Borrar
Una pareja revisando el tique de la compra. R. C:
Tres de cada cinco españoles destinan más presupuesto a alimentación que hace un año

Tres de cada cinco españoles destinan más presupuesto a alimentación que hace un año

Los consumidores nacionales están entre los que menos han tenido que subir el gasto para comida y luz de toda Europa, según un informe de Cetelem

Jueves, 16 de mayo 2024, 00:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Aunque la inflación ha bajado este último año después de los niveles récord alcanzados en 2022, sigue estando en el centro de las preocupaciones de los ciudadanos de toda Europa, lo que les lleva a ajustar sus opciones presupuestarias e incluso a renunciar a algunas compras. Hoy en día nadie se libra de tener que hacer concesiones, ni siquiera las rentas altas.

En España la inflación tocó su máximo en julio de 2022, cuando el IPC subió un 10,8%, y desde entonces los precios no se han reducido, aunque los incrementos interanuales han sido menores. El último dato confirmado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) es el del mes de abril, con un alza del 3,3% respecto al mismo mes de hace un año. Este mismo martes se conocieron también las subidas de los alimentos del mes de abril, un 4,7% más altos que hace un año.

Según la Comisión Europea, el aumento de los salarios, el crecimiento continuado del empleo y la caída de la inflación deberían impulsar el poder adquisitivo en 2024 y 2025, lo que a su vez debería estimular el consumo. Pero el último barómetro de consumo de Cetelem revela que el gasto en energía, alimentación y transporte se ha disparado en Europa en los últimos doce meses. Por partidas, el presupuesto de las familias destinado a alimentación es el que más ha aumentado en países como Reino Unido, donde el 75% de los hogares afirma haber tenido que destinar más gasto a esta partida; o Rumanía (71%).

La media en Europa se sitúa en el 65% y en España, ligeramente por debajo, en el 61%. Es decir, tres de cada cinco españoles se han visto obligados a destinar más presupuesto para alimentación que hace un año. Este porcentaje baja al 56% en el caso de la factura eléctrica, diez puntos por debajo de la media europea.

Nuevas estrategias

La magnitud de la crisis que afecta actualmente a Europa es tal, que todos los hogares independientemente de sus ingresos, han adoptado estrategias para preservar su poder adquisitivo. Mientras que el 69% de los hogares con rentas bajas ha renunciado a actividades de ocio este año, la proporción entre los hogares con rentas altas es del 55%. Lo mismo ocurre con la energía: 39% y 25%, respectivamente. Todos los consumidores se aprietan el cinturón.

Por supuesto, la presión es mayor para los hogares con presupuestos más reducidos, pero la diferencia entre ellos y los hogares más ricos sigue siendo la misma en todas las categorías de gastos. La única excepción a esta regla es la alimentación. Mientras que el 46% de las personas con ingresos bajos ha reducido o renunciado a algunas compras, esto es mucho menos probable entre las personas con ingresos altos, para quienes la cifra es de 'solo' el 27%. Esto equivale a una proporción de 1,7, frente a 1,3 en el caso del ocio y las vacaciones. Prueba de que, ahora más que nunca, la prioridad es mantener los gastos bajo control, sobre todo los accesorios.

Comer menos

Si se examinan más de cerca los hábitos alimentarios de los europeos, vemos que los que menos ganan son los más propensos a prescindir de ciertos productos, y no es de extrañar. El 55% de ellos ha dejado de comprar carne o pescado para controlar su gasto en alimentación. Y lo que es más preocupante: el 42% de estos hogares menos pudientes ha tenido que comer menos.

Así, muchos están reduciendo no solo la calidad de los productos que compran, sino también la cantidad de alimentos. Además, se está renunciando a los productos ecológicos, estrategia por lo que ha optado el 49% de los europeos, al igual que prescindir de la carne o el pescado (47%) y comer menos en general (35%).

Por países, destaca Francia, donde cuatro de cada diez franceses afirman «comer menos» que antes. En España este porcentaje se sitúa en el 29%, ligeramente por debajo de Alemania (30%) y Reino Unido (35%).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios