Borrar

Canal Motor

Martes, 16 de mayo 2023, 14:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas es una de las principales causas de los accidentes mortales para el 49 % de los europeos en las carreteras en general (51 % de los españoles) y para el 28 % en las autopistas (36 %), lo que supone un aumento de 2 puntos en un año.

Entre las principales causas de los accidentes mortales en autopista, los conductores europeos sitúan la somnolencia en cuarta posición, por detrás del exceso de velocidad, las distracciones y la conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas, a pesar de que sigue siendo uno de los principales factores de mortalidad en autopista. Aunque los franceses citen cada vez con menos frecuencia la somnolencia en los últimos 10 años (37 %, 21 puntos menos que en 2014), siguen teniendo una conciencia de este riesgo significativamente mayor que la de sus homólogos europeos (20 %, 36 %).

En unos momentos en los que se espera un considerable aumento del tráfico por carretera, la Fundación VINCI Autoroutes por una conducción responsable publica los resultados del décimio tercer barómetro de la conducción responsable. Realizado por IPSOS entre una muestra de 12 400 personas de 11 países europeos, este gran estudio anual pone de manifiesto la situación actual en cuanto a las conductas y mentalidades de los europeos al volante. Permite hacer un seguimiento de la evolución de los comportamientos de riesgo y de las buenas prácticas sobre todo para contribuir a orientar lo mejor posible los mensajes de prevención.

Los resultados muestran que, entre los jóvenes menores de 35 años, especialmente entre los hombres jóvenes, se observa una presencia excesiva de comportamientos de riesgo vinculados con el uso del smartphone (el 23 % ve películas o vídeos mientras conduce…), el consumo de alcohol o drogas y la somnolencia al volante. Otro fenómeno preocupante es que casi 1 de cada 3 conductores de entre 16 y 24 años no utiliza el cinturón de seguridad, a pesar de que esta norma es un requisito básico para aprobar el examen de conducir.

Otra conclusión destacable de este barómetro es el uso generalizado del teléfono con Bluetooth, aunque más de 1 de cada 2 conductores (56 %) telefonea de ese modo mientras conduce, el 71 % no considera peligroso hacerlo y el 18 % ya ha tenido o ha estado a punto de tener un accidente por ese motivo.

Las normas de tráfico en Europa

En cuanto al incumplimiento de las normas de tráfico, más de 8 de cada 10 conductores europeos (84 %) superan en unos kilómetros/horas los límites de velocidad (76 %). El 18 % ya ha sufrido o ha estado a punto de sufrir un accidente por conducir a velocidad excesiva o inadecuada (18 %). El 57 % de los encuestados reconoce que no respeta la distancia de seguridad (49 %), y el 52 % olvida poner el intermitente para adelantar o cambiar de dirección (52 %).

Otras conductas infractoras son el circular por el carril central de la autopista aunque el carril derecho esté libre (55 %), o no llevar puesto el cinturón de seguridad (16 %), un porcentaje que assciende hasta el 30 % de los menores de 35 años y el 32 % de los conductores de entre 16 y 24 años.

Como explica Jocelyn Lachance, profesora titular universitaria de sociología1, a los jóvenes les cuesta apartarse de su «compañero de viaje digital» mientras conducen, ya que para ellos es peor el riesgo de no estar conectados que el de desconcentrarse, que suelen subestimar considerablemente.

Esta edición 2023 también muestra una creciente desinhibición entre los conductores en cuanto al respeto de las normas de tráfico y de los demás usuarios, cuyos efectos son muy notables: el 84 % de los encuestados afirma que ha sentido miedo alguna vez ante comportamientos agresivos de otros conductores, un nivel muy alto que no disminuye desde 2019.

Además, el 54 % de los jóvenes de 16 a 24 años sigue conduciendo aunque se sienta muy cansado (58 %). Sin embargo, este grupo de edad es especialmente propenso a tener una deuda crónica de sueño, lo que se refleja en los resultados, ya que el 35 % ha tenido alguna vez la impresión de haberse quedado dormido mientras conducía, 9 puntos por encima del conjunto de los conductores (39 %,17 puntos más).

Por el contrario, los jóvenes no se desmarcan del conjunto de los conductores en cuanto al exceso de velocidad y a las conductas incívicas. Sin embargo, sí que tienden un poco menos que sus mayores a la autosafisfacción.

Autoevaluación

La autoevaluación complaciente de los conductores se mantiene en el elevado nivel de los años anteriores, al igual que las conductas incívicas.

Los conductores europeos están convencidos de ser ejemplares alvolante: el 96 % cita al menos un adjetivo positivo para describir su propia actitud en la carretera (97 %): la gran mayoría se considera atento (74 %; 73 %) y tranquilo (57 %; 67 %) y muchos incluso se tienen por educados (28 %; 18 %). Solo algunos reconocen estar estresados (11 %; 6 %). Pero casi nunca se ven a sí mismos como agresivos (3 % ; 3 %), peligrosos (2 %; 2 %) o irresponsables (1 %; 1 %).

Para ellos, los malos conductores son naturalmente… ¡los demás! El 78 % de los conductores cita al menos un adjetivo negativo para describir el comportamiento de los demás (68 %), a los que consideran irresponsables (41 %; 33 %), estresados (34 %; 33 %), agresivos (28 %; 25 %) y peligrosos (26 %; 22 %). Protegidos por el habitáculo del coche, algunos conductores tienen la impresión de actuar de forma distinta.

Más información

Así, 15 % de ellos (15 %) admite que se convierte en otra persona cuando está al volante y cree que se vuelve más nervioso, impulsivo o agresivo que en su vida cotidiana. El 19 % se siente «en su mundo» y presta menos atención a los demás(8 %). Más de 1 de cada 6 conductores (16 %; 10 %) llega a decir incluso que, en la carretera, «cada cual va a lo suyo».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios