí es donde entra Joel. Ambos personajes, bien descritos, se apoyan emocionalmente. A estas alturas no pueden vivir el uno sin el otro. Brutal el final del capítulo, con ese abrazo con la presencia en plano del reloj en la muñeca del barbudo, con la carga sentimental que supone, y las palabras del momento: «It`s ok, baby girl». No hace falta más. Se necesitan el uno al otro. Se ayudan el uno al otro.

Travesía intensa

A diferencia del videojuego, que de nuevo mimetiza la serie con habilidad, la escena final está rodada en el exterior, con el paisaje nevado de fondo tras salir de la oscuridad del interior de la vivienda principal de la secta caníbal. Ellie vuelve a la luz y se reúne de nuevo con Joel tras vivir una pesadilla. Un horror que, dato importante, ha podido dejar atrás por sí misma. Nadie va a doblegarla, es autosuficiente en momentos complicados, pero el apoyo moral de su compañero de viaje es esencial. La soledad está bien si sabes que puedes abandonarla al instante. La intensa travesía con este dúo de supervivientes está siendo una delicia llena de sorpresas. El equilibrio entre el interés de los seguidores del videojuego y el espectador profano es perfecto. Nada fácil de conseguir, pero es posible. Y la mayoría de los cambios en la adaptación son a mejor. ¿Es Ellie uno de los mejores personajes femeninos en tiempo? Lo es. El predicador no logra convencerla con su toxicidad, con una palabrería infecciosa que pretende cautivarla. Sabe que la seguridad que busca está en sí misma y en otra manera de entender las relaciones afectivas. El lanzamiento de este recomendable capítulo coincide con la semana del 8 de marzo… ¿casualidad?

Por cierto, aparece en el reparto Troy Baker, el actor que pone voz a Joel en la versión original del popular videojuego. Interpreta a la mano derecha del siniestro sermoneador. Un detalle que se puede discutir del guion: ¿por qué no envenenan las medicinas que dan a Ellie para curar a Joel? Efectivamente, no avanzaría la acción, pero quizás la maniobra forme parte del deseo del predicador por engatusar a la pequeña gran guerrera. Queda una entrega para quedarnos con ganas de más.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios