Borrar
Biden llega a la Casa Blanca tras suspender su descanso de fin de semana. SAMUEL CORUM / AFP
EE UU cede sus sistemas a Israel para frenar el ataque de Teherán

EE UU cede sus sistemas a Israel para frenar el ataque de Teherán

Biden reúne con urgencia a su equipo de seguridad nacional tras mostrar su apoyo «inquebrantable» a Tel Aviv

Mercedes Gallego

Corresponsal. Nueva York

Sábado, 13 de abril 2024, 23:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No era sólo un apoyo político. Según la revista digital del Pentágono 'Stars and Stripes', Estados Unidos le está prestando un ayuda militar «sin especificar», que los analistas militares descifraban con toda seguridad. Los sensores y la inteligencia estadounidense estarían ayudando a Israel a derribar los drones y misiles que Irán lanzaba este sábado desde múltiples puntos. «99.9% de probabilidades de que definitivamente tengamos esos sensores y plataformas en el aire ahora mismo», dijo a CNN el general retirado Mark Hertling.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que el presidente estaba siguiendo los acontecimientos y se reunió su equipo de seguridad nacional. El encuentro incluía a la asesora de seguridad doméstica del presidente, Liz Sherwood-Randall, como prueba de que cuando veas arder las barbas de tu vecino, pon las tuyas a remojar.

En la sala de crisis de la Casa Blanca se reunieron inmediatamente el jefe del Pentágono, Lloyd Austin; el secretario de Estado, Anthony Blinken; el jefe del Estado Mayor, Charles Brown; el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan; además de sus asesores y otros colaboradores. La vicepresidenta, Kamala Harris, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Jeff Zients, se encontraban fuera de Washington y asistieron mediante videoconferencia.

La víspera, el propio Biden había advertido de que el ataque ocurriría «más temprano que tarde». Durante la conferencia de prensa sostenida el miércoles con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, Biden había reiterado su apoyo a Israel con la esperanza de que eso disuadiera a Irán, pero no fue así. Algunos analistas también acusaban a Israel de provocar a Irán para forzar la unidad con Estados Unidos, a sabiendas de que la Casa Blanca tendría que pasar por encima de sus diferencias en el bombardeo de Gaza.

El temor generalizado es que esta escalada en la región involucre a otros actores como Hezbolá en Líbano o las guerrillas de Yemen, creando una tormenta perfecta que la engulla la región.

La ironía de los Trump

«¿Recuerdas cuando dijeron que Trump nos metería en una guerra con Irán? », escribió irónico Donald Trump Jr en Twitter. La Inteligencia estadounidense había vuelto a acertar con un ataque que Irán había telegrafiado para no coger a nadie por sorpresa. «Este es un momento escalofriante que evoca la dinámica del verano de 1914, cuando una guerra que todos los poderes buscaban evitar, de pronto se volvió inevitable y con consecuencias que nadie podía predecir», escribió la víspera el columnista de política exterior David Ignatius en el 'Washington Post'.

Según sus fuentes, el Gobierno de Biden había advertido a Irán del peligro de pasarse en la reacción que enfrentaba a través de la embajada Suiza, y había pedido a diplomáticos de China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Catar e Irak que pasarán el mismo mensaje a los líderes iraníes. La respuesta habría sido que los iraníes no buscaban una confrontación con Estados Unidos. «Teherán tiene que responder, pero será contenida«, describió a ese periódico una fuente diplomática. La cuestión es cómo contraatacará Israel y hasta dónde llegará esa cadena de represalias por ataques y contraataques.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios