Borrar
Milei, con la banda presidencial, durante el discurso que ofreció ante el Congreso. AFP

Milei pide el apoyo de la oposición para refundar el Estado argentino

El presidente, sin respaldo parlamentario para sacar adelante su programa, aboga por un pacto que permita acabar con «cien años de decadencia»

Dagoberto Escorcia

Sábado, 2 de marzo 2024, 10:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Si buscan conflicto, conflicto tendrán», advirtió. O le aprueban sus proyectos o utilizará los recursos que tiene el Estado: decretos y resoluciones. Es decir, impondrá su ley. O la gloria o la casta. O todo o nada. «Ante los obstáculos no freno, acelero. No venimos a negociar o a entrar en el toma y daca de la política. Se enfrentan a un animal distinto». Javier Milei en estado puro.

Con las garras afiladas para continuar atacando duramente a toda la política que durante años ha mantenido el poder en Argentina y la ha conducido a la decadencia, el presidente inauguró la noche del viernes -madrugada de este sábado en España- el año legislativo en el Congreso con un discurso de más de una hora aliñado con todos los condimentos. Por momentos, guerrero. En otros, y lo más importante, más conciliador que nunca. Eso sí, con más picante que dulce.

Pero Milei, sin respaldo parlamentario suficiente para sacar adelante su programa, también tendió su mano a todos los líderes políticos, gobernadores y expresidentes. Los invitó a firmar un pacto –Pacto de Mayo, lo llamó- en Córdoba, el próximo 25 de ese mes, que constará de diez políticas de Estado que necesita el país para «empezar a dejar atrás 100 años de decadencia», entre las cuales destacan la inviolabilidad de la propiedad privada, el equilibrio fiscal innegociable, la reducción del gasto público a niveles históricos -en torno al 25% del PIB-, una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos y promueva el comercio.

La coparticipación federal de impuestos que acabe para siempre con el modelo de extorsión actual, un compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país y una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal completarían el objetivo.

Milei señaló que había dos escenarios posibles. «El primero es el camino en el que estamos inmersos, el camino de la confrontación, el del conflicto, ese no es el que elegimos, y lo hemos demostrado. Pero si bien no elegimos el camino de la confrontación tampoco lo escapamos, porque sabemos desde el día que decidimos meternos en política que esta pelea no iba a ser fácil. Quiero decirles que si eligen el camino de la confrontación se encontrarán con un animal muy distinto al que están acostumbrados», advirtió.

Amenaza con que, si su oferta no es aceptada, gobernará mediante decretos y resoluciones

El presidente ultraliberal libertario, como le gusta identificarse, invitó a sus más serios oponentes a que le demostraran que está equivocado, al mismo tiempo que los desafió a probar que la política puede ser más de lo que es, que sus opositores antepongan los intereses de la nación a los «miserables intereses electorales». «Porque a diferencia de algunos de los que están acá o que nos miran desde su provincia, la política para nosotros no es un fin ensimismo. No vivimos de la política, no tenemos ambición de poder. Lejos de todo eso lo único que tenemos es sed de cambio», añadió entre vítores de un público que le interrumpió en varias ocasiones con gritos de «libertad, libertad, libertad» mientras algunos opositores se sentaban de espaldas.

'Ley ómnibus'

El pacto que ofreció es «funcional e innegociable», como lo definió el diario 'La Nación'. El diálogo y el posible acuerdo pasa porque el Congreso apruebe la DNU, decreto de necesidad y urgencia con el que pretende sentar las bases para la reconstrucción del país, y la 'ley ómnibus', un megapaquete con el que aspira a poner unos puntos de partida para la libertad de los argentinos y que no ha contado con la aprobación de los congresistas. De momento, el partido Propuesta Republicana (PRO) y algunos gobernadores han aceptado la convocatoria, mientras el kirchnerismo ha puesto condiciones al diálogo.

Milei lanzó ataques especialmente duros contra la expresidenta Cristina Kirchner y el exministro de Economía Sergio Massa. Recibió sus primeros aplausos cuando pronunció la frase de «los últimos veinte años han sido una orgía de gasto público». Volvió a recordar que se había encontrado la peor herencia pública. «Nos dejaron un Estado que hace todo y todo lo hace mal», señaló. Y entonces comentó algunas de sus medidas en los 82 días que lleva en el poder como reducir a ocho los 18 ministerios que encontró y de 106 secretarías que había a solo cinco.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios