Borrar
EFE
Trump declarado culpable: ¿puede ser elegido presidente de EE UU?

Trump declarado culpable: ¿puede ser elegido presidente de EE UU?

Se da por hecho de que el magnate recurrirá la sentencia cuyo veredicto, que contempla penas de cárcel, se dictará el 11 de julio

Viernes, 31 de mayo 2024, 09:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los peores presagios se han cumplido para Donald Trump. Finalmente, el magnate ha sido declarado culpable de 34 cargos por el soborno a la actriz porno Stormy Daniels. Los analistas políticos dan por hecho de que el candidato republicano a las próximas elecciones a la Casa Blanca va a recurrir la sentencia, cuyo veredicto, que contempla penas de cárcel, se dictará el 11 de julio. Tiene 30 días para anunciarlo y seis meses para acudir al tribunal de apelaciones de Nueva York. Incluso tiene pensado llegar ante el Tribunal Supremo con tal de seguir defendiendo su inocencia. Mientras tanto, muchos se preguntan si el único candidato con una condena en firme de la historia de EE UU puede ser elegido presidente de la nación más poderosa del mundo. ¿Deberá renunciar a su candidatura?, ¿puede ingresar en prisión?, ¿qué pasará a partir de ahora con su carrera política?

Contra lo que pudiera parecer, la condena por el 'caso Stormy Daniels' no impedirá a Trump presentarse a las urnas el próximo 5 de noviembre en busca de su segundo mandato por mucho que haya acusado al juez de «corrupto», en referencia a Juan Merchan, que será el encargado de leer el veredicto. Es más, podría volver a convertirse en presidente de EE UU si es el candidato con más apoyo en las urnas, algo que según las últimas encuestas de intención de voto es más que probable pese al varapalo judicial. No resulta extraño que Joe Biden, inmerso en la precampaña electoral, llamase a la sociedad estadounidense a derrotar a su adversario en las urnas tras conocer la sentencia.

Newsletter

De momento, el futuro inmediato del multimillonario es presentarse en el Departamento de Libertad Condicional de la ciudad de Nueva York para estudiar un posible riesgo de fuga, algo que, debido a su popularidad y aspiraciones políticas, es prácticamente imposible. Después, acudirá a la Convención Nacional Republicana en Milwaukee para ser designado oficialmente aspirante a la Casa Blanca tan sólo cuatro días después de que se conozca la sentencia. «Ni siquiera tratan de ocultar la interferencia electoral», se quejaba el hijo del expresidente Donald Trump Jr, en la red social X.

El caso es que Donald Trump parece empeñado en marcar hitos inéditos en la historia política de su país. De hecho, se ha convertido en el primer expresidente de EE UU en ser condenado. Y encima por delitos relacionados con las leyes de financiación electoral, ya que se considera probado que derivó fondos de su primera campaña electoral a la Casa Blanca, 130.000 dólares, para comprar el silencio de la actriz porno con la que tuvo un 'affaire' sexual. Es más, ninguno de ellos se había tenido que enfrentar hasta ahora a un caso penal. Pero la marca del magnate: con todavía tres casos más pendientes a espera de juicio, va a ser muy difícil de igualar. En todo caso, el castigo que le pueda inflingir el juez Merchan no es ninguna tontería: entre 16 meses y un máximo de cuatro años de cárcel.

Eso sí, los expertos en judicatura estadounidense descartan que pueda acabar entre rejas. Por lo menos, por el 'caso Stormy Daniels'. Su ausencia de antecedentes penales es una gran ventaja para que el juez no opte por encerrarle en la cárcel, sobre todo teniendo en cuenta que los delitos por los que ha sido declarado culpable, considerados de clase E, no son violentos y, por lo tanto, son los menos graves. También podría verse beneficiado de una edad avanzada, 77 años, y por el hecho de que tendría que estar acompañado en prisión por los servicios del Servicio Secreto, uno de sus derechos adquiridos al tratarse de un expresidente de EE UU. Por tanto, el castigo más probable será la libertad provisional y una cuantiosa multa, además de algún servicio a la comunidad. Además, con los recursos a la sentencia por parte de sus abogados, cualquier pena quedará inmediatamente en suspenso y podrían pasar años en materializarse.

Sin cortapisas legales

Reuters

Pero dará igual lo que finalmente suceda, porque la Constitución de EE UU no prohibe a un ciudadano condenado convertirse en presidente del país, aunque acabe entre rejas. Salvo si hubiera sido declarado culpable por insurrección, el único delito punible en la Carta Magna del gigante norteamericano. Pese a ser acusado de 91 cargos en cuatro juicios, ninguno de ellos es por esta razón. Y ello pese a que su apoyo al asalto al Capitolio podría haber entrado perfectamente en esta categoría penal. Y otra puntualización importante: en ningún caso puede autoindultarse por los delitos del 'caso Stormy Daniels' en el caso de volver a habitar en la Casa Blanca.

También podría haberse visto afectado por la prohibición de algunos Estados de impedir a candidatos condenados presentarse a las elecciones. Trump ha elegido como residencia habitual Florida, que en ese aspecto asume la legislación del lugar donde haya sido declarado culpable. En el 'caso Stormy Daniels', Nueva York. que carece de impedimentos legales para que Trump se pueda presentar a la reelección al no verse mermados sus derechos electorales.

Y otra curiosidad. Donald Trump ha tenido mucha suerte de no ser español. Con la Ley Orgánica del Régimen Electoral General en la mano, se le hubiera impedido presentarse a las elecciones al contar con una sentencia firme. Lo mismo sucede si alguna vez los candidatos han sido sentenciados por delitos de rebelión, de terrorismo, contra la Administración Pública o contra las instituciones del Estado que conlleven la inhabilitación de ser elegido en las urnas o la suspensión para el empleo o cargo público.

Tres juicios pendientes

Sobre el resto de juicios, ninguno de ellos se celebrará antes de las elecciones presidenciales. Trump se enfrenta a más de medio centenar de delitos, algunos muchísimo más graves que aquellos por los que ha sido sentenciado en el caso de la exactriz porno. La próxima cita del magnate en los tribunales será por los papeles de Mar-a-Lago. Se le acusa de llevarse documentos clasificados de la Casa Blanca a su mansión de Florida, de esconderlos y no devolverlos cuando se los reclamaron, y de mostrárselos a personas no autorizadas.

El intento de revertir los resultados electorales de 2020, en los que fue derrotado por Joe Biden, es el asunto más grave al que se enfrenta. Sus denuncias de fraude electoral, a sabiendas de que era falso, desembocaron en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, en el que murieron cinco personas.

También en relación con aquellos comicios, tiene un juicio pendiente por haber intentado alterar el resultado electoral en el estado de Georgia. Entre las pruebas de cargo, una grabación en la que le pide al secretario de Estado Brad Raffensperger que encuentre los «11.780 votos» que necesitaba para ganar a los demócratas. En esta causa se enfrenta a trece cargos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios