Borrar
Los tres protagonistas de la campaña de la Asociación de la Alcachofa de la Vega Baja. T.A.
Tres generaciones ponen 'corazón' y alma a la alcachofa de la Vega Baja

Tres generaciones ponen 'corazón' y alma a la alcachofa de la Vega Baja

Un agricultor jubilado de 80 años, otra joven y una envasadora dan voz a este sector

Ana Jover

Alicante

Viernes, 9 de febrero 2024, 07:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La campaña de hortalizas de la Vega Baja tiene muchas etapas, pero por encima del productos están las gentes que siembran , recogen y preparan la alcachofa de esta comarca. 'Historias con corazón' es el testimonio de tres generaciones con la que la asociación reivindica el trabajo de la huerta.

En la pantalla, los protagonistas son un agricultor jubilado de 80 años, una agricultora joven que ha dejado su profesión de peluquera para dedicarse al campo y una envasadora que lleva 24 años trabajando en la empresa de los principales exportadores de alcachofa de España. Los tres ponen voz al sector para dar a conocer todo lo que hay detrás del cultivo de la alcachofa.

El vídeo, promovido por la Asocación de la Alcachofa de la Vega Baja, recoge el testimonio de tres generaciones vinculadas al cultivo de esta hortaliza tan popular en la huerta alicantina y murciana.

Cayetano Murcia es conocido como Tano el de la Barraca. Él está jubilado, tiene 80 años y lleva vinculado a la alcachofa desde que empezó con su padre cuando era pequeño. Tano habla con pasión de la huerta, de la que señala que es su vida, pero también resalta todo el sacrificio que hay en el campo y que pocas veces es visible para el consumidor.

Este agricultor jubilado afirma que «el trabajo en el campo es duro. Todo el mundo en su trabajo tiene su sueldo y en la huerta no es seguro. No hay días ni noches, ni descanso…» Sin embargo, de sus palabras se deriva, ante todo, pasión.

En las antípodas generacionales, está Lizeth Añez. Ella, gracias a su suegro que tenía tierras y plantaba alcachofas, pudo dejar su trabajo en una peluquería para dedicarse a la huerta. El principal motivo que le llevó a tomar esa decisión fue su hija pequeña y la necesidad de tener mayor libertad horaria para poder conciliar y pasar más tiempo con su familia.

Su testimonio es un mensaje de esperanza en cuanto al relevo en el campo, frente a otros discursos catastrofistas. «Decidí probar, llevo tres años y estoy muy contenta», asegura esta joven agricultora que anima a las nuevas generaciones a que se atrevan a trabajar en el campo porque «aunque es un trabajo duro, también es muy gratificante».

Un ciclo completo

Otra de las protagonistas es Silvia Alfosea, que lleva 24 años trabajando en Olé!, los principales exportadores de alcachofas de España. Asegura que «mi vida es cien por cien alcachofa, lo llevamos en la sangre y siempre he estado muy relacionada con este cultivo» porque las ha plantado con su padre y también trabajó en una conservera. De esta manera, es conocedora de todo el esfuerzo y la dedicación que hay alrededor de la alcachofa y de toda la mano de obra que genera porque se recoge y se envasa una a una.

Esta primera pieza audiovisual donde aparecen estos tres testimonios tendrá una continuación de vídeos donde cada uno explicará su historia con algo más de detalle. También la asociación ha querido que más adelante se descubran a otros protagonistas que hablarán de la importancia que tiene el agua para este cultivo, así como su valor desde el punto de vista de la gastronomía y de los beneficios para la salud.

Aparecen aquí los nombres de Daniel Martínez, del área técnica del Juzgado Privativo de Aguas Azud Alfetaimí; del chef y crítico gastronómico Tony Pérez, y de Pedro Javier Zapata del Centro de Investigación e Innovación Agroalimentario y Ambiental (CIAGRO) de la Universidad Miguel Hernández.

El presidente de la marca de la Alcachofa de la Vega Baja, Antonio Ángel Hurtado, ha señalado que con esta campaña «queremos que se reconozca la labor de las 7.000 personas que trabajan de forma directa e indirecta en el cultivo de la alcachofa y de la importancia que tiene este cultivo para el territorio».

«Nos encantaría que el consumidor fuera consciente de todas las historias con corazón que hay en cada una de las alcachofas que se cultivan en la Vega Baja del Segura, de lo que cuesta plantarlas y cultivarlas, de todo el sufrimiento que hay en el campo por los precios, por el cambio climático… y de lo importante que es consumir productos de temporada que contribuyen a garantizar el futuro del campo», ha añadido.

La campaña, que cuenta con el apoyo de la Diputación de Alicante, es la continuación de 'Tenemos corazón' que se estrenó hace dos años. «En aquella ocasión, un narrador hablaba del territorio y de las personas que forman parte del sector pero, en este caso, hemos querido dar un paso más y que sean los propios protagonistas los que nos cuenten su relación con la alcachofa», concluye Hurtado.

En medio de la tempestad

La iniciativa se da a conocer justo en un momento delicado para las hortalizas y para la agricultura en general. En medio de las protestas y a una semana de que los tractores de la Vega Baja se lancen a las carreteras, la campaña ha tenido que sortear varios momentos críticos.

El más reciente se vivió con la huelga de los transportistas europeso , especialmente los franceses. El colapso y la «enquina», como la llamó el presidente de Asaja Alicante, en la frontera hacia los productos españoles fue feroz. Tanto desde la asociación agraria como las cooperativas que habían enviado sus productos se vieron afectados.

En segundo lugar, el cambio climático. Las anomalías de temperaturas que se están viviendo en el inicio del año y los denominados 'golpes de calor' mermaron las cosechas en su parte final. Así que la gente de la alcachofa tira de corazón para a la ciudadanía no se olvide que estamos ante la 'joya' de la huerta.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios