Borrar
Abu Bakr al-Baghdadi, en una foto de archivo, antes de su muerte. EP
Condenan a la horca a una de las esposas del líder del ISIS por tener esclavas yazidíes

Condenan a la horca a una de las esposas del líder del ISIS por tener esclavas yazidíes

Una corte penal de Irak dicta la máxima pena por delitos de terrorismo y de lesa humanidad

Miércoles, 10 de julio 2024, 19:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un juzgado de Irak ha condenado a muerte a uno de las esposas del que fuera líder del Estado Islámico (ISIS), Abu Bakr al-Baghdadi, acusada de delitos de terrorismo y de lesa humanidad por su colaboración en el exterminio de la minoría yazidí. Según los términos que han transcendido la de sentencia, la mujer está acusada de tener a numerosas jóvenes de esa religión preislámica como esclavas en su domicilio. La condena a morir ahorcada todavía es apelable.

Las autoridades iraquíes no han comunicado el nombre de la mujer setenciada. Dado que el creador del ISIS mantenía un harén en Siria, no hay una certeza de cuál de sus viudas ha sido juzgada. Según medios iraquíes, podría tratarse de Asma Mohammed, la considerada primera esposa de al-Baghdadi, con la que se casó en 1999. El terrorista islámico, fallecido en octubre de 2019 en Siria en una operación de las fuerzas especiales norteamericanas, tenía otra mujer, Umm Hudaifa, con la que convivía en Raqqa, la capital del califato creado por los yidadistas en Siria. En esa época, también se casó con una niña de 13 años y mantenía varias esclavas sexuales.

Mercado de esclavas

La condena a muerte de la esposa de al-Baghdadi recupera uno de los episodios sangrientos de persecución de las mujeres vinculados al ISIS. En primer lugar, la utilización de niñas y jóvenes yazidíes como esclavas sexuales a la largo de todo el califato instalado en Siria. Numerosas instancias internaciones han denunciado los mercados de esclavas que abrieron en las ciudades que dominaban. En agosto de 2014 se detectó en Mosul la venta de niñas de seis años por precios que oscilaban entre los 5 y los 100 dólares, según Amnistía Internacional. Los yihadistas comenzaron luego la venta online, que se realizaba a través de foros de Whatsapp. En este caso, los terroristas compartían las fotos de las niñas, les ponían precio y las vendían en función de si conocían el árabe, si eran vírgenes y otras características. Los precios podían alcanzar los 15.000 dólres.

Uno de los casos de esclavas sexuales de al-Baghdadi más conocidos es el de Kayla Mueller, una voluntaria estadounidense secuestrada en 2013 en Alepo cuando trabajaba para Médicos sin Fronteras. Mueller, según el testimonio de algunas de las esposas del líder del ISIS, esta víctima se convirtió en una de sus esclavas sexuales aunque posteriormente la compartió con otro de los líderes de la organización terrorista. Estados Unidos llevó a cabo varios intentos de rescate e incluso llegó a asaltar con comandos una refinería de Raqqa en la que podía haber estado encerrada. Al parecer, esta mujer murió durante un bombardeo aéreo a una base del ISIS.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios