Borrar
Sheinbaum celebra su victoria en las primarias de Morena. CLAUDIO CRUZ / AFP
Dos mujeres se disputarán por primera vez la presidencia de México

Dos mujeres se disputarán por primera vez la presidencia de México

Claudia Sheinbaum, candidata elegida por Morena para sustituir a López Obrador, y la liberal Gálvez competirán en las elecciones de 2024

Ramona Asla

Jueves, 7 de septiembre 2023, 11:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dos mujeres se disputarán por primera vez la presidencia de México en 2024 después de que la exalcaldesa del la capital Claudia Sheinbaum fuerá proclamada en la noche del miércoles -madrugada de hoy en España- candidata del oficialismo de izquierda para enfrentarse a la opositora Xóchitl Gálvez.

Sheinbaum, una científica de 61 años, fue la más votada en el proceso de encuestas del partido Morena, cuyos resultados anunciaron entre el júbilo de sus simpatizantes que gritaron «¡presidenta, presidenta!».

«Hoy decidió el pueblo de México», dijo Sheinbaum en su primer mensaje como candidata, donde destacó que la unidad del partido «es fundamental» de cara a las presidenciales y luego de que el excanciller Marcelo Ebrard, otro de los aspirantes, rechazó la validez del proceso.

Irregularidades

La exalcaldesa logró en promedio 39,4% de las preferencias, casi 14 puntos porcentuales por encima de Ebrard, que quedó segundo con 25,8%.

Ebrard alegó irregularidades en las encuestas y sostuvo que al desoír sus reclamaciones el partido lo sacó del proceso. Abrió además la posibilidad de buscar la presidencia por otro camino.

«¡Va a haber presidenta de la República!», exclamó Sheinbaum al cerrar su discurso, tras el cual fue abrazada y aplaudida por los otros cuatro precandidatos que acompañaron su investidura a la que Ebrard no se presentó.

Al encabezar las cinco encuestas realizadas, Sheinbaum es «de manera inobjetable» la elegida, informó Alfonso Durazo, presidente del Consejo Nacional de Morena, partido del mandatario Andrés Manuel López Obrador.

2 de junio

Favorita desde el inicio de la campaña, Sheinbaum se enfrentará el próximo 2 de junio por la presidencia a Gálvez, senadora y empresaria de origen indígena de 60 años, quien el domingo fue ungida como aspirante de una coalición de partidos opositores.

Por ahora, sin un tercer candidato en el horizonte, será la primera vez que dos mujeres disputen la presidencia de un país azotado por la violencia del narcotráfico, una plaga de feminicidios y con larga tradición machista.

Como media diez mujeres son asesinadas diariamente en México, principal socio comercial de Estados Unidos y segunda economía latinoamericana después de Brasil, según datos oficiales.

El duelo entre Sheinbaum y Gálvez para suceder al primer mandatario izquierdista de México promete ser un choque de orígenes, personalidades y estilos.

Origen judío

De abuelos judíos provenientes de Europa, Sheinbaum exhibe un talante reservado y prudente. Sin carisma, según sus adversarios.

«Soy hija del 68», dice la exalcaldesa, quien reivindica la herencia de las luchas sociales y no haber pertenecido jamás al PRI, el viejo partido hegemónico durante 70 años en el siglo XX.

Procedente de la burguesía intelectual capitalina, Sheinbaum promete continuar las políticas de López Obrador, cuya popularidad ronda 60% pero limitado a un único mandato de seis años, según la Constitución.

Afirma que defenderá a los más pobres, incluyendo a las comunidades indígenas, y celebra los buenos resultados macroeconómicos del actual Gobierno.

Gálvez, a menudo vestida con prendas de tradición indígena, es originaria de un pueblo del central estado de Hidalgo.

Emprendedora

Xóchitl (flor en idioma náhuatl) nació en una familia pobre, de padre indígena otomí y madre mestiza.

Ingeniera y emprendedora exitosa, Gálvez no duda en salpicar sus discursos de palabrotas.

«Mi regla de oro: no quiero rateros, ni huevones (flojos), ni pendejos», repitió el lunes en entrevista con la AFP. Afirma también que combatirá la violencia con «ovarios».

Gálvez retó además a Sheinbaum a hacer campaña por sí misma, sin ayuda del presidente, a quien le atribuyen un favoritismo por la exalcaldesa.

«Ella (Sheinbaum) puede sola, que le diga: (...) 'usted dedíquese a gobernar y déjeme ser la candidata'», dijo a la AFP.

Gálvez se declara liberal y progresista, sintetizando el ideario de los tres partidos que la respaldan: el liberalismo económico del derechista PAN, el ideal de justicia social del izquierdista PRD y la herencia institucional del PRI.

«Conmigo, no habrá vuelta atrás a los derechos ganados, tanto de la comunidad LGBTQ+ y de las mujeres», prometió.

El aborto fue despenalizado por completo este miércoles por la Suprema Corte de Justicia, mientras el matrimonio igualitario es legal en los 32 estados.

Combativa, Xóchitl cree que puede recuperar terreno después de haber despertado y unificado a la oposición en apenas dos meses de campaña.

La elección de una candidatura abrió una grieta en el oficialismo, que hasta ahora luce monolítico alrededor de López Obrador.

Apalancado en la aprobación del mandatario, Morena es favorito para los comicios generales de 2024, mayoritario en el Parlamento y gobernante en 23 de los 32 estados mexicanos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios