Borrar
Fotograma de la transmisión del canal TC Noticias de Guayaquil mientras fue interrumpido por los narcos. Efe
Terror en el canal de televisión asaltado por los narcos: «Tuvimos miedo de morir»

Terror en el canal de televisión asaltado por los narcos: «Tuvimos miedo de morir»

El productor creativo Carlos Vega habla del miedo que sintieron durante el tiempo que permanecieron como rehenes: «Nos llegaron a colocar tacos de dinamita en el pecho»

Claudia Polanco Yermanos

Jueves, 11 de enero 2024, 07:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Acostumbrados como están a cubrir hechos violentos en Ecuador como parte de su día a día, los empleados del canal público de televisión de Guayaquil -periodistas, productores y camarógrafos- nunca imaginaron que se convertirían en los protagonistas de la noticia, después de que un grupo de narcotraficantes les tomara como rehenes este martes.

«Lo de ayer nunca pensé experimentarlo en la vida. Fue desastroso para todos los trabajadores del canal. Todos tuvimos miedo de morir o de que algún compañero resultara muerto o herido», relató a la agencia 'Efe' el productor creativo Carlos Vega.

En las próximas 48 horas nadie podrá entrar al recinto televisivo y los móviles «de todos los empleados que estaban dentro del canal han sido confiscados para analizarlos», según ha explicado la Policía.

Carlos Vega recuerda que acababa de llegar de almorzar: «Mi oficina queda justo al frente del estudio en donde se produjo la incursión armada, y desde allí vi a un grupo de hombres que entraron a la fuerza y empezaron a gritar».

«Fue un acto suicida»

«Nosotros corrimos hacia otra oficina que queda en la parte de atrás y nos lanzamos al suelo porque sonaban disparos. Otros compañeros se metieron en los ductos del aire para tratar de protegerse. Fue una locura total. No entendíamos qué era lo que pasaba», relata.

Tan pronto como la Policía tomó el mismo martes control de la situación comenzó la investigación de lo ocurrido. En la escena hay impactos de bala en una pared, una puerta de vidrio hecha pedazos y tacos de dinamita y granadas con las que los delincuentes amedrentaron a los empleados del medio de comunicación.

«Esto fue un acto suicida», dijo uno de los policías que hizo parte del operativo de rescate de los rehenes. La razón, explicó, los 13 responsables de este crimen, entre los que hay dos menores de edad, de 15 y 17 años, «iban a salir muertos o capturados. No había otra forma».

Para uno de los camarógrafos del canal, que prefirió no dar su nombre, lo ocurrido marcó un antes y un después. «Estábamos en cobertura y de pronto por el chat de la oficina los compañeros empezaron a pedir auxilio y a decir que llamáramos a la policía porque estaban secuestrados».

De hecho, explicó, «al compañero José Luis Calderón los delincuentes le pusieron un taco de dinamita en el pecho. Es una imagen que no se me quita de la cabeza y que vimos todos en Ecuador».

En los 11 años que lleva trabajando como camarógrafo «había cubierto robos y situaciones peligrosas a las que uno termina por acostumbrarse al trabajar en un medio de comunicación pero nunca, jamás, pensé presenciar algo de esta magnitud», indicó.

Lo mismo piensa Leonardo Flores, uno de los reporteros del canal para quien los responsables de la toma de rehenes «son bandas, no sé si organizadas porque se trata de varios menores de edad».

Para el periodista, lo que buscó el grupo armado fue «protagonismo, y sembrar el caos en Guayaquil porque no solamente se tomaron el canal sino que también se quisieron tomar cuarteles y universidades. Convertir todo en un caos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios