Borrar
La iniciativa vivió su sexta edición el pasado 24 de mayo en las calles de Mutxamel. Cristina Aguilar
La Resistienda, el proyecto de estudiantes alicantinos que reinterpreta el mercado de ropa

La Resistienda, el proyecto de estudiantes alicantinos que reinterpreta el mercado de ropa

El IES L'Allusser de Mutxamel organiza un mercadillo de intercambio de prendas para fomentar la relfexión sobre los hábitos de consumo

Pau Sellés

Alicante

Viernes, 31 de mayo 2024, 19:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Muchos docentes se las ven y se las desean para que sus alumnos se impliquen en el desarrollo de la clase. Maratonianas jornadas lectivas y densas lecciones teóricas no siempre son los mejores aliados para que los jóvenes se involucren en su educación. Por ello, cada vez son más los docentes que idean iniciativas que rompan con la tradicional dinámica de las clases, haciendo que los alumnos 'se pasen por las manos' literalmente los conceptos que se les dicta.

Es lo que ha ocurrido en el IES L'Allusser de Mutxamel, cuya profesora Elena Conesa ha ideado un proyecto para incitar a sus estudiantes, y a la población en general, a reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. La iniciativa en cuestión lleva por nombre La Resistienda, y en ella ha participado el alumnado de 1º de Bachillerato que cursa la materia de Economía, emprendimiento y actividad empresarial.

Su dinámica es sencilla, es implica volver a los orígenes de nuestro sistema de consumo: el trueque. Los alumnos recaban ropa de segunda mano, y la vuelven a poner en circulación mediante una divisa ad hoc llamada 'llavor'. La idea de La Resistienda surgió durante el curso 2020-2021 «con el propósito de reutilizar las prendas de ropa lo máximo posible, reducir el consumo de fast fashion y generar comunidad a través del intercambio con una moneda social propia», explica la docente responsable de esta iniciativa.

Se intercamviaron más de 200 prendas en cerca de dos horas durante la sexta edición de La Resistienda. Cristina Aguilar
Imagen principal - Se intercamviaron más de 200 prendas en cerca de dos horas durante la sexta edición de La Resistienda.
Imagen secundaria 1 - Se intercamviaron más de 200 prendas en cerca de dos horas durante la sexta edición de La Resistienda.
Imagen secundaria 2 - Se intercamviaron más de 200 prendas en cerca de dos horas durante la sexta edición de La Resistienda.

La Resistienda vivió el pasado viernes 24 de mayo su sexta edición, siendo organizada por primera vez en las calles del municipio. Esto hizo que vecinos del municipio pudieran acercarse a la improvisada y urbana tienda de ropa para intercambiar sus prendas.

El Passeig de la Constitució, en la Casa de la Joventut de Mutxamel, acogió el evento, en el que las personas asistentes trajeron un máximo de cinco prendas de ropa de verano y las intercambiaron por «llavors» que después utilizaron para comprar otras. En total se intercambiaron más de 200 prendas de ropa en dos horas, «un dato que refleja la gran cantidad de prendas de ropa que tenemos sin usar en nuestros armarios», explica Conesa

El espacio contaba con zonas diferenciadas para la recepción de prendas y otra que actuaba a modo de caja registradora, además de una zona de probador, mesas donde se podían comprar pantalones y complementos, y nueve percheros móviles donde vestidos, camisetas y camisas estaban colgados sin distinción de género. «La decoración estaba muy cuidada con guirnaldas hechas a partir de pantalones vaqueros y letreros realizados con materiales reutilizados», recuerda la docente.

Según su responsable, La Resistienda «invita a reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo», y la hace mediante la formulación de preguntas como las siguientes: «¿Necesito tanta ropa en mi armario? ¿Qué prendas realmente me gustan y uso más? ¿Qué hago con las que ya no utilizo? Además, ¿dónde se produce mi ropa? ¿Qué condiciones laborales tienen las personas que la cosen? ¿Cuánto contamina la industria textil?».

Conesa explica que el equipo de La Resistienda «ha ido creciendo con el tiempo», y es que este año ha contado con la colaboración de la Casa de la Joventut de Mutxamel, cuya colaboración ha sido clave en la realización de esta Fiesta de Intercambio de Ropa. La responsable del proyecto también valora el apoyo de otros nombres propios como el de Alberto, Joan y Mar, junto con el de Mónica Gascón, técnica de juventud, y Estefanía Moreno, concejala de juventud.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios