Borrar
El obispo nicaragüense Rolando Álvarez ha pasado quinientos días en prisión. JORGE TORRES/EFE
Nicaragua destierra al Vaticano a dos obispos y diecisiete sacerdotes

Nicaragua destierra al Vaticano a dos obispos y diecisiete sacerdotes

El prelado Rolando Álvarez había sido condenado a veintiséis años de prisión por la supuesta comisión de delitos de conspiración

Ramona Asla

Lunes, 15 de enero 2024, 12:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Gobierno de Nicaragua informó a última hora de este domingo -madrugada del lunes en España- que diecinueve religiosos católicos, incluidos los obispos Rolando Álvarez y Isidoro Mora, han sido excarcelados y desterrados al Vaticano tras alcanzar un nuevo acuerdo con la Santa Sede.

«La Presidencia de la República, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y el Pueblo de Nicaragua agradecemos profundamente al Santo Padre, Papa Francisco, por las muy respetuosas y discretas coordinaciones realizadas para hacer posible el viaje hacia el Vaticano de dos obispos, quince sacerdotes y dos seminaristas», ha publicado la Presidencia nicaragüense en un comunicado.

Rolando Álvarez fue condenado a veintiséis años de prisión por la supuesta comisión de delitos de conspiración, propagación de noticias falsas, obstrucción de funciones y desacato a la autoridad. Álvarez ha pasado quinientos días encarcelado.

Por su parte, Isidoro Mora, obispo de Siuna, fue encarcelado junto a muchos religiosos en diciembre de 2023 en el marco de una oleada represiva.

Los religiosos salieron de Nicaragua en un vuelo que partió en la noche del sábado de Managua hacia el Aeropuerto Internacional de Maiquetía en Venezuela y luego hacia Europa.

Defensa de los Derechos Humanos

Álvarez es miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y en el país es reconocido por su labor en defensa de los Derechos Humanos frente a la represión del Gobierno sandinista. De hecho, en 2022 se convirtió en el primer obispo de la Iglesia católica en ser arrestado desde que Ortega llegó al poder en 2007.

Managua ha agradecido además ha destacado que los diecinueve religiosos han sido ya recibidos por autoridades vaticanas «en cumplimiento de acuerdos de buena fe y buena Voluntad, que buscan promover entendimiento y mejorar la comunicación entre la Santa Sede y Nicaragua, para la Paz y el Bien».

«Reconocemos las posibilidades del diálogo franco, directo, prudente y muy serio, un diálogo responsable y cuidadoso, que ha hecho posible llegar a este día de Alabanza al Dios de todos, que nos ilumina y guía para continuar cultivando la confianza y para acrecentar, desde la Fe, la tranquilidad de Espíritu y el derecho a la justicia y la vida de las familias nicaragüenses», ha destacado el Gobierno nicaragüense.

Por su parte, el subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Brian Nichols, se ha mostrado «tranquilo» por su liberación al mismo tiempo que ha calificado su expulsión de «injusta».

«(Las autoridades nicaragüenses) expulsaron hoy a diecinueve clérigos católicos injustamente detenidos, incluyendo al obispo Álvarez. Nos tranquiliza ver la liberación de estos líderes religiosos. Todas las personas tienen derecho al culto en casa y en el extranjero», ha publicado Nichols en su cuenta de la red social X, antes Twitter.

Asimismo, ha insistido en su llamamiento a la liberación de «todos los injustamente detenidos» y al «restablecimiento de las libertades fundamentales» en el país.

En los últimos meses, el Gobierno del presidente Daniel Ortega ha privado de nacionalidad a disidentes, ha expulsado del país a embajadores y ha clausurado miles de ONG nacionales e internacionales, así como medios de comunicación y organizaciones religiosas.

Ortega ha criticado en numerosas ocasiones a la Iglesia Católica, a la que ha calificado de «dictadura perfecta» y de «usar» a sus obispos para «dar un golpe de Estado» en el país centroamericano, asegurando que algunos sacerdotes, «demonios con sotana», hicieron llamamientos al derramamiento de sangre durante la ola de protestas contra el Gobierno en 2018, que se saldó con la muerte de más de trescientas personas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios