Borrar
Un equipo forense traslada el cadáver de una de las dos mujeres fallecidas el jueves en Kiev tras la caída de un misil. EFE
Los ataques aéreos con drones matan a dos personas en suelo ruso

Los ataques aéreos con drones matan a dos personas en suelo ruso

Las defensas antiaéreas ucranianas frenan una nueva oleada de misiles y aviones no tripulados lanzados por el ejército invasor contra Kiev

Rafael M. Mañueco

Corresponsal. Moscú

Viernes, 2 de junio 2023, 13:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La pasada noche Rusia bombardeó de nuevo Kiev con misiles y drones con un balance de dos heridos, un niño de 11 años y un hombre de 68 años, y diversos daños materiales debidos a la caída de fragmentos de los aparatos derribados. Según el comandante en jefe del Ejército ucraniano, el general Valeri Zaluzhni, en un mensaje a través de su cuenta de Telegram, los sistemas de defensa antiaérea lograron derribar todos los objetos hostiles, en total 15 misiles de crucero X-101/X-555 y 21 drones de fabricación iraní Shahed-136/131.

«El ataque de drones comenzó hacia las 23.00 horas (una hora menos en España) utilizando el relieve del terreno y el lecho del río Dniéper», afirma Zaluzhni en Telegram. En cuanto a los cohetes, según su informe, «los misiles de crucero X-101/X-555 fueron disparados por bombarderos estratégicos Tu-95MS desde la región del Mar Caspio y a eso de las 3.00 horas invadieron el espacio aéreo de Ucrania». Según la Fiscalía General de Ucrania, además de los dos heridos, la caída de fragmentos «hizo que cinco edificios sufrieran desperfectos, rotura de cristales, daños en la fachada y dos incendios, sofocados ya».

Por su parte, el gobernador de Zaporiyia, Yuri Malashko, informó en Telegram que su región también ha sido objeto de bombardeos por parte de Rusia con utilización de drones y artillería contra 22 localidades y un balance de un muerto en un edificio de viviendas de Guliaipole y dos heridos, un hombre y una mujer, en Plavni, a orillas del río Dniéper.

Mientras tanto, los gobernadores de varias regiones rusas fronterizas con Ucrania daban cuenta de ataques nocturnos lanzados, según ellos, por el Ejército de Kiev. El de Bélgorod, Viacheslav Gladkov, ha asegurado en Telegram que, como consecuencia de las explosiones, «vehículos que circulaban fueron alcanzados por la metralla. Dos mujeres que viajaban en uno de esos automóviles perecieron a causa de las heridas». «Hubo además dos heridos en un segundo vehículo. Un hombre herido en el pecho y otro en las extremidades inferiores», añadió.

Gladkov, que lleva días denunciando ataques similares ha precisado que esta vez los bombardeos han batido la localidad de Máslova Pristan, a orillas del río Donets y a pocos kilómetros al noroeste de Shebékino, epicentro de los bombardeos de ayer jueves y evacuada totalmente por su proximidad con la frontera ucraniana. La población ha sido trasladada a centros de acogida. El Ministerio de Defensa ruso dijo ayer haber repelido ese ataque contra Shebékino, de cuyo entorno, según el gobernador, han tenido que ser evacuadas 2.500 personas. «Por supuesto, las condiciones son bastante difíciles en los centros de acogida porque se trata de grandes instalaciones deportivas, donde hay cientos de camas y allí duermen tanto adultos como pequeños, ancianos y jóvenes», lamentó Gladkov.

En la región rusa de Kursk, su gobernador, Román Starovoit, anunció que «varios drones ucranianos –ocho en total se precisó más tarde- fueron derribados esta noche por los sistemas de defensa antiaérea», uno de cuyos misiles golpeó el portal de un edificio de viviendas sin consecuencias para sus inquilinos. En la región rusa de Briansk, reportó su gobernador, Alexánder Bogomaz, «fueron bombardeadas las aldeas de Lomakovka y Nóvaya Pogosh. No hubo víctimas, pero una casa adosada se incendió en el segundo pueblo».

Por primera vez desde el comienzo de la intervención militar rusa en Ucrania, la pasada madrugada también fue atacada la región rusa de Smolensk. Su gobernador, Vasili Anojin, reportó que dos aparatos volantes no tripulados golpearon una refinaría de combustible en el pueblo de Peresna y una estación distribuidora de gas en la localidad de Divasi. Tampoco hubo víctimas, sostuvo. El quinto gobernador ruso que informó de bombardeos fue el de la región de Kaluga, Vladislav Shapshá. Según señaló, «un objeto no identificado cayó en el bosque, en el distrito Kirovski, sin causar víctimas ni daños materiales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios